Buscar
Usuario

Vida

Se plantea un posible impuesto al jamón y a la carne roja para velar por nuestra salud

Un estudio advierte que la única manera de reducir el consumo de las carnes rojas es a través de un impuesto.

En 2015 desde la Organización Mundial de la Salud se realizó una advertencia sobre el consumo excesivo de la denominada carne roja. De hecho, la OMS la incluyó en una lista de alimentos que pueden llegar a producir cáncer y enfermedades cardiovasculares. Una vinculación que también señala a la elevada ingesta de productos cárnicos, procesados o no, que se viene observando en los últimos tiempos. Actualmente se supera los 100 kilos por persona al año en la gran mayoría de los países.

Una estudio publicado en el journal PLOS One ha propuesto una solución simple para "desacelerar" el consumo de carnes rojas: crear un impuesto. Un gravamen que según el análisis podría llegar a prevenir unas 200.000 muertes prematuras en todo el mundo. Económicamente supondría, según sus estimaciones a nivel global, un ahorro de hasta 400.000 millones en tratamientos en el sistema de sanitario y casi 200.000 millones en impuestos en las arcas.

El planeta y nuestra salud lo agradecerán

El excesivo consumo de carne roja puede ser perjucial para nuestra salud "El excesivo consumo de carne roja puede ser perjucial para nuestra salud"

Los encargados del estudio han cruzado los datos internacionales de consumo de carnes rojas con la incidencia que determinadas cantidades ingeridas tienen en nuestro organismo. Sin embargo, el gravamen hacia este tipo de carne aumentará o disminuirá dependiendo del consumo medio del país. Por ejemplo, en Estados Unidos, donde se produce un alto consumo, el precio de un bistec se tendría que elevar un 160%.

El informe revela que, si el consumo de carnes rojas bajara a nivel global un 60%, tanto el planeta como nuestra salud lo agradecerán: el primero, porque disminuirían las granjas industriales que contribuyen al calentamiento global y a la deforestación de ecosistemas; el segundo, aumentaría nuestra esperanza de vida y, a la vez, disminuiría la posibilidad de padecer cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Un impuesto impensable

¿Es posible poner un impuesto al jamón? "¿Es posible poner un impuesto al jamón?"

El problema es que la mayoría de países donde en su mercado tiene una extrema importancia este tipo de carnes, será muy difícil o imposible que impongan un impuesto de estas características. En España, con el alto consumo del jamón, a ningún gobiernose le pasaría por la cabeza una tasa. ¡Se armaría la de San Quintín!

Por eso, es prácticamente improbable que un impuesto de estas características, al menos a corto plazo, se haga oficial .En Dinamarca se intentó imponer una tasa similar al que se plantea en el estudio y tuvieron que retirarla por el rechazo social. De momento, la carne roja no se compara con el alcohol, el azúcar o el tabaco. Sin embargo, la batalla contra este tipo de carnes se tendrá que librar antes o después.

Artículos recomendados

Comentarios