Buscar
Usuario

Noticias

Una modelo de Playboy protagoniza un polémico desnudo en la Basílica de Santa Sofía

Marisa Papen se vistió con un atuendo típico musulmán dentro del lugar para realizar la fotografía.

Una de las formas más recurrentes a la hora de reivindicar alguna acciones, comportamientos o libertades es la de desnudarse. Y es que en pleno siglo XXI el cuerpo humano completamente desnudo, tal y como nuestra madre nos trajo al mundo, nos escandaliza y, además, nos incomoda. Algunos han intentado protestar con largos discursos o con imágenes fuertes pero, sin lugar a dudas, lo que más llama la atención de todos, por el escándalo que ocasiona, son los desnudos integrales para luchar por alguna causa. Por ello, está claro que es lo que más dará que hablar.

Con respecto a este tipo de protestas, algunos opinaran que no hace falta llegar a ciertos extremos y otros opinarán todo lo contrario. Pero muchos se posicionan en el primer grupo con casos como los de la modelo belga Marisa Papen, habitual de la revista Playboy y conocida mundialmente por sus fotografías de desnudos

La polémica mezclada con el arte es su fuerte, ya que Papen ha sido detenida en dos ocasiones por posar desnuda, una vez en el templo Karnak, cerca de la ciudad egipcia de Luxor y otra en la Ciudad Santa de Jerusalén con el Muro de las Lamentaciones al fondo de la fotografía. Puede que haya rozado los límites pero para ella existe una razón de peso para publicar sus fotografías en redes sociales. 

Reivindicación artística

Esta vez vestida con un atuendo típicamente islámico se adentró en la basílica de Santa Sofía, en Estambul para protagonizar otra imagen en la que se le ve desnuda de cintura para abajo. La modelo aseguró al diario The Sun que su intención en ningún momento es provocar, sino que "es un mensaje para la humanidad, para orar por la igualdad, empujar los límites que la sociedad ha erigido a nuestro alrededor y liberarnos de todo lo que nos reprime"

La imagen realizada por el fotógrafo australiano Jesse Walker fue publicada en su cuenta de Istagram, pero fue censurada por los responsables de la red tras la multitud de quejas y denuncias de usuarios que la acusaban de profanar un lugar sagrado de culto. Sin embargo, ella continuó intentándolo y la volvió a publicar varias veces. 

"Todo se hizo de manera espontánea, dentro de la mezquita nos escondimos a plena vista", contó la modelo, a lo que añadió que se siente "un espíritu libre y me expreso con el corazón. La religión está convirtiendo a la humanidad en borregos. Hemos llegado a un punto en el que no escuchamos a nuestro corazón ni a nuestro instinto. Desde que nacemos, se nos lava el cerebro. ¿Cómo puede ser que mostrar un poco de piel o un cuerpo desnudo ofenda a alguien?", concluyó Papen.

Ver esta publicación en Instagram

#turkishdelight @enkieyewear

Una publicación compartida de Fan Page for MARISA PAPEN (@marisapapen.for.real) el

Sin embargo, la belga también explicó que no fue fácil realizar la fotografía, ya que se trata de un lugar de culto en el que día tras día acuden miles de personas. "Después de esperar una larga cola para entrar, nos sorprendió la cantidad de cámaras de seguridad que hay en el lugar. Tienen una cada centímetro cuadrado", aclaró al diario británico. Por ello, decidieron esperar a que un grupo de turistas con su respectivo guía le hicieran caso solo a él para hacerla. 

Pero no termina aquí la historia. No contenta con la fotografía en Hagia Sofia, Papen publicó otra fotografía en la que se le puede ver con el pecho al descubierto, cubriendo sus pezones con los símbolos de la bandera de Turquía

Artículos recomendados

Comentarios