Buscar
Usuario

Política

Mónica García y el ¿triunfo? de Errejón sobre Iglesias en un 'Vistalegre II en diferido'

El resultado del bloque a la izquierda del PSOE puede resituar a Podemos y analizar qué supuso Vistalegre para el partido.

Mónica García y el ¿triunfo? de Errejón sobre Iglesias en un 'Vistalegre II en diferido' Mónica García y el ¿triunfo? de Errejón sobre Iglesias en un 'Vistalegre II en diferido'

Foto: GTres (Montaje Los Replicantes)

Febrero de 2017. Pablo Iglesias se hace con la secretaría general de Podemos con el 89% de los votos y controla el 60% de la dirección. Barre a su oponente, su hasta entonces amigo, Íñigo Errejón. Podemos vira de estrategia y deja de jugar a erigirse como un partido aparentemente de tintes peronistas, que opone a 'los de arriba frente a los de abajo'; que intenta evitar la lucha ideológica de una manera excesivamente palpable, que no le duele captar cierto voto de derecha sociológica y que también hace política más institucional; para tornarse en otra cosa.

A partir de entonces, Podemos expulsó a su núcleo fundador, gente de peso como Luis Alegre, Carolina Bescansa o el propio Errejón. El partido giró claramente hacia su izquierda, empezó a hacer guiños al independentismo catalán y exprimió la lucha ideológica al máximo.

Vistalegre II supuso un giro en la estrategia del partido "Vistalegre II supuso un giro en la estrategia del partido"

Nadie puede saber si realmente Podemos fue el verdadero dique de contención para que el cierto voto de indignación que sube en todas las crisis fuera a parar hacia sus tesis y no hacia un partido de ultraderecha como VOX. Hablamos de la época en la que Podemos mantenía aquel discurso contra las castas y las élites. Luego, cambió tras Vistalegre II. Poco después vinieron las andaluzas, su partido se derrumbó y VOX irrumpió allí con 12 escaños. Quizás dé para pensar.

Los errejonistas no tuvieron fuerza entre la militancia. Pero estas elecciones madrileñas pueden suponer un duro golpe para el sector pablista, una 'derrota en diferido'. Tras varios años de bandazos, el partido que soñó con el 'sorpasso' al PSOE a nivel nacional ahora tiene que mandar a Pablo Iglesias a Madrid para soportar la barrera del 5%.

El golpe de realidad de las elecciones

Las elecciones pueden suponer un cambio en el bloque a la izquierda del PSOE "Las elecciones pueden suponer un cambio en el bloque a la izquierda del PSOE"

Pablo Iglesias llegó a la carrera electoral en la capital ofreciendo a la entonces desconocida candidata de Más Madrid, Mónica García, unas primarias para unificar una candidatura y que fueran los inscritos quienes decidiesen a quien votar.

Es prácticamente seguro que en la cabeza de Pablo Iglesias resonaba la idea de que Podemos, con él como cabeza de cartel, iba a absorber a Más Madrid en cuestión de segundos. Que iba a existir un trasvase de votos prácticamente total como el que en estos momentos ejerce Isabel Díaz Ayuso con Ciudadanos.

Lamentablemente para él, los sondeos le dieron un golpetazo de realidad: salvaba a su partido, sí, pero la desconocida Mónica seguía por delante de él (a pesar del zarpazo que había realizado en sus pronósticos). Y con el paso de las semanas, en las que ella ha tomado protagonismo (Más Madrid no había tenido relevancia hasta que la campaña ha tomado forma), ambas formaciones no han hecho más que distanciarse.

El 'sorpasso al PSOE' y el sueño de Anguita

La candidata de Más Madrid consigue que la estrategia errejonista dé los frutos que prometía Errejón en su día: hablar de un sorpasso al PSOE, algo con lo que realmente no ha podido sonar Iglesias en estos años.

El sector a la izquierda del PSOE lleva soñando con un sorpasso a los socialdemócratas desde que Julio Anguita hizo sus 'cábalas' con José María Aznar en aquella famosa conversación en enero de 1995 en el Congreso para dejar a los socialistas bajo mínimos y convertir a IU en el verdadero partido de la izquierda.

Mientras que Podemos ha realizado una campaña contra los medios y destinada únicamente a determinados barrios, Más Madrid ha realizado guiños a cada zona de Madrid en función de sus características, sin olvidar su ADN; e intentando abarcar el mayor electorado posible. Además, ha hecho un esfuerzo importante en colocar sus propuestas, como las relacionadas con la salud mental, de manera que busca huecos donde erigirse en polo central de conversación.

Esa política más institucional que de indignación, que se debatía allá por 2017 en Vistalegre II. Estas elecciones madrileñas, en cierta medida, remiten a las primarias de Podemos 'en diferido'. Por el momento, se sabe que el futuro de Iglesias está fuera de la política, puesto que ya negocia con Jaume Roures un proyecto televisivo. ¿Y Yolanda Díaz? Asegura que está más ocupada de la gestión que de la posibilidad de liderar una candidatura política. ¿Buscará Errejón relanzar Más País? ¿Vale el discurso que utiliza este partido en Madrid para toda España, o sucede como el PP, que debe modular en función de los territorios? Se abren muchas incógnitas.

Artículos recomendados

Comentarios