8 motivos por los que es necesario seguir exigiendo trabajo decente

8 motivos por los que es necesario seguir exigiendo trabajo decente

Digan lo que digan los números, la calidad de vida y las expectativas de los trabajadores han empeorado notablemente, y todavía se hace necesario exigir mejoras laborales.

Política David Carro David Carro 07 Octubre 2015 19:12

Desde el estallido de la crisis en 2008 la Confederación Sindical Internacional celebra la Jornada Mundial del Trabajo Decente cada 7 de octubre. Aunque en España muchas voces se empeñen en decir que todo va a mejor, que los ingresos están aumentando, que el paro se está reduciendo y, en definitiva, que estamos saliendo de la maldita crisis, lo cierto es que aún queda mucho por hacer en materia laboral, y por ello se hace necesario seguir celebrando este día.

1 La tasa de paro sigue siendo del 22,4%

En verano de 2007 la tasa de paro en España era del 7,9%. Desde que comenzara a subir por entonces, se alcanzó la cota máxima a principios de 2013, cuando la tasa era de un 26,9%. Ahora, los últimos resultados del INE indican que el paro está en un 22,37%, una tendencia descendiente que veremos si se mantiene. En España todavía hay 5.149.000 personas que no trabajan de un total de 23 millones de población activa.

Esto significa que somos el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de paro, por detrás del 25,2% de Grecia, y muy por delante del 15,5% de Croacia, tercer país. La media de 9,5% de la UE queda más de 12 puntos porcentuales por debajo de la española.

Tasas de paro en la Unión Europea, septiembre 2015 (Fuente: Eurostat) "Tasas de paro en la Unión Europea, septiembre 2015 (Fuente: Eurostat)"

2 Más paro femenino y peores condiciones

Tomando como referencia los resultados del segundo trimestre de 2015 (últimos publicados por el INE), la tasa de paro femenino, de un 24,01%, se sitúa por encima de la de los hombres, con un 20,96%. Dicho de otra forma, hay 1,6 millones más de trabajadores que de trabajadoras.

Las diferencias laborales entre géneros siguen pesando también en la práctica. Según el INE, el 66% de los asalariados de ganancia baja son mujeres.

3 Jóvenes con dificultad para incorporarse al mercado

El paro se ceba especialmente con los jóvenes, con una tasa del 45,26% en las personas de entre 20 y 24 años. De los 25 a los 29 años la tasa de paro es de un 28,41%, de modo que hasta los 35 años el porcentaje no desciende del 20%. Esto es especialmente duro porque el periodo juvenil es sustancial para incorporarse al mercado laboral y comenzar a ganar experiencia.

En cuanto a la formación, un 20,05% de los universitarios de entre 25 y 29 años están en paro.

La tasa de paro no desciende del 20% hasta pasados los 35 años "La tasa de paro no desciende del 20% hasta pasados los 35 años"

4 Mucho trabajo no pagado

El trabajo es cada vez más inestable y precario, lo cual impide realizar planes a largo plazo. En 2008 había unos 15 millones de contratos de jornada completa -que son, además, los mejor remunerados-, mientras que ahora mismo estamos en los 12,2 millones. Los contratos por horas han aumentado, así como los de becarios y prácticas, una manera de engordar los números pero que no mejora la calidad de vida.

El total de asalariados ha descendido de los 17 millones en 2008 a los 14,7 millones, mientras que los no asalariados se han mantenido en torno a los 3,3 millones. Habiendo menos trabajo, proporcionalmente ha aumentado el trabajo no pagado.

5 Empleo con barreras a la discapacidad

Según el Informe Cero de ODISMET de 2014, la tasa de empleo en personas con discapacidad es de, tan solo, 24,5%. Las menos perjudicadas son las personas con una discapacidad auditiva, con una tasa de empleo del 40,9%, pero queda lejos del 57,8% de las personas sin discapacidad. ODISMET informa, además de que los salarios son un 10% más bajos en personas con alguna discapacidad.

Tasa de empleo en función del tipo de discapacidad (Fuente: ODISMET) "Tasa de empleo en función del tipo de discapacidad (Fuente: ODISMET)"

6 Los accidentes laborales han aumentado en 2015

Los accidentes laborales en la primera mitad de 2015 han alcanzado la cifra de 300.550, un 7,7% más que en el mismo periodo de 2014 (279.183), según el Ministerio de Empleo. Sectores como el de la industria o la construcción siguen siendo algunos de los más peligrosos para el trabajador y, los sobreesfuerzos, la causa más común. Estos podrían ser evitados por parte del empresario estudiando la actividad laboral para mecanizar las actividades más pesadas, mejorar la formación del trabajador y optimizar las pausas y turnos entre empleados.

7 Un altísimo riesgo de pobreza

La tasa de riesgo de pobreza sigue siendo muy alta en España. Lo preocupante es que ha aumentado entre las personas paradas, por supuesto, alcanzando un altísimo 45,1%, pero también en las personas ocupadas, que se ha alzado hasta un 14,2% (en 2009 era de un 11,6%). Esto indica, una vez más, que los salarios han empeorado, previsiblemente motivados por la reforma laboral de 2012, ya que es a raíz de 2013 cuando los porcentajes se disparan.

Una imagen cada vez más habitual en los últimos años "Una imagen cada vez más habitual en los últimos años"

8 Jornada laboral muy larga

Hace tiempo que venimos escuchando quejas sobre la jornada laboral española. Según la OCDE, en España se trabaja unas 280 horas más al año que en Alemania, es decir, casi 12 días más. Organismos como la Comisión para la Racionalización de los Horarios insisten en que una mejora en los horarios laborales, con más tiempo para la vida personal y familiar, mejoraría la calidad de vida, el rendimiento escolar de los más pequeños e incluso la productividad, ya que se reducirían las bajas. Y es que en España tenemos consumes peculiares como entrar más tarde a trabajar, salir también más tarde, hacer descansos de varias horas para comer y llegar a casa por la noche cuando en el resto de países de Europa ya se ha cenado.

Comentarios