Un modelo transexual se convierte en protagonista de una campaña sobre la menstruación

Un modelo transexual se convierte en protagonista de una campaña sobre la menstruación

Kenny Jones ha sido el primer hombre transexual en formar parte de una campaña sobre la menstruación.

Vida Maribel Baena Maribel Baena 19 Marzo 2018 11:50

Pink Parcelha sido la empresa británica que se ha lanzado , por primera vez, a darle protagonismo a un hombre transexual en una campaña de la menstruación. El hombre en cuestión se llama Kenny Jones, y ni siquiera se planteó dos veces el lanzarse a hacer la campaña. Y es que nadie mejor que Kenny para saber lo que puede suponer tener que lidiar con la menstruación, algo que se entiende exclusivo de las mujeres, cuando él es un hombre.

Jones supo desde que era muy joven que él era un hombre, pese a que todo el mundo le conociera como Kelsey. Ahora mismo, con veintitrés años, es capaz de explicar con palabras todo aquello que tanto le costó expresar a los catorce años, cuando se vio con la fuerza suficiente de decirle a su familia lo que le sucedía. Gracias a esa fuerza vital, ha sido capaz de participar en la campaña 'I'm On', que pretende acabar con los tabúes que hay en torno a la menstruación. 

El paso que ha dado es mucho más importante de lo que se puede apreciar a simple vista. Kenny Jones ha salido ante el mundo para afirmar algo tan evidente como desconocido: que los hombres transexuales también tienen la menstruación y, por tanto, esto no es solo algo de mujeres. 

Kenny Jones comenzó su transición con catorce años "Kenny Jones comenzó su transición con catorce años"

Una infancia difícil: los prejuicios de la transexualidad

En una entrevista que Kenny ha dado al Daily Mail, ha aseverado que durante todo el proceso de su transición tuvo que "lidiar con la menstruación todos los meses", y eso le hacía sentirse avergonzado, e incluso llegó a dañar su autoestima. Porque tener la menstruación conlleva muchos estereotipos. "También estaba el hecho de que la menstruación es un tema tabú de por sí, y las mujeres no hablaban de ello por vergüenza, lo cual hacía que yo quisiese esconder el hecho de que yo también la tenía", explicó. 

Al principio, se sintió terriblemente incomprendido. Su familia, con tan solo once años, decidió llevarle a un psiquiatra para que analizará qué es lo que le sucedía exactamente a su hijo, mas no fue hasta los catorce que realmente se lanzó a confesar lo que le sucedía. Dos años más tarde ya había dado comienzo su tratamiento hormonal, y Kenny comenzó a sentirse cada vez más seguro de sí mismo.

No fue hasta que él mismo aceptó su transición que realmente se sintió feliz. "Cuando eres tan joven, la gente no sabe realmente lo que te sucede. Fue mucho más fácil conforme me iba haciendo más mayor", aseveró. Y es por eso, por todas las vivencias que ha tenido, que se ha convertido en todo un referente para el colectivo transexual y ha querido participar en la campaña de Pink Parcel. Él sabe perfectamente que no todos los espectadores se sentirán cómodos con el hecho de verle como protagonista de una campaña de la menstruación, pero eso no le hace querer echarse para atrás.

"Deberíamos verlo desde el lado positivo, y decir que está bien hablar de estas cosas. Es solo parte natural de lo que somos, de nuestro cuerpo", explica. "Hemos hecho historia. Quiero animar a la gente que hable abiertamente de este tipo de cosas. Si haces comentarios negativos o piensas que los transexuales no valemos nada, es que no vives en el siglo correcto". 

Comentarios