Un hombre acuchilla a 19 personas en un centro de discapacitados en Japón

Un hombre acuchilla a 19 personas en un centro de discapacitados en Japón

Satoshi Uematsu, un joven de 26 años y ex trabajador del centro de discapacitados psíquicos, asesina a 19 de sus pacientes y hiere a otros 26. Este ataque supone la mayor matanza en Japón tras la Segunda Guerra Mundial.

Noticias Manu Barrena Manu Barrena 26 Julio 2016 09:23

Un hombre de 26 años atacó en la madrugada del martes un centro para personas discapacitadas situado en la ciudad Sagamihara, al oeste de Tokio, dejando a su paso 19 muertos y 26 heridos, 20 de los cuales se encuentran en estado crítico. El atacante, identificado como Satoshi Uematsu, era un antiguo trabajador del centro, por lo que se sospecha que el móvil pueda estar relacionado con algunos actos relacionados con su dimisión en febrero de este año tras más de 3 años de actividad laboral en el centro.

El asesino atacó a 19 internos del centro entre 18 y 70 años entre los que se encuentran nueve mujeres y diez hombres. Debido al alto número de heridos críticos se espera que el número de fallecidos pueda aumentar en las próximas horas. A pesar de ello, este ataque supone la mayor matanza del país desde que finalizara la Segunda Guerra Mundial.

Según el cuerpo de policía de la región donde se efectuó el crimen, Uematsu habría asaltado el edificio alrededor de las 2 de la madrugada del martes (hora local) con un martillo para, poco después, empezar a atacar a los pacientes que se encontraban en el interior del centro. La policía fue alertada tras recibir una llamada de uno de los trabajadores del edificio aunque el propio Uematsu se entregó en una comisaría con tres cuchillos y herramientas afiladas una hora después del suceso. "Quiero a las personas con discapacidad fuera de este mundo" afirmó el asesino según explicaron varios medios de comunicación nipones.

Un hombre con antecedentes psiquiátricos

El asesino fue trabajador del centro hasta febrero de 2016. El mismo día de su abandono, Uematsu intentó entregar una carta a un diputado local mostrando su intención de matar a "470 discapacitados por el bien de Japón" además de "lograr un mundo en el que las personas discapacitadas puedan recibir la eutanasia con consentimiento de un tutor" debido a la dificultad de sus vidas. Debido a este suceso, la policía de la ciudad alertó al Ayuntamiento de que podía cometer algún tipo de acto violento.

Fue entonces cuando Uematsu fue ingresado en un centro psiquiátrico por ser considerado un peligro para los demás, donde fue sometido a varias pruebas. Tras doce días, fue dado de alta el 2 de marzo ya que los especialistas consideraron que su situación había mejorado y ya no suponía ningún peligro para la sociedad.

Comentarios