Buscar
Usuario

Ciencia

La droga preferida por los gatos que podría ayudar a tratar el cáncer

El químico natural que causa euforia en los felinos, podría ayudar a sintetizar otros compuestos utilizados en la quimioterapia.

Aunque muchos piensen que el ser humano es la única especie del mundo que se droga con fines recreativos, esto no termina de ser del todo cierto. Se dan casos en delfines, renos, mandriles o cabras. Pero uno de los casos más conocidos es el de los gatos y la planta 'Nepeta cataria', también conocida comunmente como 'hierba gatera'.

Se trata de una especie típica de Europa, Asia occidental y Norteamérica, utilizada en el pasado para tratar picaduras de escorpión. Sin embargo, los gatos disfrutan mucho de ella y no precisamente por sus propiedades curativas. Aunque se calcula que aproximadamente un tercio de los gatos no perciben efectos psicológicos, la mayoría se muestran especialmente juguetones e incluso llegando a tener alucinaciones, al olisquearla o revolcarse en ella.

La sustancia responsable es la nepetalactona, un terpeno empleado por la propia planta para repeler a los insectos. Los terpenos son compuestos orgánicos empleados industrialmente para la farmacología entre otros ámbitos. Gracias a un estudio publicado en Nature Chemical Biology por científicos del Centro John Innes en Reino Unido, se ha conocido recientemente su proceso de síntesis, útil para la producción de otros terpenos utilizados en tratamientos de quimioterapia.

Un gato pasándolo bien gracias a la nepetalactona "Un gato pasándolo bien gracias a la nepetalactona"

Posible utilidad para el tratamiento contra el cáncer

Con el fin de comprobar el proceso de la nepetalactona, los científicos analizaron sus posibles rutas de síntesis, descubriendo que se trata de un proceso de dos pasos con la intervención de dos enzimas distintas. La primera activa el compuesto y la segunda cataliza la reacción, dando lugar a la nepetalactona.

Los investigadores creen que el procedimiento es muy similar al empleado en la síntesis de la vincristina y la vinblastina, ambas terpenos de origen vegetal con propiedades anticancerígenas y un gran potencial como compuestos quimioterapéuticos. El siguiente paso sería comprobar si es así, de modo que se pueda diseñar un nuevo proceso de obtención de cara a la industria farmacológica.

Artículos recomendados

Comentarios