Buscar
Usuario

Noticias

Legionarios de Cristo confirman que su fundador violó a más de 60 niños durante décadas

Una treintena de sacerdotes abusó de al menos 175 menores desde su fundación en 1941, abusando de su poder en las altas esferas.

Legionarios de Cristo confirman que su fundador violó a más de 60 niños durante décadas

Los Legionarios de Cristo, congregación religiosa fundada por el padre Marcial Maciel, ha admitido que más de una treintena de sus sacedortes, en concreto 33, han violado a 175 menores de edad desde que iniciaran su andadura en 1941 en la Ciudad de México. El dato más sorprendente es que al menos 60 de ellos tuvieron como protagonista al sacerdote máximo de la congregación.

La noticia ha salido a la luz tras la publicación de un informe interno que se presentará en su totalidad durante la reunión de su Capítulo General. Tendrá lugar el 20 de enero de 2020 en Roma (Italia). Los niños y jovenes que fueron víctimas de abusos sexuales tenían, en su mayoría, entre 11 y 16 años.

Maciel, que murió en el año 2008, ejerció como sacerdote de la Legión de Cristo entre los años 1941 y 2005. En el año 2010, el religioso recibió las acusaciones del Vaticano por sus acciones "gravísimas e inmorales". La organización ya reconoció por aquel entonces que su fundador había abusado sexualmente de menores y desde ese momento, se desvinculó totalmente de su nombre. Cuatro años antes, un interrumpido proceso canónico llevado a cabo por la Santa Sede lo retiró de su puesto en el ministerio sacerdotal. 

Brutal abuso de poder

Marcial Maciel fue acusado de haber abusado de más de 60 adolescentes entre 1941 y 2005 "Marcial Maciel fue acusado de haber abusado de más de 60 adolescentes entre 1941 y 2005"

Además del mexicano, otros sacerdotes de la congregación fueron partícipes de estos abusos en reiteradas ocasiones. Dos de ellos lo hicieron a través de la red, cuatro abusaron en una ocasión de su víctima, nueve repitieron varias veces con la misma víctima, 11 abusaron de entre dos y cinco personas; cinco de ellos de entre 6 y 10 víctimas y otro, que ya fue apartado de su cargo, suma al menos 13 víctimas.

De hecho, el documento que presenta la escalofriante noticia asegura que 14 de los 33 sacerdotes que se atrevieron a cometer semejantes atrocidades lo hicieron mientras formaban parte de las filas de la congregación. Este hecho no ayudó en la investigación y frenó muchas de las denuncias, que nunca se llegaron a interponer. La mentalidad de la época también entorpeció el proceso, pues generalmente se podría decir que el tabú social que se deducía de este tipo de sucesos silenciaba mayoritariamente cualquier tipo de evento, así como cualquier respuesta por parte de la congregación.

"El abuso sexual de menores en la Congregación estuvo mezclado con el abuso de poder y de conciencia por parte de algunos que aprovecharon de sus puestos para abusar", explican desde la orden en el citado informe, elaborado por un grupo selecto de Legionarios encargados de desvelar lo ocurrido.

En números, aunque estos 33 sacerdotes representan tan solo el 2,44% de los 1.353 ordenados en toda su historia, la cifra es lo bastante preocupante, ya que hasta ahora no se habían tomado las medidas correspondientes. Seis de ellos fallecieron en los últimos años, ocho abandonaron sus labores al frente de la religión católica, uno se fue de la orden y 18 forman aún parte de ella. Suena estremecedor, sin embargo, estos 18 clérigos no tienen ministerio sacerdotal público o lo tienen restringido, por lo que en ningún caso tienen contacto con ningún menor de edad que quiera formar parte de Los Legionarios de Cristo. 

Las víctimas más vulnerables fueron las que pasaron por los seminarios menores de la congregación, especialmente por las condiciones impuestas para formar parte de ellos, entre las que se incluyen una vida en régimen de internado para adolescentes, no mantener apenas contacto con la familia y una disciplina absoluta. Por allí han pasado hasta la fecha más de 10.000 personas. Asimismo, argumentan que desde 2015 se han tomado medidas para reforzar la seguridad de aquellos que decidan tomar el hábito al frente de la congregación. Al parecer, el último caso que se dio tuvo lugar en 2012.

Una condena impuesta y otra en proceso

Tan solo dos de los 33 sacerdotes pagarán por sus deplorables actos "Tan solo dos de los 33 sacerdotes pagarán por sus deplorables actos"

En cuanto al proceso judicial que debería haber sentenciado a esta treintena de religiosos, la congregación explica en su informe que desafortunadamente, por ahora, tan solo dos de ellos recibirán sentencia por sus actos, debido a que la mayoría prescribieron. El primero ya tiene una condena firme y el otro, está a punto de recibirla. Seis de los 33 fallecieron sin ni siquiera recibir una cita judicial que impiera que salieran impunes de sus actos. 

"Deploramos y condenamos los abusos cometidos en nuestra historia así como aquellas prácticas institucionales o personales que pudieron favorecer o propiciar cualquier forma de abuso de revictimización", se lamentan en el informe, comprometiéndose a seguir buscando la manera de evitar el abuso de menores en su entorno competente. "Pedimos perdón a las víctimas, a sus familias, a la Iglesia y la sociedad por el grave daño que miembros de nuestra Congregación han causado. Reconocemos con honestidad y vergüenza la realidad de los delitos de abuso sexual de menores en nuestra historia, con el deseo sincero de una continuada conversión personal e institucional", concluyen.

Artículos recomendados

Comentarios