Buscar
Usuario

Vida

Gusano de harina: La Unión Europea autoriza por primera vez un insecto como alimento

Después de meses de debate, la Unión Europea ha autorizado al gusano de la harina como alimento después de las respectivas inspecciones.

Gusano de harina: La Unión Europea autoriza por primera vez un insecto como alimento Gusano de harina: La Unión Europea autoriza por primera vez un insecto como alimento

Foto: Redes sociales

La Unión Europea ha considerado al gusano de la harina o larva de escarabajo oscuro como un alimento, siendo la primera ver que autoriza a un insecto para dicho fin. Según ha informado la Comisión Europea, se puede comer a modo de picoteo o utilizarse como ingrediente para elaborar otros alimentos.

Esto ha ocurrido a raíz de que Bruselas propusiese su autorización después de haberlo consultado a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Tras una reunión en el Comité Permanente de Vegetales, Animales, Alimentos y Piensos de la Unión Europea, los experto de los diferentes Estados miembro han optado por su autorización.

Se ha estudiado su autorización

Sin embargo, la EFSA ha advertido de que el consumo de este insecto también podría provocar reacciones alérgicas a quienes ya la tienen con los ácaros del polvo o los crustáceos, dado que comparten unas mismas proteínas. A pesar de todo, en el comité concluyó en enero que "no existen problemas de seguridad" ni es perjudicial para el ser humano.

Además, la estabilidad de este alimento también ha sido inspeccionada y se ha confirmado que será apta para su consumo siempre que se cumplan los límites específicos de conservación y demás. Por lo tanto, podrá utilizarse incluso como suplemento proteico en forma de polvo o a modo de snack.

Esto no es algo nuevo

No es la primera vez que se comercializan insectos a modo de alimentos, dado que ya lleva un tiempo vendiéndose en algunos supermercados snacks de esta procedencia. En 2018 entró en vigor un reglamento sobre nuevas formas de alimentación en la Unión Europea.

La EFSA recibió una gran cantidad de solicitudes para que se pudiese cubrir esta fuente de alimentos, donde se incluyen algunos como los derivados de las plantas, algas, algunas frutas no autóctonas e insectos comestibles. Esto también responde a ciertas gastronomías tradicionales que no tienen dónde comprar insectos.

Artículos recomendados

Comentarios