El Gobierno de España margina más al catalán en su página web que Trump al español

El Gobierno de España margina más al catalán en su página web que Trump al español

El Gobierno ha reaccionado a la supresión del español en la página de la Casa Blanca, mientras desatiende el componente idioma en sus páginas institucionales.

Política Xose Llosa Xose Llosa 25 Enero 2017 17:22

Tengo una pregunta insidiosa para comenzar este artículo: si políticos como Susana Díaz o Montoro son capaces de ver en la decisión de Trump de quitar el español de la web de la Casa Blanca un caso claro de marginación, ¿por qué no logran ver lo mismo cuando en España se anula el catalán, el gallego, el euskera o el valenciano de las páginas gubernamentales?

Es curioso como Trump está siendo el desencadenante de un salto al vacío para la hipocresía en la sociedad española. Si ya existe un doble rasero en torno a los artistas que se pronuncian políticamente dependiendo si son estadounidenses o españoles, ahora la la hipocresía viene en torno al idioma, ya que el Estado español margina las lenguas oficiales una y otra vez, situando por delante el inglés en la mayoría de páginas institucionales. Es incluso más grave el caso español que el de Estados Unidos, ya que aquí la ley recoge claramente el carácter oficial de todas estas lenguas y obliga a los organismos estatales a su uso en la red.

In english, please "In english, please"

Del hombre que está comenzando a planificar el levantamiento de un muro para separarse de sus vecinos mexicanos, cabe esperar que elimine cualquier rastro de la lengua de Cervantes de su entorno. Trump es un tirano, pero un tirano coherente, a fin de cuentas. Sin embargo, en el caso español más que coherencia se desgaja desprecio para las lenguas de sus habitantes, lo que es más complicado de explicar.

Con esta idea de marginación en mente, analicemos el papel de las diferentes lenguas del Estado en las páginas principales del Gobierno.

Esta es la prueba de traductor de Chrome

El navegador Chrome detecta una página en otro idioma "El navegador Chrome detecta una página en otro idioma"

El navegador Chrome tiene una herramienta de traducción integrada, que ofrece traducir páginas web en cuanto detecta que no está en el idioma del visitante. Así, una buena prueba para ver la calidad de las traducciones de las páginas institucionales, es comprobar si Chrome ofrece traducción al entrar en una página en catalán, gallego, euskera o valenciano. Si no lo hace, la situación es clara: la traducción a cualquiera de esas lenguas es más bien pobre.

Web de Moncloa

El euskera de Moncloa lo entiendo como el castellano "El euskera de Moncloa lo entiendo como el castellano"

Este sería el análogo a la página de la Casa Blanca, y es tan o más discriminativa que la web de Donald Trump. En la web de Moncloa se hace gala de un ejercicio difícilmente comprensible, en la medida en la que la página ofrece abiertamente opción de lectura en cualquiera de los idiomas oficiales del Estado, y también en inglés. Sin embargo, realmente sólo se reconoce el inglés y el castellano como idiomas en la página web.

Cuando se marca alguno de los idiomas oficiales del Estado que no sean el español, cualquiera de ellos, el resultado es el mismo: los botones para las secciones principales de la web están en gallego, catalán, euskera o valenciano, según corresponda, pero todo el contenido de la página está en perfecto castellano. Sin embargo, dato curioso, cuando se marca la opción de inglés, todas las actualizaciones y noticias aparecen en el lenguaje de Shakespeare.

Prueba de Chrome: El traductor del navegador no engaña, sólo detecta necesidad de traducir texto cuando elegimos la opción de inglés, pero en la versión en catalán, gallego, valenciano o euskera de la página interpreta que está escrita en español, por la cantidad mínima de términos en otro idioma.

Congreso de los Diputados

Inglés creativo en la página del Congreso "Inglés creativo en la página del Congreso"

La página del Congreso de los Diputados no incluye ningún idioma además del español y el inglés. Deja fuera el gallego, el euskera, el valenciano y el catalán. Incluso podemos ir un paso más allá, porque la traducción al inglés deja mucho que desear.

Al cargar la página en inglés podemos ver los nombres de las secciones en la lengua británica, pero el resto del contenido en castellano. Tanto noticias, como buena parte de los elementos interactivos de la página, como el propio calendario de actos... todo en español.

Sigamos explorando en la página en "inglés", ya que al pulsar cualquiera de las secciones, el contenido vuelve a estar en perfecto castellano. Un par de ejemplos. Cuando en la versión inglesa de la página del congreso se abre la sección de diputados, el encabezado es: "XII Legislatura ( 2016-Actualidad )", para dar paso a una perfecta explicación en español de todo lo que un extranjero curioso quisiera conocer de nuestro sistema político.

Prueba de Chrome: En este caso toca aplicar la prueba del navegador Chrome. Evidentemente el navegador no ofrece traducción de la página al castellano, porque la versión inglesa, efectivamente, ya está en perfecto español.

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Web del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte "Web del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte"

Esta misma situación se puede aplicar al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, lo cual resulta paradójico porque la lengua es la máxima expresión cultural que existe. Sin embargo, el navegador no detecta que la página del ministerio esté en un idioma diferente al castellano cuando se marca la opción de otras lenguas, y todo el contenido de la página, noticias e información, está en español o inglés, nunca en catalán, gallego, valenciano o euskera.

Prueba de Chrome: Al entrar en la versión en catalán de la página, el navegador interpreta que continúo en una página escrita en español. Lo que es radicalmente cierto.

La web del Senado

La página del Senado también falla, aunque da mejor el pego. De nuevo, y como en todas, existe la posibilidad de elegir idioma de una manera muy clara. Toda la información estática: botones interactivos, nombres de calendario, organismos implicados, preguntas frecuentes... todo está en el idioma correspondiente, pero no sucede con la información actualizable. Por ejemplo, las biografías de los senadores, su cargo, procedencia y funciones, siempre aparece en castellano. Lo mismo sucede con información tan relevantes como propuestas. Esto son sólo un par de ejemplos, que muestran que aquí el trabajo está a medias también. En este caso, también deja mucho que desear la traducción al inglés.

Prueba de Chrome: Aquí el traductor del navegador duda, sí ofrece traducción al castellano en la página del Senado. Las personas, por fortuna, seguimos teniendo más picardía que las máquinas, y no es difícil darse cuenta, como decía, de que la traducción de la página del Senado de España está a medias.

La Casa Real

¿Lenguas cooficiales o lenguas marginadas? "¿Lenguas cooficiales o lenguas marginadas?"

El primer error grave con el que nos encontramos al entrar en la página de la Casa Real es que para acceder al menú de lenguas oficiales del Estado hay que pinchar en un apartado llamado "lenguas cooficiales", que despliega un menú con las diferentes opciones. En todo el resto de páginas gubernamentales todos los idiomas están a la vista, excepto en esta, que encontramos: Castellano, English y el "lenguas cooficiales".

De nuevo, todas las actualizaciones de la página, todas las actividades que se exponen, todo está sólo en castellano, independientemente del idioma en el que se está navegando.

Prueba de Chorme: El traductor del navegador, cuando entramos en la versión catalana de la página, ofrece traducción al castellano en la portada. Sin embargo, en cuanto pinchamos en cualquier noticia el aviso desaparece. Todo vuelve a estar en castellano casi al 100%.

Comentarios