Amor en el convento: Dos monjas cuelgan los hábitos para darse el 'sí quiero'

Amor en el convento: Dos monjas cuelgan los hábitos para darse el 'sí quiero'

Dos monjas lesbianas de la orden franciscana en Italia han decidido dejar su convento para casarse entre ellas, tras enamorarse cuando convivían bajo los ojos de Dios.

Noticias Raúl Cadenato Rodríguez Raúl Cadenato Rodríguez 30 Septiembre 2016 09:17

El amor no conoce normas y el último ejemplo se ha producido en la pequeña localidad italiana de Pinerolo, en la provincia de Turín, donde una pareja de monjas han dejado de serlo tras colgado sus hábitos. La noticia podría parecer poco interesante si no se toma en cuenta las razones por las que estas dos monjas han decidido dejar de estar casadas con Dios, y es que han pasado a estar casadas entre ellas.

Se llaman Isabel y Federica, una es italiana y la otra es de Sudamérica, entregadas a las misiones humanitarias por todo el mundo. Se conocieron en el convento de la orden franciscana hace tres años durante una visita pastoral y en ese momento surgió la chispa entre ellas. Tal como declara Isabel al medio de comunicación La Stampa, "Dios quiere que las personas sean felices, vivir el amor a la luz del sol" y de esta manera decidieron colgar los hábitos y casarse por lo civil en Pinerolo, convirtiéndose de esta manera en la segunda pareja homosexual que lo hace en el municipio desde que este tipo de enlace fue legalizado.

Isabel y Francisca se divorciaron de Dios para casarse entre ellas "Isabel y Francisca se divorciaron de Dios para casarse entre ellas"

El matrimonio fue oficiado por el alcalde del pueblo Luca Salvai, que pertenece al Movimento 5 Stelle, un grupo político italiano que se autodefine como una "libre asociación de ciudadanos". Lo curioso del caso es que la unión también estará bendecida por el cura excomulgado Franco Barbero, que fue apartado de la Iglesia por su postura a favor de las uniones entre personas del mismo sexo, y es que a pesar de los pequeños avances la Iglesia sigue sin aprobar la homosexualidad. Barbero explica que "se enamoraron como todas las personas del mundo: conociéndose y descubriendo que sentían algo profundo. Son dos personas maravillosas y con una fe muy intensa. Reflexionaron mucho para tomar esta decisión, con coraje, sabiendo que no todo el mundo la compartiría".

Ahora la feliz pareja de casadas ha decidido dar comienzo a una nueva vida, aclarando que no abandonan ni a la Iglesia ni a la fe y que quieren mantenerse en el anonimato: "No por pudor, sino por miedo a los prejuicios, no queremos que se sepa quiénes somos. Queremos vivir tranquilas y encontrar un trabajo". Además de ello, Federica añade que le falta un escollo grande al que hacer frente: "Todavía tengo que decirle a mi padre y a mi familia que ya no soy monja, pero me alegro de casarme con Isabel".

El pequeño acercamiento de curas al matrimonio homosexual

Si bien el cura excomulgado Franco Barbero realizará una bendición de la unión entre estas dos exmonjas franciscanas, lo cierto es que lo hará fuera del amparo de la Iglesia Católica y no es algo que parezca que pueda cambiar a corto plazo aunque hay pequeños gestos de curas que intentan abrir la Iglesia a todos.

El caso más reciente se produjo en nuestro país, cuando un cura de Castellón decidió bendecir a una pareja de feligresas de la Iglesia que se habían casado por lo civil, a petición de las dos mujeres. La Iglesia se apresuró a condenar el oficio y el párroco tuvo que pedir disculpas y prometer que no volvería a ocurrir.

Comentarios