Buscar
Usuario

Política

Llega la nieta de Le Pen a España: lo que se cocina con VOX mientras se habla del veto parental

La ultraderecha empieza a despuntar en barrios obreros y Marion Maréchal está dispuesta a impulsar un argumentario internacional que lo canalice.

Llega la nieta de Le Pen a España: lo que se cocina con VOX mientras se habla del veto parental

Roma, principios de febrero de 2020. Marion Maréchal le Pen, la nieta del fundador del Frente Nacional, se sube al estrado del Foro de los Nacional del Conservadurismo bajo el lema "Dios, Honor, Patria". Allí se encuentran los grandes gerifaltes del nuevo populismo de ultraderecha que triunfa en Europa. Entre ellos, Viktor Orbán, Matteo Salvini o Santiago Abascal.

Ya en el atril, Marion Maréchal no duda en erigirse como una suerte de lideresa europea y lanzar toda una declaración de intenciones: "Necesitamos una nueva coalición de poderes, una nueva correlación. Imagino una nueva alianza latina que podría caminar junto con los países de Visegrado". 

Sus palabras resuenan en los oídos de los presentes. El partido de Marion, ahora llamado Agrupación Nacional, se sienta en Europa en el grupo de Identidad y Democracia, junto a Salvini. Por su parte, VOX se mantiene en el grupo afín a la Polonia de Kaczyski, el de los Conservadores y Reformistas Europeos. Y por último, Orbán se mantiene dentro del Partido Popular Europeo, donde continua suspendido de militancia por su constante asfixia al sistema democrático húngaro y muy a pesar de Pablo Casado, ya que el PP español fue el único en oponerse recientemente a su reprobación dentro del Parlamento Europeo.

Esas diferencias entre grupos son, actualmente, un problema que afecta a las intenciones de la nueva ultraderecha que crece en todo el Viejo Continente, que tiene una misión estratégica: polarizar el debate en torno a sus propuestas, arrastrar a los conservadores y liberales hacia sus tesis y erigirse como uno de los principales estandartes de la suerte de batalla cultural contra el feminismo o las personas LGTBI que se libra desde el auge de Donald Trump.

Las divergencias con Marine le Pen como el punto de unión de la ultraderecha que busca Marion

Marion apuesta por intensificar los ataques hacia el colectivo LGTBI o el feminismo, mientras que Marine prefiere realizar guiños para captar sus votos "Marion apuesta por intensificar los ataques hacia el colectivo LGTBI o el feminismo, mientras que Marine prefiere realizar guiños para captar sus votos"

La ultraderecha francesa representa todo un referente para todos estos grupos. No hay que olvidar que el Frente Nacional consiguió el hito de 'sorpassar' a los socialistas en el año 2002 y jugarse la presidencia en una segunda vuelta frente a los conservadores.

Sin embargo, las guerras en la familia le Pen traen cola. Mientras que Jean Marie, el exlíder del partido y su nieta, Marion, defienden una visión enrocada en el tradicionalismo cristiano, de corte antifeminista y antiLGTBI; la actual líder Marine (hija del primero y tía de la segunda) opta por una visión más pragmática: combinar el miedo a la inmigración, la xenofobia y el proteccionismo con una base tendente hacia la socialdemocracia y abriendo puentes hacia ese feminismo y activismo LGTBI.¿Cómo? El partido, ahora, no actúa contra el aborto y defiende el matrimonio homosexual, bajo la amenaza de que una supuesta invasión islámica aplastará los derechos del colectivo. El resultado: un fuerte auge en votos. 

Marion, por su parte, tiene especial afán de incidir en esa batalla cultural, eso sí, combinada con una base en cierta medida marxista. Para ello se basa en el sustrato de Antonio Gramsci, a quien cita constantemente cuando apela al "famoso debate cultural". Se trata de un pensador vinculado a la izquierda y encarcelado por Mussolini a quien este tipo de grupos quiere agitar con un objetivo: vincular la guerra cultural a una batalla contra las élites con medidas de carácter social que permitan arrasar en barrios obreros. En definitiva: una ideología que bebe directamente del fascismo más clásico. Con estos movimientos, Jean Marie no le dirige la palabra desde entonces a su hija y muestra todo tipo de alabanzas a su nieta.

La maquinaria engrasada de VOX

En este punto, Marion ha encontrado en VOX una especie de herramienta que permite el equilibrio que necesita la ultraderecha europea para lograr un ente de unidad de acción en Europa.

La nieta de le Pen ha iniciado una suerte de alianza con Kiko Méndez Monasterio y Gabriel Ariza con el objetivo de instalar en Madrid una sede del Instituto de Ciencias Sociales, Económicas y Políticas (ISSEP-Lyon).

Marion Maréchal, en una entrevista realizada en la sede del instituto que ahora extiende a Madrid "Marion Maréchal, en una entrevista realizada en la sede del instituto que ahora extiende a Madrid"

De manera paralela, la propia Marion ha iniciado una ronda de contactos con los medios donde empieza a inocular ese discurso con el que busca vertebrar el movimiento. Así lo hizo el pasado 3 de febrero en una entrevista con El Mundo donde, preguntada sobre la identidad de las denominadas "élites", respondió: "Representan una parte importante de los medios de comunicación, los grandes grupos económicos, las multinacionales, los interesados en que triunfe el multiculuralismo, la globalización con la consecuente bajada de salarios y del nivel de vida de muchos".

El papel de VOX, que finalmente ha conseguido instalar una ultraderecha en la cuarta economía de Europa, representa una fuerte oportunidad para Marion. Primero, porque secunda sus ideales de batalla cultural y puede servir como sostén para sus aspiraciones. Segundo, porque tiene buenas relaciones con el Visegrado de cara a una futura agrupación. Y tercero, porque se abre a recibir ayuda exterior con el objetivo de subir en apoyos.

En todo este contexto, VOX está aprovechando para abandonar su discurso más liberal en lo económico, ese que apuesta por desregular la economía y el comercio, para girar hacia tintes más sociales y populistas. Entre ellos, erigirse repentinamente como el mayor defensor de una sanidad pública en la que antes no creían o protagonizar campañas con tintes eurófobos como el Spexit, reclamando la salida de la UE por la sentencia a favor de Puigdemont, Comín y Ponsatí como eurodiputados.

El partido explora ahora esta vía de manera, en cierta medida, experimental; pero poniendo el foco en una zona muy concreta: el denominado 'cinturón rojo' de Madrid. Se trata de la zona sur periférica de la capital, municipios obreros como Fuenlabrada, Alcorcón, Leganés o Móstoles donde el PSOE tradicionalmente ha ganado muchos votos en una región tradicionalmente conservadora. Este tuit del portavoz de VOX en el Parlamento de Asturias, resume a la perfección cuál es la estrategia hacia la que se encamina el partido:

En esos municipios, que tanto votos han otorgado a la izquierda, el auge de VOX ha sido espectacular. Por ejemplo, en Fuenlabrada consiguió erigirse con la segunda plaza con un 19,96% y primero dentro del bloque de la derecha. En Móstoles, el partido quedó tercero con un 18,7% de votos y a solo 2.000 del PP el pasado 10-N. En Rivas Vaciamadrid, donde IU lleva más de dos décadas gobernando, VOX se convirtió en tercera fuerza por debajo de PSOE y Podemos.

Y no nos olvidemos la zona posterior a estos municipios, el cinturón externo que separa a la periferia de Castilla-La Mancha: allí VOX arrasó, en ciudades como Navalcarnero, ganando las elecciones.

Este es uno de los mantras que también se han importado de Francia: el discurso social (por ejemplo, con Rocío Monasterio paseándose por barrios obreros y hablando de las casas de apuestas), pero con el toque de Marion y Visegrado situando al feminismo o la comunidad LGTBI como grandes enemigos a combatir.

Si Marion consigue su propósito de articular una ultraderecha fuerte en Europa, con un discurso social y VOX exprime al máximo esa vertiente, hay serio riesgo de que este tipo de movimientos suban como la espuma. Y, de paso, arrastren al resto de la derecha como, en cierta medida, ya está sucediendo con algunas de sus propuestas.

Artículos recomendados

Comentarios