Japón, el país en donde los violadores quedan impunes porque la ley les ampara

Japón, el país en donde los violadores quedan impunes porque la ley les ampara

La culpabilidad depende de tecnicismos jurídicos y de la mentalidad de los jueces. Además, las violaciones son un tema tabú entre la sociedad nipona.

El pasado 11 de abril más de 400 personas protestaron frente a la Estación de Tokio (Japón) contra una serie de sentencias que han dejado libres a violadores porque la normativa en el país nipón deja lugar a varias interpretaciones. 

Y es que los magistrados japoneses reconocieron relaciones sexuales no consensuadas y sin embargo, exculparon a los acusados argumentando que las víctimas podrían haber "ofrecido más resistencia" o que el abuso no se llegó a producir. 

Entre los fallos a favor de los agresores se encuentra el del tribunal de Fukuoka, al sudoeste del país, que el pasado 12 de marzo declaró inocente a un hombre que asegura que "malinterpretó" la actitud de la mujer con la que se acostó. Ella iba casi inconsciente, pues vomitaba y perdía la consciencia. Se aprovechó de ella, pero el tribunal no lo considera violación. 

Una semana después, el tribunal de Shizuoka, en el centro de Japón, exculpó a un hombre de 45 años de haber violado a una mujer de 25 años al argumentar que la agresión no fue "intencional" ya que la víctima no ofreció resistencia. Lo que le ocurrió a la mujer es que se encontraba en estado de shock. Pero el caso que más ha impactado es el de las continuas violaciones de un padre a su hija de 19 años. El juez falló a favor del padre al no considerar probado que a la víctima le fuese "extremadamente difícil resistirse".  

"Las violaciones son un tema tabú en Japón"

La violaciones en Japón, una lacra "La violaciones en Japón, una lacra"

La activista Akiko Matsuo, una de las organizadoras de la protesta, explicó a la agencia Efe que estas sentencias son "misóginas e injustas" y señala que reunir a 400 mujeres en Japón para que protesten contra las violaciones es un "hito importante" ya que se trata de un tema tabú en la sociedad nipona. 

Sin embargo, la protesta no queda ahí porque repetirán las concentraciones en otras ciudades del país. Este mismo sábado protestarán en Tokio, Osaka y Fukuoka. Y es que como apunta la activista, su intención es que la sociedad japonesa reaccione: "es una protesta contra la sociedad japonesa, es la que permite que se produzcan estos fallos".

Otra de las razones que da Matsuo a que estas sentencias es "el reconocimiento de que las relaciones sexuales no consensuadas son violación no ha calado entre los hombres japoneses en absoluto". Además, la activista teme que estos fallos "fortalezcan la idea en la sociedad japonesa de que las mujeres no tienen derechos humanos". 

Es necesario probar las víctimas no pudieron defenderse

Las violaciones en Japón dependen de la capacidad de resistirse de la víctima "Las violaciones en Japón dependen de la capacidad de resistirse de la víctima"

La normativa japonesa no considera violadores a los agresores que han mantenido relaciones sexuales sin consentimiento. Para que entren en prisón, las victimas tienen que probar que la violencia ejercida por el agresor les supuso "extremadamente difícil resistirse".

En el código penal japonés, desde una enmienda en 2017, la violación está tipificada como "relación sexual forzada", y permite reconocer a los hombres como víctimas. Asimismo, si se produce la violación "aprovechadno la pérdida de conciencia o incapacidad para resistirse" de la víctima, la ley se refiere a ello como "quasi relación sexual forzada".

La abogada Yumi Itakura explicó a Efe que estas sentencias "pueden tener una influencia muy negativa y disuasoria" en las víctimas de violación en Japón y considera que deben eliminarse los tecnicismos porque la cupabilidad depende de la "mentalidad del juez". "Existe una falta de formación de los jueces sobre la realidad de los casos de violación, incluida la situación psicológica de las víctimas". "Si no hay consentimiento, todo debería ser violación", sentencia la letrada. 

Comentarios