Buscar
Usuario

Vida

Han inventado el Testicuzzi, el jacuzzi para los testículos

Llega una nueva manera de experimentar placer: inventan el testicuzzi, un jacuzzi para los testículos.

Han inventado el Testicuzzi, el jacuzzi para los testículos

No, no es el nuevo 'satisfyer'para los hombres, pero hablamos de un jacuzzi para los testículos. Tu spa personal para tus partes más íntimas, burbujas por doquier donde tú quieras. Llega el testicuzzi.

A pesar de que al escuchar el nombre podríamos pensar que el testicuzzi es el nuevo juguete sexual de moda y que es raro que no hayamos sabido de su existencia en '50 sombras de Grey'; no, no es un juguete erótico.

Higiene y relax

El propósito de este mini jacuzzi es doble: higiene y placer. Pero, desafortunadamente para ti, el placer no es sexual. Es tipo... spa: Relajación y estar a gusto.

Para los creadores, es algo "exclusivo, diferente y novedoso". Claro, y tanto que novedoso, porque a saber en qué momento se te ocurre inventar un jacuzzi para los genitales... Además, aseguran que después de probarlo, "tus testículos sabrán a sabrosos y dulces sabores".

Jacuzzi para testículos

Si tras esta definición te apetece sentarte en burbujitas y probar el testicuzzi, puedes comprarlo en la web. Durante la preventa costará 39,95 dólares (35,99 euros), mientras que luego su precio ascenderá a 99,95$.

"For the nuts"

"For the nuts" es el lema de la marca, que básicamente significa "para los huevos". Los creadores, que no se han quedado únicamente en los simples testicuzzis, han sacado a la venta también algo para que te sientas aun más glamuroso:

Un testicuzzi bañado en oro de 14 kilates, que costará 10.000 dólares (9.009 euros, aproximadamente). Sí, es caro, pero... ¿qué hay mejor que tener un jacuzzi que suelte burbujitas para los testítuculos, y que, además, sea de oro?

Algunos artículos de la web de Testicuzzi "Algunos artículos de la web de Testicuzzi"

Sin embargo, todavía hay más.Si no te atreves aun con este nuevo invento, siempre podrás comprar algún llavero con forma de testículos, peluches de penes (bastante monos, por cierto), o muñequitos de ardillas (por "nuts", que literalmente significa nueces).

¿Y tú? ¿Te atreves con el testicuzzi?

Artículos recomendados

Comentarios