Buscar
Usuario

Ciencia

Esta es la forma en la que debes acariciar a tu gato para que sea feliz, según la ciencia

Esta es la forma en la que debemos acariciar a nuestros felinos y los gestos que debemos interpretar que podemos pasar desapercibidos.

Esta es la forma en la que debes acariciar a tu gato para que sea feliz, según la ciencia

A pesar de que sean altamente independientes, no podemos negar que tener un gato en casa puede suponer una compañía extra y, también, puede proporcionar mucho cariño. Aunque, a diferencia de un perro, tendrá mayores reticencias de inicio a la hora de abrirse a ti.

Pero eso no importa. Porque, aunque los gatos tengan una personalidad un tanto peculiar, hay una forma de conquistar su corazoncito y, de paso, proporcionarles un poco de felicidad.

¿Cómo podemos llegar a alcanzar ese grado de conexión? Pues, según la ciencia, la clave se esconde en la forma en la que los acariciamos. Pero no vale cualquier forma: hay una serie de pasos que debemos a seguir para que nuestro gato pueda disfrutar realmente a la hora de interaccionar con nosotro.

Porque su disponibilidad a la hora de dejarse acariciar depende de muchos factores. Algunos, simplemente, reaccionan con agresividad cuando no lo desean. Otros, toleran cierto contacto a cambio de comida o un sitio donde dormir. Aunque esto no es como parece: los gatos que son más agresivos a la hora de reaccionar son los que presentan menores niveles de estrés, puesto que no se esfuerzan en tolerar una caricia que, realmente, no quieren.

¿Cómo acaricio a mi gato?

Hay una serie de pasos para acariciar a nuestro gato a la perfección "Hay una serie de pasos para acariciar a nuestro gato a la perfección"

Para que el gato esté a gusto con nosotros, debemos tener algo en cuenta: el felino debe ser el responsable de elegir y controlar las interacciones. Si se muestra receptivo, continúa. Si no, mejor olvídate. Esto también se aplica a la zona del cuerpo que puedes acariciar.

En el caso de los felinos, podemos aplicarnos la máxima del 'menos es más', es decir, debemos estimular nuestra capacidad de autocontrol y no excedernos a la hora de acariciar a nuestros gatos para no incomodarlos. Además, debemos tener en cuenta cuando el gato sea quien tome la iniciativa, ya que será más proclive a permanecer más tiempo contigo.

Si tenemos en cuenta todos estos apuntes, debemos saber que, como norma general, la mayoría de los gatos tienen especial predilección por recibir caricias alrededor de las zonas en las que se encuentran las glándulas faciales. Hablamos de la base de las orejas, bajo la barbilla y cerca de las mejillas, entre otros sitios. Por otro lado, el gato no tolerará especialmente los contactos con la barriga, el lomo y la base de la cola.

¿Está disfrutando mi gato?

Los gatos evidencian si buscan el contacto o no a través de una serie de gestos "Los gatos evidencian si buscan el contacto o no a través de una serie de gestos"

Esto ya depende de cada felino y del momento, pero sí hay una serie de gestos y reacciones que evidencian que nuestro gato disfruta con la interacción o que, por el contrario, están incomodándole.

En el caso de disfrutar, el gato tenderá a mantener la cola erguida e iniciar el contacto, ronroneará y moverá las patas delanteras como si amasase. Además, moverá suavemente la cola, tendrá las orejas hacia adelante, tendrá una expresión facia relajada y empujará con cariño si se paran las caricias para continuar.

En el caso de que el gato rechace la interacción o se encuentre en tensión, evidenciará los siguientes comportamientos: mueve o voltea la cabeza en dirección contraria a la persona, se muestra pasivo, parpadea de forma exagerada, sacude la cabeza, se lame la nariz, se asea repentinamente y apresuradamente, se le eriza el pelo, se contrae su espalda, mueve o agita la cola, aplana las orejas, gira bruscamente la cabeza, muerde, aparte o golpea nuestra mano.

Son algunos gestos que indican que el gato no quiere iniciar una interacción en ese momento. No pasa nada, posteriormente si querrá y podremos disfrutar acariciando a nuestro gato. Al menos, ya le conoceremos un poquito más.

Artículos recomendados

Comentarios