Buscar
Usuario

Música

El libro de poemas de Alfred García desata las mofas: ¿Están justificadas?

Su libro 'Otra Luz' no ha sido lo esperado por el público en general, que esperaban algo más elaborado del de El Prat de Llobregat.

El libro de poemas de Alfred García desata las mofas: ¿Están justificadas?

La subida meteórica de Alfred García es digna de análisis. El cantante, en apenas dos años, ha pasado de ser aquel triunfito algo tímido que se enfrentaba a una Gala 0 con su trombón, a ser todo un fenómeno de masas que en nada de tiempo ha hecho de su disco un disco de oro, ha recorrido España resgistrando un lleno tras otro, y se ha terminado convirtiendo en un artista de radiofórmula con un fandom tremendo.

Evidentemente tanto cambio debe ser de chocante para un artista, hasta el punto de querer parar de vez en cuando. Precisamente, el catalán anunciaba hace unos meses que reeditaría su disco '1016', acabaría su gira y pararía prácticamente un año para dedicarse a escribir y separarse un poco así del ruido mediático que le había absorbido durante dos años ininterrumpidos.

Sin aclarar tiempos, pero indicando que necesitaba "unas grandes vacaciones", el barcelonés se guardaba como último eslabón de su obra un libro donde mezclaría dos de sus pasiones: la fotografía y la poesía. Reconociendo que sería un repaso de su ascenso meteórico y de experiencias como la de Eurovisión, 'Otra Luz', que así se llama el libro, sería como una carta de despedida antes del retiro sabático. Un cierre redondo. 

Sin embargo, parece que el libro no ha cumplido con las expectativas. La audiencia, que esperaba a ese Alfred enrevesado al que se le vió componiendo maravillas en la Academia de Terrassa, se ha encontrado un libro más de la 'nueva poesía', donde se obvia la rima, se recurre a versos ligeros y donde quizá la fotografía predomina sobre los versos. 

Las redes se cebaron

Falta que algo sea medianamente gracioso para ser viral en cuestión de horas, y el libro de Alfred no ha sido menos. Gracias a un par de fotos de un par de poemas subidas a la red, en nada de tiempo las críticas llegaron y poco después los memes. 

Desde cuentas de gente normal hasta cuentas con seguimiento como la de 'La Resistencia' o marcas como Telepizza se apuntaron a poner poemas de risa firmados por el triunfito, como si del propio Paulo Coelho se tratara. Algo recurrente pero que empezó a generar debate sobre si la broma se había ido de las manos. ¿Hasta qu´e punto la exposición de un personaje público justifica algunos tweets?

Ha tenido exposiciones mayores

Llega el momento de ponernos a ver el vaso bien medio lleno o medio vacío. Es una evidencia que Alfred García fue Trending Topic un día completo y también que ante un artista ya con ese nivel de exposición, lo eres con cualquier cosa.

Igual que Alfred por norma general es tratado bien en redes y cuenta con un fandom que le sigue día y noche, también es cierto que su libro ha sorprendido a propios y extraños, formándose un meme más de los que nos siguen todos los días, y el que frente a otros, no ha tenido ese componente tóxico que sí puede llegar a tener Twitter en muchas ocasiones. 

Si bien el twittero medio no ha leído el libro y ni siquiera ha abierto su portada (es un producto de nicho claro), lo que le ha pasado a Alfred García igual le ocurrió a Ana Guerra y Aitana con sus libros, otras dos artistas a las que le pegaba poco un libro y que también salieron escaldadas con sus publicaciones.

A través de esos dos poemas que se han visto en la red, para muchos no ha sido lo que se esperaba de Alfred y se ha notado. Con todo, no ha sido la peor reacción viral del año ni de lejos. 

Conocemos su experiencia

Al mismo tiempo que creemos que el viral no ha sido demasiado ofensivo, también hay que ser justos con el artista, y con su situación personal. Si valoramos el libro como una carta de despedida previa a un parón profesional por el estrés que genera la industria musical en España, quizá deberíamos haber tomado con algo más de tacto el producto. 

Tenemos muy claro que gracias a 'Operación Triunfo', el país ha conocido a Alfred tal y como es, viéndole conocer el amor, siguiéndole a Eurovisión o conociendo sus primeras canciones desde su proceso de creación. El artista se ha abierto en canal ante el seguidor, y quizá por eso tener un poco de tacto no estaría mal, pese a que cualquier personaje público desgraciadamente ha de asumir la voracidad de las redes en cuanto le llega reconomiento. 

¿Dónde está el conflicto entonces? Quizá en verle al artista un producto que no le pega (en principio). El mismo Alfred García enrevesado en sus letras, se despide de la industria con un libro basado en verso ligero del que hemos podido leer mil parecidos este pasado año. Y eso rechina. 

El mundo de la poesía escrita se ha minado de personajes con presencia en los medios que han buscado su hueco aupados por sus seguidores, y esto hace que para muchos seguidores del estilo, la llegada de cualquier producto así les haga enervarse. 

En resumen, Alfred García ha comprobado en sus carnes que ese parón que anunció hace meses le es más que necesario, y que un artista de su talla debe estar cuanto más alejado de las redes mejor. Por parte del consumidor, ha encontrado un producto raro y ligero impropio del artista, dejando sus impresiones con sorna en la red, como siempre suele hacer. En definitiva, dejemos el asunto en empate. 

Artículos recomendados

Comentarios