Buscar
Usuario

Política

La Generalitat deja de financiar la vacuna del papiloma a personas homosexuales

Los centros públicos han cancelado citas programadas desde hacía varios meses y envía a los pacientes a centros privados, donde deben pagar 200 euros. La Generalitat dice que la medida solo es provisional.

La Generalitat deja de financiar la vacuna del papiloma a personas homosexuales

La Generalitat de Cataluña ha decidido incumplir las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y dejará de financiar la vacuna del virus del papiloma humano para personas homosexuales y prostitutas.

El Departament de Salut retira la financiación a lo que consideraba como "grupos de riesgo" ante la alta demanda que se ha presentado a lo largo de este año. No obstante, ha señalado que la retirada es temporal y que volverá "en los próximos meses", tal y como ha indicado. Sin embargo, estos supuestos ya no aparecen en la lista en la que se financia la vacuna.

El Ministerio de Sanidad reclamó en octubre de 2018 la gratuidad de las vacunas a varones de menos de 26 años que tuvieran relaciones homosexuales. Una decisión que únicamente se había adoptado en cuatro comunidades autonómas hasta la fecha (también se ofece en Madrid, Navarra y Asturias).

El virus del papiloma humano (VPH) tiene varias cepas que se transmiten mediante vía sexual. En función de su grado riesgo, puede causar verrugas genitales o bucales hasta varios tipos de cánceres (el 5% de todos los tipos de nivel mundial, el 90% en cáncer anal).

La consejería, sin embargo, niega que se hayan retirado los supuestos de manera definitiva y asegura que se han limitado de manera temporal con el objetivo de priorizar unos colectivos frente a otros. Señalan que hay problemas de previsión ante la creciente demanda, aunque son incapaces de señalar cifras porque no efectúan ningun recuento.

"El médico me recomendó encarecidamente que me la pusiera y me dijo que me fuera a la privada, donde cuesta 200 euros"

Los centros de salud envían a los pacientes a clínicas privadas "Los centros de salud envían a los pacientes a clínicas privadas"

La repentina retirada de esta vacuna ha provocado la cancelación de inyecciones que se habían previsto desde hacía varios meses. Uno de los casos a los que ha tenido acceso El Diario evidencia lo controvertido de la medida: "El médico recomendó encarecidamente que me la pusiera, pero me dijo que debía acudir a la sanidad privada, donde me cuesta unos 200 euros", ha asegurado.

El Departamento de Sanidad ha priorizado los grupos en los que la falta de vacunación "puede tener mayor impacto": mujeres jóvenes nacidas entre 1997 y 2008, chicas con cáncer o principio de cáncer de cuello uterino, mujeres y hombres hasta 26 años con VIH o víctimas de abusos sexuales o mujeres de hasta 26 años que hayan tenido un trasplante de médula ósea.

En el caso de las personas que llevaban citadas varios meses, la única solución pasa por acudir a centros privados. Además, falta comprobar cuándo se volverá a incorporar esa vacunación y la lista de espera que se genera tras meses de demora.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados