Buscar
Usuario

Noticias

Confiesa haber matado a su bebé de dos años por mojar la cama

Katrina Shangreaux, de Dakota del Sur, EEUU, se declara culpable de asesinar a su bebé de dos años tras propinarle una paliza por mearse en la cama.

En julio de 2016 Kylen Shangreaux, un niño de tan solo dos años, murió tras sufrir múltiples puñetazos y patadas que le causaron graves lesiones traumáticas en la cabeza y el abdomen, según los registros judiciales. Su madre, Katrina, fue acusada por aquella fecha de ocasionar estas fatídicas contusiones a su bebé; ahora, se declara culpable de las mismas.

Katrina Shangreaux, de 30 años, vive en la reserva india de Porcupine (Dakota del Sur, EEUU), asesinó a su pequeño tras golpearle repetidamente cuando este mojó la cama. Ahora, se ha declarado culpable de asesinato en segundo gradopor la muerte de Kylen Shangreaux el pasado julio de 2016; aunque, todavía no se conoce la resolución de la sentencia.

Esta madre se puede enfrentar a una pena máxima que la condenaría a prisión perpetua, según informa CBS News. Katrina, además de declararse culpable, ha alegado que se encontraba bajo los efectos del alcohol mezclado con analgésicos.

La madre podría ser condenada a cadena perpetua "La madre podría ser condenada a cadena perpetua"

Bajo la influencia de alcohol y pastillas

Sonya Dubray, la abuela del niño, y la madre de Katrinase han declarado inocentes de la acusación por parte de la fiscalía de obstaculizar la investigación policial. Sonya, supuestamente, había lavado la ropa del niño y limpiado la escena del crimen; e, incluso mintió a los investigadores sobre los presuntos abusos contra el niño además de engañar a un agente especial de la Oficina de Asuntos Indígenas al decirle que el niño sabía ir al baño. Sin embargo, la fiscalía afirma que "el entrenamiento para ir al baño fue el catalizador del abuso infantil y (Dubray) sabía que la declaración era falsa".

En Native Sun News apuntan que Katrina recuperó la tutela de Kylen tras pasar un tiempo con su tía paterna; de hecho, esta siguió luchando por recuperar al bebé, pero, no lo logró. La tía del niño culpó a los jueces de tribunales tribales por no revisar a conciencia las pruebas que evidenciaban la peligrosidad de la madre, según fuentes periodísticas.

El padre de Kylen se encuentra cumpliendo condena en una prisión federal por los delitos de abuso y negligencia de un hijo que tiene con otra mujer. Incluso, a este se le acusa de matar a un medio hermano de Kylen en abril de 2015.

Artículos recomendados

Comentarios