Buscar
Usuario

Política

James Stern, el afroamericano que se hizo líder de un partido neonazi para dinamitarlo

Stern ha conseguido dinamitar la formación neonazi más importante de Estados Unidos desde dentro.

La historia que ha acontecido estos últimos meses en Detroit puede llegar a rozar al comedia. Y es que James Stern, un hombre afroamericano, se ha quedado con todo el control del Movimiento Nacional estadounidense (NSM, así conocido por sus siglas). Esta formación es la más importante en el ámbito neonazi de Estados Unidos y Stern, curiosamente, es el líder de este grupo político. Vaya, vaya.

Stern ha conseguido dinamitar la formación neonazi más importante de Estados Unidos desde dentro "Stern ha conseguido dinamitar la formación neonazi más importante de Estados Unidos desde dentro"

Lo que ha hecho Stern para muchos es equiparable a un Golpe de Estado. Vamos por partes. El NSM desde hace tiempo estaba dominado por su líder, Jeff Schoep. Stern, un veterano activista de 54 años de edad que se ganó poco a poco la confianza de Schoep, su gran 'amigo', consiguió que le cediera que formalmente la presidencia del grupo ultra después de muchos años de relación entre ambos.

Un varapalo al partido

El partido, además, tuvo que lidiar con una importante demanda por su participación en la gran marcha racista de Chalottesville (Virginia) de verano de 2017 y que finalizó con gavísimos disturbios y, además, con la muerte de una mujer blanca que fue atropellada por un vehículo que se lanzó premeditadamente contra los manifestantes antifascistas. Un asunto que debilitó muchísimo a Schoep.

Jeff Schoep "Jeff Schoep"

"Él sabía que tenía los miembros más vulnerables e impredecibles que había habido jamás en la organización", explicaba James Stern en una entrevista a The Washington Post. "Se dio cuenta de que alguien cometería un delito y que él iba a acabar siendo considerado responsable de ello", comentaba.

Con Schoep fuera del líderato, James Stern cogió el mando hasta el punto de 'inmolar al partido', tal y como comenta el ya exdirigente: "Él tiene ese trozo de papel, pero no está reconocido de ninguna manera como líder del Movimiento Nacional Socialista", comentaba Schoep. Por su parte, James Stern asumía la culpa de todo lo sucedido en la tragieda de Chalottesville: "Es decisión del Movimiento Nacional Socialista declararse culpable de todas las acciones recogidas en la demanda con él". Así pues, una vez acabe este pleito, Stern quiere convertir la web en una plataforma de educación.

Artículos recomendados

Comentarios