El forense revela nuevas y sorprendentes pistas  acerca de la muerte de Lady Di

El forense revela nuevas y sorprendentes pistas acerca de la muerte de Lady Di

La lista de rumores sobre el fallecimiento de Lady Di es interminable, ahora nuevos datos sobre su trágico accidente han salido a la luz.

Dos décadas después de que Diana de Gales falleciera en un trágico accidente de coche a sus 36 años, su muerte continúa siendo un misterio al que no cesan de sumarse nuevos rumores e insinuaciones. Ahora, un nuevo dato revelado por el doctor Richard Shepherd confirmaría que Lady Di habría fallecido debido a una herida minúscula que, sin embargo, habría resultado letal.

Shepherd fue asignado responsable de revisar e investigar las causas de la muerte de Diana, su chófer y la que era entonce su pareja, Dodi Al-Fayed. Tras realizar diversos estudios, desveló que el detonante de la muerte de la Princesa fue "una pequeña herida del tamaño de una lágrima en la vena de uno de sus pulmones", y destaca que "fue una lesión muy pequeña, pero en el lugar equivocado". Además de este infortunio, el doctor afirma que se podría haber evitado la tragedia de llevar puesto el cinturón"Si hubiera llevado el cinturón, habría aparecido en público dos días después con un ojo morado, quizás con algún problema respiratorio por las costillas rotas y con el brazo en un cabestrillo", afirma.

Además, el doctor asegura que si las heridas hubieran sido más graves en un primer momento, los servicios sanitarios habrían actuado de acuerdo a su estado crítico. Sin embargo, el hecho de que el estado de Lady Di fuera estable en un inicio, supuso que los médicos no consideraran pertinente trasladarla inmediatamente la hospital. "Parecía estable, especialmente porque era capaz de mantener la comunicación", afirma el Doctor Shepherd, que explica también cómo es posible que la hemorragia interna permaneciera oculta: "Anatómicamente, es algo que está escondido, en el centro del pecho. Las venas, que no tienen la misma presión que las arterias, sangran más lentamente; de hecho, tanto, que cuesta identificar el problema. Y una vez identificado, es aún más difícil de reparar", expone el doctor.

Las pruebas que desmienten las teorías conspiratorias

Lady Di junto al príncipe Carlos "Lady Di junto al príncipe Carlos"

La pequeña rotura de una vena derivaría más tarde en una hemorragia interna en sus pulmones, contra la que no pudieron actuar las cirugías de urgencia ni los insistentes intentos por parte de los servicios médicos. Finalmente, Diana de Gales falleció en un hospital de París el 31 de agosto de 1997.

De desmentir el resto de teorías conspiratorias que giran en torno a la muerte de Diana de Gales se ha encargado la responsable de la autopsia, Ángela Gallop. No, la Corona británica no planeó el accidente de la Princesa porque esta estuviera embarazada, tal y como afirmó el padre de su novio Dodi, Mohamed Al-Fayed: "La familia real no podía aceptar que un musulmán egipcio pudiera convertirse en el padrastro del futuro rey de Inglaterra".

Gallop niega tales afirmaciones en su libro 'Cuando los perros no ladran: la búsqueda de la verdad por parte de un médico forense'. En él, explica que el grupo de forenses analizaron la sangre de la Princesa Diana para comprobar si tenía las hormonas características de las mujeres embarazadas, además de comprobar si en ese momento se encontraba bajo tratamiento de pastillas anticonceptivas. "La mejor muestra para el análisis era la sangre que se había recuperado de la tapicería de su asiento en el Mercedes". El estudio negó rotundamente ambas teorías, lo que significa que Diana Gales no estaba embarazada y desmonta, por tanto, una de los últimos rumores en torno al misterioso fallecimiento de Lady Di.

Comentarios