Buscar
Usuario

Política

Todas las dictaduras que los gobiernos del PP han tratado con honores de Estado

Los gobiernos del Partido Popular han recibido a una larga lista de dictadores en La Moncloa: recopilamos varios casos.

Todas las dictaduras que los gobiernos del PP han tratado con honores de Estado

La política internacional es uno de los puntos más complicados que se enfrenta en cualquier gobierno. La obligada estrategia de alianzas y el complejo tablero internacional (más aún, con un mundo globalizado y un marco que avanza a pasos agigantados a la multipolaridad), obligan continuamente a hacer lo que se denomina 'extraños amigos de cama'.

La reunión del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, con la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez ha sido objeto de polémica. El encuentro celebrado prácticamente a hurtadillas se ha realizado "para evitar una crisis diplomática", según el propio titular del Ejecutivo.

Bien es cierto que las relaciones entre ambos países no están completamente rotas y que los intereses de pesos pesados del mercado como Telefónica, Mapfre, Repsol, BBVA o Duro Gelguera estaban resintiéndose por las tensiones. Y que Ábalos ha actuado en calidad de miembro del Gobierno y no del PSOE.

Pero este movimiento ha abierto una grieta en la que el PP aprovecha para alejar al PSOE del centro político y acusarle de "aliarse con dictaduras". Llegados a este punto... ¿cuál es el historial del PP en este sentido? Vamos a analizar todos los vínculos que sus gobiernos han mantenido con dictaduras a lo largo de los últimos años.

1 Teodoro Obiang - Presidente de Guinea Ecuatorial

Rajoy, durante un encuentro con Teodoro Obiang "Rajoy, durante un encuentro con Teodoro Obiang"

Las relaciones de España con Guinea Ecuatorial son cercanas por los lazos culturales e históricos que mantienen ambos países. El problema, eso sí, es que el país africano se rige actualmente por un sistema dictatorial en el que Teodoro Obiang Nguema dirige un país lleno de recursos como una finca propia.

El mandatario guineano ha mantenido reuniones constantes con todos los inquilinos de La Moncloa. Incluidos José María Aznar (PP), José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) y Mariano Rajoy (PP). De hecho, durante este último ejecutivo, Guinea Ecuatorial ha sido una especie de escapatoria para muchos constructores asfixiados por la burbuja inmobiliaria en España, ya que el país tropical ha experimentado un crecimiento significativo que se ha traducido en el desarrollo de infraestructuras y viviendas.

El pasado mes de junio de 2014, Mariano Rajoy tuvo un encuentro con el propio Obiang. Allí, Rajoy aprovechó para pedir "el pleno respeto a los derechos humanos". Ese fue el titular que copó todas las portadas. Eso sí, rápidamente soltó una coletilla que no tuvo tanta repercusión: "Sin que nadie pueda dar lecciones a nadie". Es decir, sin injerencias ni presiones que puedan hacer tambalear el poder que Obiang ostenta con puño de hierro desde 1979 y sin visos de cambio en un país donde, por cierto, España todavía conserva mucha influencia cultural.

Aquel encuentro entre Rajoy y Obiang no volvió a hacer referencia a cuestiones tensas y terminó, como publicaba entonces el diario El País, "en un tono distendido y lamentando la rápida eliminación española en el mundial de fútbol".

2 Hassan Rohaní - Presidente de la República Islámica de Irán

"Rajoy sí que habla cara a cara con Rohaní [...] El presidente español anima al iraní a tranquilizar a la comunidad internacional sobre su programa nuclear". Estos son algunos de los comentarios con los que el diario La Vanguardia celebraba el encuentro de Rajoy con el presidente de la República Islámica de Irán, Hassan Rohaní, en la sede de la ONU. De hecho, la hazaña se coronaba con la siguiente frase: "Lo que no consiguió el presidente Barack Obama, sí que lo alcanzó Mariano Rajoy".

El entonces presidente español aprovechó para celebrar su reelección como presidente de Irán y el mandatario le respondió con una invitación "a visitar su país", señalaron entonces varias fuentes del encuentro en declaraciones a La Vanguardia.

3 Bruno Rodríguez - Ministro cubano de Exteriores

Rajoy con Bruno Rodríguez, ministro cubano de Exteriores "Rajoy con Bruno Rodríguez, ministro cubano de Exteriores"

Mariano Rajoy mantuvo varios puntos de acercamiento hacia el régimen cubano durante su mandato. Especialmente en la segunda legislatura, cuando envió a miembros de su Ejecutivo a La Habana en dos ocasiones: la primera, en 2016, con Ana Pastor y José Manuel Gacía-Margallo. La segunda, en 2017, con Alfonso Dastis.

El propio presidente tampoco ha dudado en recibir a miembros del gobierno de la isla en La Moncloa. Uno de esos encuentros, que en cierta medida remite al que han protagonizado Ábalos y Delcy Rodríguez; es el que protagonizó en abril de 2017.

En aquella fecha, Rajoy compartió una charla con Bruno Rodríguez, entonces ministro de Exteriores del régimen. Rajoy se justificó en el abandono de la línea dura contra La Habana marcada desde Bruselas y la necesidad de estrechar lazos con Cuba.

En este sentido, ambos países resaltaron la necesidad de alcanzar puntos de encuentro y aparcar las diferencias, algo que dejó de lado las reivindicaciones que España había realizado previamente en torno a la mejora de las libertades democráticas en las islas.

4 Familia Al Assad - Familia que ostenta el gobierno de Siria

Aznar, junto al dictador sirio Bashar al Assad "Aznar, junto al dictador sirio Bashar al Assad"

El mundo árabe ha sido un fetiche para José María Aznar y las dictaduras de corte baathista, diana de la rabia que se desató en las primaveras árabes de 2011, un aliado.

Los encuentros de Aznar en La Moncloa con Bashar Al Assad fueron frecuentes, en un contexto en el que el dictador sirio se paseaba por todas las plazas del Viejo Continente y era vendido como una especie de icono de la modernidad en Oriente Próximo.

Cuando se desató la guerra de Siria y se descubrieron las torturas a las que se sometía a los disidentes, Al Assad y su familia comenzaron a ser considerados como una especie de 'apestados' dentro de las democracias consolidadas.

José María Aznar, sin embargo, se mantuvo al margen. Uno de esos ejemplos lo demostró en septiembre de 2016, cuando invitó a su fundación Faes, a Ribal Al Assad, sobrino de Rifaat, conocido como el carnicero de Hama por la matanza que dejó 25.000 muertos en 1982 y primo del actual dictador sirio, como publicó el diario El Mundo.

Aznar, en un encuentro en Faes con el primo del dictador sirio Bashar Al Assad e hijo del carnicero de Hama, en 2016: la guerra ya había dejado más de 300.000 muertos "Aznar, en un encuentro en Faes con el primo del dictador sirio Bashar Al Assad e hijo del carnicero de Hama, en 2016: la guerra ya había dejado más de 300.000 muertos"

La duda entonces surgió. ¿La familia Al Assad está realizando donaciones a Faes para permitir pronunciar charlas en sus foros y con el objetivo de iniciar un lavado de imagen en Europa? No hay que olvidar que el primo del dictador estaba realizando una charla en un máster de liderazgo. Faes lo niega.

5 Muammar el Gadafi - 'Exlíder y guía de la revolución de Libia'

Aznar no tuvo problema en calificar a Gadafi como amigo y en oponerse a su caída "Aznar no tuvo problema en calificar a Gadafi como amigo y en oponerse a su caída"

El dictador libio Muammar el Gadafi fue constantemente bien recibido en toda Europa hasta que las primaveras árabes de 2011 fueron la puntilla a la represión que había ejercido durante décadas.

Entre sus grandes amigos en La Moncloa, destacan los expresidentes Felipe González y José María Aznar. Este último estrechó las relaciones hasta el punto económico: pactó una comisión del 1% con Abengoa para conseguir adjudicaciones a dedo en la Libia dirigida por el dictador, según publicó El Diario en exclusiva en el año 2014.

El citado acuerdo se materializó en un contrato fecha del 8 de septiembre de 2010, gracias al que Aznar habría ganado un total de seis millones de euros si se hubiese materializado la instalación de una serie de desaladoras.

Sin embargo, aquel encargo, que Abengoa cifraba en un total de 950 millones de euros, no pudo materializarse: las revueltas que derrocaron al dictador conviertieron el acuerdo en papel mojado. Cabe destacar que Aznar fue una de las pocas voces que se posicionaron en contra de una intervención internacional en Libia para derrocar al dictador.

Aznar tuvo buenas relaciones con Gadafi durante su mandato. En 2007, cuando ya no era presidente, llegaron a cenar juntos en Sevilla. En un encuentro público, no dudó en calificarle como "un hombre extravagante, un hombre raro, pero ante todo un amigo". Cuando se organizó la caída de la dictadura, Aznar no dudó en expresar las siguientes palabras que, entonces, no generaron ningún tipo de polémica: "Resulta muy difícil entender una política que deja que los amigos caigan y que los enemigos permanezcan en el poder".

6 Kim Hyok Chol - Primer embajador de Corea del Norte en España

Rajoy no tuvo problemas en formalizar relaciones con Corea del Norte y permitir, por primera vez, la instalación de una embajada en Madrid "Rajoy no tuvo problemas en formalizar relaciones con Corea del Norte y permitir, por primera vez, la instalación de una embajada en Madrid"

El Gobierno de Mariano Rajoy (PP) fue el primer punto de normalización de relaciones entre España y Corea del Norte, donde ya había lazos por el papel de Alejandro Cao de Benós.

Rajoy permitió la primera embajada del régimen estalinista en nuestro país y llevó al rey a protagonizar su proclamación sin tener que estar presente en el acto celebrado en el año 2014. Algo a lo que no se había atrevido ninguno de sus antecesores.

El paso de Hyok-chol tuvo puntos de película. Entre ellos, organizar un operativo para copiar el modelo de turismo implantado en Benidorm con el objetivo de importarlo a Corea del Norte. Posteriormente, en 2016, el Gobierno le expulsó bajo acusaciones de espionaje, aunque la embajada continuó abierta y operativa.

Mientras tanto, Hyok-chol ascendió en el régimen y ejerció como mediador en la cumbre fallida entre Donald Trump y Kim Jong-un, un paso que alimentó especulaciones sobre su fusilamiento.

Pero nada más lejos de la realidad: el régimen ha afirmado recientemente que está vivo e incluso hay testigos que señalan que ejerce en el ministerio de Asuntos Exteriores de Pyongyang. Pero, como todo lo que sucede con Corea del Norte, no hay confirmación real.

7 Xi Jinping - Presidente de China

Rajoy ha mantenido buenas relaciones con el régimen de Pekín "Rajoy ha mantenido buenas relaciones con el régimen de Pekín"

China mantiene al Partido Comunista en el poder sin libertades democráticas, aunque con la paradoja de haber desarrollado una de las economías de mercado más agresivas del planeta.

Todo esto no ha impedido que España haya hecho un trabajo encomiable por intensificar sus relaciones con el régimen de Pekín. De hecho, en mayo de 2017 protagonizó su tercer viaje oficial hacia el país asiático con el objetivo de ser recibido en el Gran Palacio del Pueblo, donde se reunió también con el primer minsitro Li Keqiang.

Varias fuentes del Gobierno filtraron entonces a la Agencia EFE que el Ejecutivo chino había invitado a Mariano Rajoy "porque considera a España como un país fiable y confía en sus empresas".

Sin ninguna mención a las libertades democráticas, el encuentro se planteó como una mesa comercial donde se destacó "la experiencia, fiabilidad, calidad y potencial de las empresas" españolas que producen en China, donde los costes de producción son especialmente bajos con algunos dilemas morales de por medio.

8 Mohamed bin Salmán - Príncipe Heredero de Arabia Saudí

Rajoy ha mantenido buenas relaciones con la monarquía saudí "Rajoy ha mantenido buenas relaciones con la monarquía saudí"

Mariano Rajoy también tuvo múltiples encuentros con la monarquía saudí durante su mandato, al igual que se ha producido durante los Ejecutivos de Felipe González, José María Aznar o José Luis Rodríguez Zapatero.

Uno de esos encuentros se produjo en abril de 2018, cuando Rajoy recibió en el Palacio de La Moncloa a Mohamed bin Salmán, el príncipe heredero de Arabia Saudí, con el objetivo de firmar varios acuerdos y memorandos de entendimiento relativos a materias de Defensa, transporte aéreo o en el ámbito cultural y científico, según la versión oficial.

Lo más importante del encuentro, sin embargo, fue la polémica venta de cinco corbetas que construyó la firma española Navantia en los astilleros de Ferrol y Cádiz, por un importe de 2.000 millones de euros y unos contratos correspondientes a siete millones de horas de trabajo.

Aquel movimiento generó una fuerte polémica por la conveniencia de fabricar armamento para la monarquía saudí, en un momento en el que estaba minando plazas como Yemen en el marco de su guerra fría con Irán dentro de Oriente Próximo. Finalmente, Pedro Sánchez mantuvo el encargo, que contó con el apoyo de miembros a su izquierda como el alcalde de Cádiz José María González Kichi.

Artículos recomendados

Comentarios