Buscar
Usuario

Vida

Este es el motivo por el que los semáforos usan luces verdes y rojas

El primer semáforo se instaló en Londres en el año 1868 y solo utilizaba dos colores, el verde y el rojo.

Todo el mundo sabe que cuando un semáforo tiene encendida la luz roja está prohibido el paso, tanto si eres un peatón como si conduces un vehículo. Por el contrario, cuando la luz verde es la que brilla quiere decir que podemos cruzar y circular sin problema alguno. Se trata de una norma generalizada en la sociedad, que ha asimilado y asumido el significado de estos colores.

Para conocer el verdadero motivo por el que los semáforos utilizan luces verdes y rojas tenemos que remontarnos a sus orígenes hace 150 años, cuando se instaló el primer semáforo para regular el tráfico de vehículos. En concreto, este acontecimiento tuvo lugar en el año 1868 en la ciudad de Londres, en el exterior del parlamento británico de Westminster, y se llevó a cabo con el objetivo de poder usarlo por las noches, cuando la oscuridad impedía a los conductores ver a los agentes encargados de dirigir el tráfico.

El primer semáforo se instaló en Londres en 1868 "El primer semáforo se instaló en Londres en 1868"

Esta prueba no fue del todo efectiva porque el artilugio acabó explotando, pero cabe destacar que los colores que usaron en este primer semáforo solo fueron dos, el rojo y el verde. Ambos faroles funcionaban con emisiones por luces de gas para que pudieran funcionar al ponerse el sol, y mientras el rojo avisaba de peligro, el verde señalaba que tenían que proceder con precaución. Además, este semáforo proyectaba varios zumbidos. Por un lado, uno habilitaba el tráfico de la calle, por otro lado, dos zumbidos permitían que el tráfico de la avenida pudiera avanzar.

Fueron unos colores que coincidían con los utilizados en el mundo del ferrocarril, donde también se empleaba el color blanco y donde se había demostrado que no era una idea del todo mala, pero existía un pequeño inconveniente con estos colores porque en algunas ocasiones los conductores malinterpretaban su significado y se producían accidentes y altercados. Sobre todo, el mayor problema radicaba en la dificultad de ver el color blanco, una luz complicada de diferenciar, especialmente cuando el cristal de las lámparas verdes y rojas se rompía y todas las luces parecían ser blancas.

Buscando mejoras se llegó al uso del rojo, el verde y el amarillo

En 1920 se instalaron en Estados Unidos los primeros semáforos modernos "En 1920 se instalaron en Estados Unidos los primeros semáforos modernos"

Con la intención de aplicar mejoras y prevenir tantos accidentes se acordó un nuevo significado para los diferentes colores, acordando para el rojo el sentido de peligro, mientas que el verde pasaba a significar únicamente que el vehículo podía seguir adelante. Además, fue en este momento cuando se introdujo un tercer color, el amarillo, para indicar precaución.

Como este nuevo mecanismo funcionó a la perfección, decidieron trasladarlo de las vías del tren a las carreteras convencionales. Asimismo, existe la creencia de que para su creación se inspiraron en las fábricas en las que empleaban el rojo para señalar peligro. Así pues, en el año 1920 se instalaron los primeros semáforos con tres luces, como los que conocemos en la actualidad, en las calles de Detroit y en Nueva York.

La elección de estos colores no podía haber sido mejor porque el rojo y el verde se distinguen con facilidad y, además, tienen significados que se asocian con las situaciones que representan. Es decir, el rojo es un color que al verlo lo entendemos como una señal de advertencia, mismo motivo por el que las señales de tráfico en general emplean este color para indicar peligro o prohibición. Del mismo modo, el verde es un color que asociamos con la calma y la serenidad.

Artículos recomendados

Comentarios