Buscar
Usuario

Vida

El imperio 'PETA': la ONG animalista que vive en accionariados de multinacionales de moda

La ONG animalista busca acabar con el uso de lana o piel, pero las empresas en las que invierte continúan con este modelo mientras las acciones suben.

La organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) tiene gran repercusión a nivel internacional. Este grupo, que se registra como una ONG, define su trabajo en su página web "en cuatro áreas": granjas industriales, comercio de ropa, laboratorios e industria del entretenimiento.

El grupo cuenta con el apoyo de grandes personalidades procedentes de todos los ámbitos de la sociedad y asegura que se financia únicamente con las donaciones que ofrecen sus socios.

Sin embargo, su poder no se limita a realizar simples campañas de concienciación para fomentar que te reconviertas al veganismo o que no te compres bolsos o ropa fabricado con animales...

El poder que está ejerciendo esta plataforma se realiza desde el corazón del propio sistema económico e intentando acceder a los despachos de los consejos de administración. Aunque falta comprobar qué éxito está cosechando en la práctica y cuáles son los beneficios que reciben.

No podemos olvidar que muchas empresas tienen la potestad de vetar la presencia de inversores que no cuenten con un número determinado de acciones. Muchas de estas empresas, por cierto, continúan manteniendo su modelo de negocio de manera intacta mientras que las acciones en las que ha invertido PETA continúan subiendo en bolsa.

La última de todas las operaciones: la compra de la británica Boohoo

Las cuentas de PETA marchan. La presencia de personalidades destacadas permiten sostener su estructura a base de donaciones. Y, como hemos comentado, su poder se extiende hacia el corazón del sistema económico que se materializan en inversiones en los mercados. Todas ellas, aseguran, tienen fines muy concretos.

La última operación se ha materializado en la multinacional Boohoo. Esta empresa destacada en el sector de la moda cuenta con una gran cartera de marcas entre las que incluyen a PrettyLittleThing y Nasty Gal. La ONG ha pasado a convertirse en uno de sus accionistas para, aseguran, presionar al Consejo de Administración a la hora de abandonar el uso de lana como materia prima.

La última inversión de PETA es Boohoo "La última inversión de PETA es Boohoo"

La operación se produjo inmediatamente después de que Boohoo reculara a la hora de ejecutar esta medida, a la que se había comprometido en el pasado. "Como accionista, PETA Estados Unidos podrá presionar a la gerencia del retailer para que sea responsable con los accionistas y los animales al demostrar que no vale la pena patear, golpear y matar ovejas para obtener un suéter o una bufanda", ha afirmado su directora de Proyectos Corporativos, Yvonne Taylor.

En el momento en el que escribimos estas líneas, las acciones de Boohoo cotizan en la Bolsa de Londres a 222 euros. Con esta entrada, la dirección de la compañía asegura ahora que discutirán para "impulsar la gestión de la empresa de forma responsable con los animales", aunque sin concretar medidas.

Tras alcanzar mínimos, las cuentas de esta multinacional británica comienzan a subir en Bolsa nuevamente, desde el momento anterior a que se produjera oficialmente la compra por parte de PETA.

Dentro del accionariado de firmas de lujo

La organización continua en el accionariado de firmas de lujo como Hermès "La organización continua en el accionariado de firmas de lujo como Hermès"

Las operaciones de PETA no se reducen a Boohoo. La ONG cuenta en su poder con una importante cartera de acciones dentro de las grandes firmas de lujo con la que quiere cambiar todo el sistema desde la cúspide.

Entre las más destacadas se encuentran Hermès, la multimarca de lujo Farfetch o LVMH, un conglomerado francés líder en el sector del lujo que controla firmas como Louis Vuitton, Christian Dior, Fendi y la más popular Sephora.

Porque, a pesar de que política de inversiones siempre se ha centrado tradicionalmente en la industria farmacéutica, el auge del denominado como 'fast fashion', es decir, la popularización de colecciones de moda cada quince días, así como la extensión del comercio electrónico, han decantado la balanza hacia la industria de la moda.

Compras sin resultados y una excepción

Una de las firmas más destacadas en su cartera es, precisamente, la portuguesa Farfetch. Esta plataforma nació como una especie de Amazon dedicado en exclusiva a las firmas de moda más exclusivas de moda. Allí nos encontramos marcas tan destacadas como Gucci, Balenciaga, Alexander Mcqueen o Versace.

En un primer momento, ningún inversor apostó por esta vía de negocio, ya que la gran tendencia a las falsificaciones y la -aún- falta de implantación del comercio electrónico en la primera década del siglo XXI (nació en 2007), planteaban un fracaso anunciado. Nada más lejos de la realidad. Tras un reciente repunte, la compañía cotiza actualmente a 23,46 euros y promete subir como la espuma en los próximos meses.

La compañía salió a los mercados el pasado 21 de agosto de 2018. Desde entonces, comenzó a subir en valor hasta que PETA compró acciones el 24 de septiembre de 2018, con la intención de aumentar la presión anti-pieles. Sin embargo, sus intenciones no han conseguido los resultados esperados.

Las empresas en las que invierte PETA continúan vendiendo productos elaborados con lana o piel mientras las acciones suben "Las empresas en las que invierte PETA continúan vendiendo productos elaborados con lana o piel mientras las acciones suben"

En la plataforma se venden todo tipo de productos elaborados con piel, entre ellos, este bolso de Hermèselaborado con piel de becerro al 'módico' precio de 8.828 euros. Ambas compañías cuentan con PETA dentro de sus accionariados desde hace varios meses. También hay artículos de este tipo elaborados por otra de sus compañías, Louis Vuitton o una larga cartera de abrigos de piel de grandes firmas como Prada.

Como hemos comentado, otra de las finalidades de PETA con estos movimientos pasa por eliminar el uso de lana. Sin embargo, algunas firmas Christian Dior continúan elaborando prendas de todo tipo a base de esta materia, ya sean jerseys, chaquetas e incluso pantalones.

Entre las firmas que PETA controla, hay una excepción: Sephora. La conocida red de tiendas de productos de belleza vende en sus establecimientos varios lineales de productos que no han sido testados en animales y que son aptos para veganos.

Grandes personalidades

Alaska es una de las personalidades españolas que ha colaborado con mayor frecuencia en las labores de PETA "Alaska es una de las personalidades españolas que ha colaborado con mayor frecuencia en las labores de PETA"

La asociación ha conseguido convertirse en una auténtica referencia a la hora de reivindicar el trato a los animales. Gracias a ello ha conseguido desarrollar todo tipo de campañas a lo largo del mundo.

Entre las personalidades más destacadas que se han comprometido con la estructura de la organización se encuentran el cantante de Red Hot Chili Peppers, Anthonu Kiedis; Leona Lewis, los miembros de Linkin Park, Miley Cirus, Naomi Campbell o, en España, la cantante Alaska.

Sin duda, las inversiones en empresas de primer nivel necesitan estar respaldadas por un buen colchón económico. Y, en función del resultado, también puede implicar grandes movimientos de cara a favorecer el estado de las cuentas.

Sin embargo, como hemos comprobado, muchas firmas no han reaccionado aún a las peticiones de su accionista más controvertido. ¿Realmente estamos hablando de una estrategia acertada? Y, sobre todo, llegado el caso, ¿es ético poder obtener réditos de una empresa que se lucra en contra de los valores que defiendes?

Artículos recomendados

Comentarios