Buscar
Usuario

Política

Jordi Sànchez pide al Supremo que le deje en libertad para ser investido president

El diputado argumenta que su excarcelación garantizará "el normal funcionamiento de las instituciones catalanas".

El número dos de JxCat, Jordi Sànchez, en prisión desde el pasado 16 de octubre, ha vuelto a pedir al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena su puesta en libertad después de ser propuesto como candidato a la presidencia de la Generalitat por Roger Torrent, presidente del Parlament de Catalunya. La investidura tendría lugar el próximo lunes 12 de marzo.

Mediante un escrito, la defensa del exlíder de Assamblea Nacional Catalana ha subrayado la voluntad de su representado y la de su grupo de respetar la "legislación vigente", por lo que vuelve a aparcar la vía unilateral. Como demostración de esta voluntad, se pone de manifiesto la renuncia de Puigdemont tras el veto a la investidura decretada por el Constitucional.

"Si realmente la voluntad del Sr. Sànchez y de los restantes miembros de su candidatura hubiera sido la de rebelarse violentamente es evidente que en ningún caso se hubiera optado por presentar un candidato alternativo al Sr. Puigdemont a la presidencia del gobierno autonómico", argumenta Jordi Pina, abogado de Sànchez.

En caso de no lograr la libertad provisional, Sànchez pide que se le otorguen "permisos extraordinarios para poder acudir al acto de investidura previsto para el día 12 de marzo". Y añade que "en un sistema constitucional mínimamente respetuoso con las libertades ciudadanas, riesgos difusos para el orden público no pueden legitimar nunca la anulación de derechos políticos elementales, ni alterar tampoco el sentido de la voluntad de una cámara parlamentaria elegida democráticamente". Según ha expresado, los derechos políticos no pueden limitarse "hasta el extremo de impedir que un diputado todavía inocente" pueda presentar su candidatura ante una cámara parlamentaria por muy graves que fueran los delitos imputados.

Jordi Sànchez en un acto independentista antes de entrar en prisión "Jordi Sànchez en un acto independentista antes de entrar en prisión"

La situación de Sànchez

La última petición de libertad de Sànchez rechazada por el Supremo se produjo el pasado 6 de febrero. En ese último auto, Llarena consideró que persistía el riesgo de reiteración delictiva ya que el exlíder de ANC había "revalidado" su compromiso con la vía unilateral al resultar elegido diputado de JxCat. 

Sin embargo, sn su declaración como imputado por rebelión y sedición, Sànchez acató la Constitución y abandonó finalmente la vía unilateral. Llegó a prometer, imcluso, que dejaría su escaño si la mayoría independentista la retomaba.

En el escrito presentado este martes ante el Supremo reitera la "real voluntad" de Sànchez para actuar "políticamente de manera siempre pacífica y respetuosa con la legislación vigente", lo que dificulta que la CUP se mueva de la abstención a Sànchez tal y como anuncio el pasado sábado 3 de marzo. Con la abstención de la CUP, Sánchez no tiene los votos necesarios para ser investido, pues al no poder delegar su voto Carles Puigdemont y Toni Comín (los diputados que permanecen en Bruselas), Sànchez lograría 64 votos afirmativos por 65 negativos.

Artículos recomendados

Comentarios