John Lundvik gana el Melodifestivalen sueco y estará en Eurovisión por partida doble

John Lundvik gana el Melodifestivalen sueco y estará en Eurovisión por partida doble

El sueco de origen británico será intérprete de Suecia y co-compositor de la canción de Reino Unido.

Imaginen por un momento lo complicado que es llegar a representar a tu país en Eurovisión. De por sí no se elige a cualquiera, y casi siempre las preselecciones son un quebradero de cabeza para cualquier cantante. Convencer a la audiencia y a los jurados no es algo baladí, y con todo nadie te garantiza un éxito en el festival. 

Pues bien, con estas cosas John Lundvik ha superado todo lo visto. Y es que el sueco (de origen inglés), luego de quedarse a las puertas de representar a Suecia el año pasado, en este curso camino a Tel Aviv no solo ha ganado el Melodifestivalen llevándose todos los 12 puntos de la final, sino que además es co-compositor de la canción que Michael Rice llevará a Israel representando a Reino Unido

Así, el intérprete acudía ya al Friends Arena de Estocolmo con un hueco en la Green Room de Tel Aviv, aunque pese a ello se quitaba por fin la espina del año pasado. Con la canción 'Too Late For Love', claramente la mejor opción de la noche, Lundvik acompañado de cuatro coristas gospel ofrecerá una propuesta diferencial en Eurovisión, la que si no recuerda mucho al éxito del austriaco Cesar Sampson el año pasado tendrá muchas opciones de luchar por la victoria en Israel. 

Una final no demasiado brillante

Lundvik en la final del MelFest "Lundvik en la final del MelFest"

El Melodifestivalen es la preselección de preselecciones. Entre la SVT y Christer Bjorkman, año tras año los suecosmarcan tendencia en lo que a un show musical se refiere, creando cada curso modelo para Eurovisión, la que rara vez no producen los propios suecos.

Así, en muchas ocasiones el nivel musical queda en segundo plano por el espectáculo que supone ver un país volcado con su preselección nacional. Entre corazones, votos y un show que recorre toda Suecia, el MelFest 2019 no pasará a la historia por su componente musical, pese a contar con artistas eurovisivos que volvían años después. Casos como los de Anna Bergendahl (no consigue pasar a la final en 2010), Arvingarna (1993), o vueltas  de caras conocidas del Melodi como las de Nano, Wiktoria Jon Henrik Fjällgren han endulzado una final que tenía ganador horas antes de que comenzara el show. De hecho, la votación ya ha pasado a la historia.

Una victoria apabullante

Lundvik luce trofeo "Lundvik luce trofeo"

La SVT planteaba para 2019 un nuevo método de votación de público mucho más inclusivo. Dividiendo a la sociedad sueca en grupos de edad, el estudio demográfico pretendía ser mucho mejor, aunque el intento no ha sido del todo exitoso. Habiendo polémica durante todas las semifinales de que las franjas menos utilizadas (ancianos o niños) eran utilizadas por fans para engordar a sus favoritos, lo cierto es que por suerte un resultado tan apabullante de Lundvik ha evitado toda polémica. 

El excorredor de fondo (llegó a vestir la elástica sueca en más de una ocasión) partía con casi un 70% de porcentaje en las apuestas y cumplió con los pronósticos. Arrasando en el jurado internacional, donde los ocho países le dieron los doce puntos, el público nórdico no fue menos, sumando un total de 181 puntos, sacando 74 puntos al segundo clasificado. 

Un derroche vocal con dudas en los coros

El sueco tendrá dos propuestas en Eurovisión "El sueco tendrá dos propuestas en Eurovisión"

Respecto a 'Too Late For Love', la elección de John Lundvik compuesta por él mismo, nos encontramos una canción tremendamente festivalera en la que el artista no se luce a más no poder. Increscendo en todo momento, la elección sueca habla del amor como solución a todos los problemas, un mensaje global que puede calar en toda Europa y Australia.

Si a este combo se le suma una realización elegante con un manejo de luces de diez, Suecia en nada se ha aupado al top-3 en las apuestas de pago. Siempre con la duda de saber si la interpretación de Lundvik en el Melodifestivalen contó con algún coro pregrabado que no está permitido en Eurovisión, ya saben que lo que la SVT enseña en la final, es lo que acaba yendo a Eurovisión. Solventar los coros y una buena promoción puede cerrar el círculo de una canción que en principio no tiene competidores en su estilo de cara a Tel Aviv.

VALORACIÓN: ¿Alert Winner?

""

Entonces, ¿Suecia puede volver a ganar Eurovisión? Lo cierto es que hay mimbres para ello. John Lundvik presenta una opción tremendamente festivalera con una propuesta escénica sencilla pero atractiva. Si a esto se le suma que es un seguro vocalemente hablando, y que la canción es muy radiable, el combo será muy afín para televoto y jurados.

¿Sus carencias? Quizá que pueda recordar a Cesar Sampson. El recuerdo de 'Nobody But You' puede ser una mochila demasiado pesada para Suecia, al mismo tiempo que un alivio, al ver lo bien valorado que estuvo el austriaco por los jurados internacionales. El tiempo dirá, pero como cada 365 días, podemos decir que Suecia ha vuelto por la puerta grande. 

Comentarios