Buscar
Usuario

Noticias

Se aguanta un estornudo y termina desgarrándose la faringe

El hombre, ya recuperado, pudo llegar a sufrir un aneurisma cerebral.

Un británico de 34 años ha hecho historia al ser la primera persona que se desgarra la faringe por un estornudo. El hombre acudió de urgencias al Hospital Universitario de Leicester sin apenas voz y con serios dolores a la hora de tragar tras aguantarse un estornudo por educación tapándose nariz y boca a la vez. 

Desconocemos las circunstancias que llevaron al joven a no dejar fluir libremente su estornudo, pero el remedio para impedirlo perforó su faringe. El hombre relató a duras penas que había sentido un crujido, conocido como crepitación, como más tarde reveló la inspección médica. La crepitación consiste en un cúmulo de burbujas de aire infiltradas en el tejido y músculos del cuello y los pulmones debido a la perforación de la estructura.

Radiografía del paciente, donde se señalan las bolsas de aire expandidas por la garganta "Radiografía del paciente, donde se señalan las bolsas de aire expandidas por la garganta"

La crepitación se había dado en otros pacientes, provocada siempre por una tos o vómito intensos, nunca por un estornudo. Ante la viralización de la noticia, la doctora Wanding Yang, encargada de diagnosticar el caso, aprovechó para advertir de que "contener el estornudo bloqueando nariz y boca es una maniobra peligrosa, y debe ser evitada". Dicha combinación ya provocó en 2016 otro suceso sorprendente: un diente volando por la nariz.

Pudo haber sido aún peor

Los cirujanos no podían creer lo que estaban presenciando "Los cirujanos no podían creer lo que estaban presenciando"

Tras las primeras pruebas, el británico fue ingresado en el hospital con un tratamiento conservador. Ante la imposibilidad de tragar alimento, se le colocó una sonda nasogástrica, y recibió tratamiento con antibióticos. Al cabo de una semana, la garganta ya estaba en mejores condiciones, por lo que se pasó a una dieta blanda, ya sin la sonda. Poco después, el paciente recibiría el alta, aunque ha tardado más de dos meses en recuperarse por completo. 

A pesar de la gravedad, se podría decir incluso que el hombre ha tenido suerte. O eso asegura la doctora Yang, que insiste en que la maniobra podría haberle provocado "numerosas complicaciones, como aire atrapado en los pulmones, perforación de la membrana timpánica o un aneurisma cerebral". Seguro que a partir de ahora buscará nuevas formas de ser educado a la hora de estornudar. 

Artículos recomendados

Comentarios