La madre de Godella vivía con drogas, esquizofrenia y depresión postparto

La madre de Godella vivía con drogas, esquizofrenia y depresión postparto

Ahora se encuentra ingresada en la unidad psiquiátrica de la cárcel de Picassent.

Noticias Diego Lobera Diego Lobera 19 Marzo 2019 10:15

El entorno en el que vivían los menores asesinados en Godella ya había sido denunciado por su abuela materna en numerosas ocasiones. Incluso ella había llegado a pedir la custodia de Amiel y Rachel, para evitar que la vida de los pequeños acabara en tragedia.

La madre de los niños, María Gombau, de 27 años, había sido diagnosticada con esquizofrenia hace ya unos años, dato que no todos a su alrededor conocían. Pero padecer esta enfermedad no predispone al paciente a cometer delitos, ni mucho menos asesinatos. Todavía existe un estigma hacia los pacientes con un trastorno mental, y esto "empeora notablemente cuando, además, se asocia al consumo de sustancias". Así lo ha explicado un miembro de la Sociedad Española de Patología Dual (SEDP), el doctor Carlos González Navajas, a Informativos Telecinco. 

En este sentido, el experto ha asegurado que si a la enfermedad se le suma la adicción a las drogas, este puede suponer un factor "facilitador" de cometer delitos. La Guardia Civil entoncró sustancias psicotrópicas en el registro de la casa que okupaban, un índice claro de que los padres de los niños, María y Gabriel eran consumidores de estupefacientes. Este hecho podría haber agravado la situación de María, llegando a provocarle brotes psicóticos.

Drogas, esquizofrenia y depresión postparto, el coctel mortal de la madre de Godella - Informativos Telecinco "Drogas, esquizofrenia y depresión postparto, el coctel mortal de la madre de Godella - Informativos Telecinco" 

Los desencadentantes del crimen

La abuela de los niños ha asegurado que su hija padecía también una depresión postparto desde el nacimiento de Rachel. E incluso ha confesado que hace un mes desapareció con la pequeña durante cinco horas. La madre de la detenida denunció la desaparición de María junto a su hija. En esta ocasión, la Guardia Civil las encontró a ambas en perfecto estado, por lo que no se llegó a activar ningún protocolo. 

Los hechos apuntan a que todos estos factores pudieron ser los desencadentantes del crimen que acabó con la vida de los niños.  Los investigadores, bajo secreto de sumario siguen recopilando pruebas, para conocer cómo ocurrió todo, y así poder determinar quién fue el verdadero autor de los hechos. 

Después de conocer que María padecía esquizofrenia y depresión postparto, y además haber descubierto su consumo habitual de drogas, ahora esta madre se encuentra ingresada en la unidad de psiquiatría de Picassent y se ha acogido a su derecho de no declarar ante el juez. También Gabriel, el padre de los niños, se ha negado a hablar, y el juez ha decidido enviarlo a prisión provisional sin fianza. 

Comentarios