Buscar
Usuario

Noticias

A juicio un Guardia Civil por matar a un marroquí de un disparo en la sien: "Invocó a Alá"

El acusado enfrenta 21 años de prisión tras haber disparado a su víctima de manera indiscriminada.

Ángel Luis V. J. enfrenta una condena de 21 años de prisión por matar, cuando ejercía como Guardia Civil, a un ciudadanos de Marruecos que, según afirma, contaba con motivaciones terroristas. También ha reconocido que no había ninguna prueba concluyente, se ha demostrado que mintió en su declaración y su víctima no manifestó ningún tipo de conducta violenta.

Los hechos que ahora se juzgan se remontan al 25 de abril de 2016. Según el propio agente, cuando vio el coche y a su víctima, rápidamente "supe que era un terrorista", por lo que decidió que debía parar su coche a tiros.

La víctima no tenía ninguna relación con el Daesh ni mantuvo ninguna reacción violenta contra el agente "La víctima no tenía ninguna relación con el Daesh ni mantuvo ninguna reacción violenta contra el agente"

Ángel Luis V. J, que ha testificado ante el juez, también ha relatado que en ningún momento decidió matar a su víctima hasta que "invocó a Alá". Fue ese preciso momento cuando "instintivamente" le ejecutó.

El acusado salió aquel día de su casa con un machete y su arma cargada "porque le daba seguridad" y, a pesar de haber asesinado a su víctima con un tiro en la sien, asegura que !en ningún momento quise matarle, yo no me invento nada".

Sin embargo, algunas de sus afirmaciones cuentan con lagunas. Por ejemplo, cuando aseguró que el coche de su víctima iba cargado de bultos cuando, en realidad, se encontraba completamente vacío.

Todo comenzó con un leve choque entre ambos coches

El agente la emprendió a tiros contra su víctima por un leve golpe involuntario entre sus coches "El agente la emprendió a tiros contra su víctima por un leve golpe involuntario entre sus coches"

"Nuestros vehículos se rozaron de manera accidental y fortuita", ha asegurado. Este fue el principal motivo, en palabras del agente, por el que comenzó la situación: "Lo tenía que detener, esa era la alarma que tenía en la cabeza", ha afirmado. 

Fue en ese momento cuando cogió su arma y descerrajó dos disparos contra el coche de su víctima, para que no pudiera abandonar el lugar. Según su versión, sin embargo, el hombre salió de su vehículo y huyó corriendo. 

En ese momento, le gritó "Guardia Civil, alto", a lo que la víctima hizo caso omiso. Por ello, decidió dispararle hasta tres veces en las piernas desde unos 50 metros. El agente ha relatado, además, que su víctima podía llevar algo debajo, como un chaleco explosivo. El hombre llevaba un abrigo grande y abultado y no contaba con ningún artefacto.

Le disparó en la sien "sin querer matarle"

La Fiscalía pide 21 años de cárcel "La Fiscalía pide 21 años de cárcel"

Tras los primeros disparos, el guardia civil consiguió paralizar a su víctima. Cuando la alcanzó, le obligó a sentarse de rodillas. "Me daba miedo hasta tocarle", llegó a decir ante el juez.

Sin realizar ningún tipo de cacheo, el agente afirma que "empezó a invocar a Allah, se echó para atrás, bajó las manos... estaba convencido de que íbamos a volar por los aires. Pensé 'reventamos aquí' y fue cuando hice el fatídico disparo, de forma instintiva", ha afirmado.

El acusado, sobre el que pesa una pena de prisión de 21 años, ha asegurado que aquella época pasaba una mala etapa: "veía peligros por todos los lados". Pidió la baja por lumbalgia, pero nunca mostró síntomas de ninguna otra patología para evitar que le retiraran el arma "porque estábamos en nivel 4 de alerta antiterrorista".

Ángel Luis asegura que la muerte de su hermano, la ruptura con su pareja y unas secuelas de un tumor le llevaron a consumir bastante hachís y cocaína: "Me arrepiento muchísimo, si me pudiera cambiar por él, no le queda duda", remarcó". "Pagaré lo que tenga que pagar", ha afirmado.

El cadáver de su víctima, un ciudadano de Marruecos que fue asesinado el mismo de su cumpleaños, fue repatriado a los pocos días del incidente a su país natal. Su familia realizó el entierro en la más estricta intimidad.

Artículos recomendados

Comentarios