Solo tres meses sin empleo a un Guardia Civil tras pillarle con media tonelada de hachís

Solo tres meses sin empleo a un Guardia Civil tras pillarle con media tonelada de hachís

Fue condenado por la justicia civil a un año de prisión y 280.414 euros de multa pero el cuerpo policial le ha reducido la condena considerablemente.

Noticias Christopher Mackenzie Christopher Mackenzie 21 Septiembre 2017 12:56

La justicia en España tiene a veces una forma extraña de actuar. Un cabo de la Guardia Civil fue sorprendido en agosto 2002 con 528 kilos de hachís y condenado en julio 2008 por un juzgado civil a un año de prisión y al pago de una multa de 280.414 euros. Sin embargo, la propia Benemérita ha reducido la condena a tan solo tres meses suspendido de empleo y sueldo.

Hace ya más de 15 años sorprendieron al cabo aparcando una furgoneta en Burriana (Castellón) con 528 kilos de hachís valorados en 732.611,15 euros. Al día siguiente, otra persona fue detenida en el mismo vehículo con 289 kilos valorados en 389.048 euros. El agente fue condenado seis años más tarde a un año de prisión y al pago de una cuantiosa multa.

Solo tres meses sin empleo

La Guardia Civil le abrió un expediente disciplinario justo cuando el agente había solicitado una excedencia. La investigación no se pudo abrir hasta su regreso. Fue entonces, tras varios años de pesquisas, cuando el cuerpo le condena. Primero iban a ser 20 días. Sin embargo, el Teniente General del Mando de Operaciones dedició aumentarla por considerarla una infracción grave y se le condenó a tres meses de suspensión de empleo.

Agente de la Guardia Civil "Agente de la Guardia Civil"

El agente recurrió la sentencia a un tribunal militar tras asegurar que se encontraba de excedencia cuando le condenaron y alegando que la infracción, por tanto, ya había prescrito. Sin embargo, según informa El Diario, el Tribunal Militar Central ha ratificado la condena a tres meses sin empleo impuesta por la Guardia Civil y el cabo no ha llevado a cabo ningún coste judicial por las alegaciones.

Condenas firmes

No es la primera vez que un Guardia Civil tiene problemas legales a causa de las drogas. Otro agente fue condenado a tres años y medio de prisión y al pago de una multa de millón y medio de euros por pertenecer a una banda conformada por seis personas que intentó introducir media tonelada de hachís desde Marruecos a España. El agente aprovechó una baja por enfermedad y ayudó a la banda criminal con sus conocimientos sobre las actuaciones policiales ante estos hechos. En esta ocasión, la entrada a prisión de los seis integrantes, incluído el Guardia Civil, es firme.

Comentarios