Buscar
Usuario

Política

Madrid abandona a las personas trans con esperas de más de seis años para cambios de sexo

La debilitación de la Unidad de Identidad de Género (UIG) se viene produciendo desde que Ayuso llegó al Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Madrid abandona a las personas trans con esperas de más de seis años para cambios de sexo Madrid abandona a las personas trans con esperas de más de seis años para cambios de sexo

Foto: GTres

Las personas trans que viven en la Comunidad de Madrid están viendo vulnerado su derecho a someterse a una cirugía de reasignación de sexo a través de la sanidad pública. El Gobierno de la región, en manos de Isabel Díaz Ayuso, se ha encargado de ahogar el departamento que centraliza la atención, provocando listas de espera interminables.

El doctor Antonio Becerra, fundador en 2007 de la Unidad de Identidad de Género (UIG), en declaraciones a El País, denuncia que tras su jubilación en 2019, el personal ha dejado de dedicarse solo a la atención de personas trans y trata también enfermedades como la diabetes o los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Un recorte en el servicio que está disparando las denuncias por el mal servicio.

"Lo han reducido a una consultilla porque no creen en este tema", denuncia el doctor. De esta manera, la Comunidad de Madrid desoye las demandas de más financiación y limita el servicio de cambio de sexo a pesar de que la demanda se ha visto incrementada en seis veces los últimos dos años. En 2019 hubo 600 solicitantes mientras que en 2017 había 100, como detallan los datos aportados por Becerra.

La UIG es un departamento del Hospital Ramón y Cajal que cuenta exclusivamente con dos psicólogos, una endocrina, una gestora de pacientes y una auxiliar de enfermería. Ellos controlan una lista de espera que no es pública y que contiene las derivaciones al quirófano donde se hacen las cirugías, en el cercano hospital de La Paz. Las listas de espera para la primera cita son de casi un año y para una cirugía llega a demorarse, en algunos casos, hasta más de seis años, según las quejas de los pacientes.

La reorganización de la UIG ha colocado como como responsable de esta unidad al doctor jefe del servicio de endocrinología del hospital, Héctor Escobar Morreale. Según detalla El País, se trata de un hombre muy conservador*.

Ayuso y la LGTBIfobia

Cabe destacar que el abandono y debilitación de este servicio se ha producido tras la llegada al poder de Isabel Díaz Ayuso, cuyo Gobierno depende de la extrema derecha de VOX, partido abiertamente en contra de los derechos del colectivo LGTBI y especialmente hostil con las personas trans. La popular incluso ha anunciado que va a modificar las leyes de género y protección contra la LGTBIfobia, cediendo parcialmente a la presión de la formación ultra, que ha pedido derogarlas.

* Atendiendo a lo publicado por El País el viernes 17 de septiembre, nos hicimos eco de una información difamatoria, por lo que procedemos a su rectificación: El doctor Héctor Escobar Morreale nunca ha sido expedientado por acoso laboral, según ha confirmado la Dirección General de Recursos Humanos y Relacionales Laborales del Servicio Madrileño de Salud.

Artículos recomendados

Comentarios