Un hombre es condenado por violación tras quitarse el condón sin avisar a su pareja

Un hombre es condenado por violación tras quitarse el condón sin avisar a su pareja

La Corte Criminal de Lausana, en Suiza, ha condenado a un hombre de 47 años por quitarse el preservativo sin que su compañera sexual lo supiera, el acto ha sido catalogado de violación.

Noticias Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina 13 Enero 2017 17:30

Mantener relaciones sexuales sin preservativo sin que la pareja sea conocedora de este factor puede llevar a una persona a ser condenada a prisión. Así ha ocurrido en Suiza, donde la Corte Criminal de Lausana ha impuesto pena de cárcel un año a un hombre de 47 años por quitarse el condón a mitad del acto sexual sin que su compañera lo supiera. Al no tener antecedentes, el implicado no tendrá que ingresar en ninguna institución penitenciaria, pero esta pena, pionera en el país según informaba el abogado de la víctima, debe servir de ejemplo para todo aquel que quiera utilizar este u otro tipo de engaño durante el acto sexual. 

La sentencia ha sido dictada este lunes, pero los hechos ocurrieron hace un año. La pareja, ella suiza y él francés, se habían conocido por medio de la aplicación Tinder. En su segunda cita mantuvieron relaciones sexuales, y aunque él se había colocado el preservativo en un principio, la mujer no se dio cuenta hasta el final que el ya no lo llevaba, y es que él, a mitad del acto sexual, se lo había quitado sin que ella se diera cuenta para poder continuar la penetración de una manera que le resultara más placentera. ¿Os suena? Si el hecho de que esta conducta pueda acarrear prisión nos sorprende, es porque es bastante más común de lo que desearíamos.

Quitarse el preservativo, un acto de riesgo para la salud

Sexo deseado y seguro, ¡siempre! "Sexo deseado y seguro, ¡siempre!"

No debería ser necesario recordar que no utilizar condón durante la penetración expone, por un lado, a la mujer a tener un embarazo no deseado, y por otro, a ambos miembros de la pareja sexual a contagiarse de Enfermedades de Transmisión Sexual. Éstas no suponen sólo una infección incómoda, picores y granos embarazosos que tengas que tratarte temporalmente. El Virus del Papiloma Humano aumenta el riesgo de padecer cáncer de cuello de útero, y además está una de las enfermedades más devastadoras del siglo pasado, el VIH y el Sida. Por tanto, la gravedad de obligar a tu pareja a mantener sexo sin protección es poner su vida en peligro, por lo que no debemos sorprendernos de que pueda llegar a suponer pena de cárcel.

Además del riesgo de salud, la razón por la que este hombre ha sido condenado por violación es que cometer en el sexo un acto de engaño, obligación, o cualquier otra práctica que no incluya el consentimiento de una de las partes, es legalmente una violación.

Luchando contra la cultura de la violación

Cualquier tipo de engaño durante la relación sexual supone un acto de violación "Cualquier tipo de engaño durante la relación sexual supone un acto de violación"

Esta sentencia supone un paso adelante en la lucha contra la llamada cultura de la violación, que son todos aquellos hábitos y costumbres sociales, que tenemos como aceptadas y normalizadas, pero que en realidad suponen actos de violación contra las mujeres. Desde la cosificación sexual de la mujer, la petición reiterada de relaciones sexuales pese a las negativas, el falso consentimiento según el cual la mujer accede a mantener relaciones sexuales con un hombre por chantaje, insistencia o miedo (dentro y fuera de la pareja formal y/o matrimonio); también lo es el culpar a la víctima de las violaciones y el acoso sexual, el realizar prácticas sexuales que la mujer no ha permitido... estos son algunos ejemplos que responden a esa idea general de que el cuerpo de la mujer es un instrumento de placer sexual disponible en todo momento, ya sea el de una o el de otra.

También se habla de la diferencia entre un sexo consentido o consensuado, equilibrado, deseado por ambas partes. El consentimiento nos lleva a referirnos al sexo como algo que "aceptamos" pero no "deseamos", como referenciaba Iratzun Varela en aquel capítulo de El Tornillo.

Comentarios