Buscar
Usuario

Política

Guerra Ayuso-Génova: las claves del desencuentro que amenaza con desestabilizar al PP

Los desencuentros en el PP por la celebración del congreso regional han llegado a materializarse en bloqueos de WhatsApp y una división interna.

Guerra Ayuso-Génova: las claves del desencuentro que amenaza con desestabilizar al PP Guerra Ayuso-Génova: las claves del desencuentro que amenaza con desestabilizar al PP

Foto: PP

El enfrentamiento en el seno del Partido Popular se recrudece con el paso de los días y en el peor momento, cuando la formación lidera las encuestas y necesita unidad interna para sostenerse en esta posición.

La pugna tiene como motivo velado el poder que puede alcanzar la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a nivel interno, precisamente cuando todavía mantiene el impulso que obtuvo el pasado 4 de mayo y en muchos sectores se aprecia que podría ser una rival dentro del PP en caso de que Pablo Casado sufra otro revés electoral.

El sector que apoya a Ayuso defiende que el congreso para renovar los órganos internos del PP madrileño debería celebrarse cuanto antes, como muy tarde en marzo. La dirección nacional del PP, Génova, por su parte, defiende que debería elegirse la nueva dirección en mayo o junio.

En este caso, hay argumentos contrapuestos. Los 'ayusistas' sostienen que Génova está renovando el partido a nivel local (agrupaciones en municipios, de cara a las elecciones de 2023), con una gestora que no tiene tales competencias y que está imponiéndose pese a estar de salida. Génova, por su parte, recuerda que la propia Ayuso apoyó el calendario congresal que se aprobó en una Junta Directiva Nacional hace más de un año.

El sector de Isabel Díaz Ayuso mantiene que sobrepasar el mes de marzo es ilegal, puesto que incumple los plazos marcados en los estatutos para la gestora que gobierna el partido desde la dimisión de Cristina Cifuentes.

En este último sector, destaca el secretario general del PP, Teodoro García Egea. Él es uno de los, al menos, 15 contactos que Ayuso bloqueó en WhatsApp en al pugna por el control regional del partido. El sector que apoya a Ayuso ha amenazado con una rebelión interna contra él (considera que grupos de afiliados de Galicia o Andalucía, entre otros territorios, se removerían por sus últimos cambios a golpe de mesa), mientras que Génova recuerda: "sería como hacerse el harakiri", ha declarado un miembro de la directiva a LaSexta. No es la primera vez en la historia del PP que se condena al partido por retrasar un congreso.

División

La dirección del PP mantiene sus posiciones y no hará concesión alguna a Ayuso, al menos en cuanto a los plazos de celebración del Congreso. Y falta conocer qué posibilidad existe de un candidato alternativo, puesto que Almeida ha entrado en muchas quinielas y Ayuso amenaza con limpiar cualquier rastro de los afines a Egea en cuanto llegue al poder: entre ellos, miembros relevantes como la actual secretaria general madrileña, Ana Camins, o la presidenta de Nuevas Generaciones, Ana Isabel Pérez, con quien mantiene un enfrentamiento público desde hace años.

Los apoyos de Ayuso a nivel interno están en duda. Un dirigente regional explica al diario ABC que el apoyo entre los dos bandos se decanta hacia Egea: un 30% para Ayuso y un 70% para la dirección nacional del PP. De hecho, destacan que durante la última reunión en Génova solo hubo una docena de intervenciones y que los apoyos a la presidenta madrileña no llegaron a la mitad.

Sin embargo, Isabel Díaz Ayuso mantiene el apoyo de gran parte de su gobierno y su grupo parlamentario, no al completo. También el de una figura de peso como la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que ha reclamado que el cónclave se celebre sin que haya "más dilaciones indebidas".

La crisis se agrava por momentos, especialmente desde que el entorno de Ayuso impone un veto prácticamente completo al secretario general del partido, Teodoro García Egea, al que retiran incluso la condición de interlocutor del partido. Y, desde el otro frente, también se niega la presencia del jefe de Gabinete de la presidenta, Miguel Ángel Rodríguez.

Ayuso espera, mientras tanto, un pronunciamiento claro y contundente del presidente nacional del PP, Pablo Casado, que se mantiene en un segundo plano en esta crisis. Sin embargo, Casado ha unido su destino a Egea y no se espera, al menos de momento, una desautorización pública del secretario general, en una guerra que dejará vencedores y vencidos.

Artículos recomendados

Comentarios