Buscar
Usuario

Noticias

Un hombre se encadena a la puerta de un McDonald's de Rusia: "¡No puedo comer la comida que he comido toda mi vida!"

Lejos de movilizarse contra la invasión de Ucrania, Luka Safronov llegó a encadenarse en contra del cierre de la cadena de comida rápida.

Un hombre se encadena a la puerta de un McDonald's de Rusia: "¡No puedo comer la comida que he comido toda mi vida!"

McDonald's, la cadena de comida rápida estadounidense, ha anunciado el cierre temporal de todos sus establecimientos en Rusia ante la invasión de Ucrania. Esta medida se une al abandono de todo tipo de multinacionales, como Coca-Cola o Starbucks, en un movimiento que puede generar un gran daño en la economía del país eslavo.

A modo de protesta por el fin de las hamburguesas, el pianista Luka Safronov, hijo del conocido artista ruso Nikas Safronov, no dudó en manifestarse en contra de la clausura de su restaurante favorito. Nada de la guerra. Todo por el cierre de McDonald's.

El bueno de Luka tuvo la idea de acudir a su establecimiento de McDonald's favorito y encadenarse a las puertas en señal de protesta. La policía rusa actuó inmediatamente para detenerlo, con el fin de garantizar el cierre del establecimiento. Los agentes le acusaron "de un delito de vandalismo menor y le pusieron una amonestación", tal y como ha explicado a través de sus redes sociales.

"¡Ahora no puedo comer la comida que he comido toda mi vida!"

Luka Safronov se pronunció posteriormente a través de sus redes sociales, con un vídeo que publicó en su canal de Telegram en el que exhibió las razones que le llevaron a encadenarse a la puerta de este restaurante, frente a la acción de la policía.

"¡Ahora no puedo comer la comida que he comido toda mi vida! ¡No puedo viajar y ver el mundo! ¡Me han privado de las tecnologías que se han desarrollado también gracias a mis compatriotas!", ha lamentado.

Luka explica que nació en 1990, nueve meses después de la apertura del primer restaurante de McDonald's en el país. "A al misma vez que McDonald's, llegaron a mí la libertad de elección, de movimiento y de la consecuencia de mis valores morales propios", asegura.

"Me centro en McDonald's porque es el primer soplo de aire fresco que tuvimos en 1990 y ahora sus hamburguesas se han convertido en un símbolo de violación de las libertades", ha dicho. Además, ha llamado a aquellos que han comentado su peso tras ver el vídeo en el que aparece encadenado a la puerta del restaurante: "Peso más de 270 kilos. Es mi decisión, mi autoestima y mi libertad".

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar