Buscar
Usuario

Política

El Ayuntamiento de Santiago denunciará a los Franco si no devuelven las esculturas robadas

El consistorio gallego ha requerido a la familia del dictador que entregue al patrimonio público lo que fue robado hace décadas.

La familia del dictador Franco ha hecho caso omiso a un requerimiento por parte del Ayuntamiendo de Santiago de Compostela para que devuelvan a los ciudadanos dos estatuas medievales que robaron durante el franquismo. El consistorio gobernado por Martiño Noriega, pertenenciente a Compostela Aberta -la marea relacionada con Podemos- ha comenzado a preparar una ofensiva jurídica para llevar a Carmen Franco Polo ante los tribunales por ignorar la petición del alcalde.

Durante la década de los 50, cuando el dictador Franco ya estaba parasitando el país, dos figuras que representan a Abraham e Isaac dejaron de pertenecer a la titularidad pública del Ayuntamiento para estar a nombre del dictador Francisco Franco. Estas esculturas fueron elaboradas en el taller del Mestre Mateo para el Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago. El consistorio gallego tiene en su poder los documentos que acreditan la compraventa de ambas en 1948 al historiador Fermín Bouza Brey.

Saqueo público durante la dictadura

Martiño Noriega, alcalde de Santiago "Martiño Noriega, alcalde de Santiago"

Durante la dictadura franquista, la familia que dirigía el país saqueó y robó prácticamente todo lo que quiso con total impunidad. Sin embargo, varias décadas después y desde que los ayuntamientos están gobernados por fuerzas políticas de izquierdas radicalmente contrarias al franquismo, se ha lanzado una ofensiva para solicitar a los Franco la devolución de parte del patrimonio robado.

El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, asegura que no tienen demasiadas esperanzas en que los Franco devuelvan estas esculturas que fueron labradas entre los siglos XII y XIII. Es por ello que su equipo jurídico ya se ha puesto manos a la obra para que la justicia se encargue de reparar este daño histórico al patrimonio de todos los ciudadanos. "Estamos certificando la autenticidad de las piezas y su coincidencia con los títulos de propiedas que tenemos en el Ayuntamiento", asegura Noriega.

El pasado mes de septiembre, el consistorio gallego solicitó a Carmen Franco Polo que devolviera ambas esculturas robadas. Sin embargo, la familia ni tan siquiera ha aportado los documentos que acrediten que fueron vendidas o regaladas a Franco.  

El Ayuntamiento ha constatado que las figuras se encuentran en la Casa Cornide de A Coruña pertenenciente a la familia del dictador. Noriega insiste en la carta enviada a Franco Polo que las obras de arte son de dominio público y asegura que su destino ideal sería la exhibición permanente en el Museo de la Catedral de Santiago, devolviendo así al pueblo lo que le fue ultrajado.

Ofensiva legal de Podemos y sus confluencias

Pazo de Meirás, residencia de la familia Franco "Pazo de Meirás, residencia de la familia Franco"

El grupo confederado de Unidos Podemos en el que se encuentran En Comú Podem y En Marea, su marca catalana y gallega, ha presentado una proposición no de ley en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados para instar al Gobierno a que solicite la devolución de las esculturas a través de la Fiscalía. Asimismo, los morados pretenden que se esclarezcan los motivos por los que fueron saqueadas.

Podemos y las mareas aseguran que la familia Franco "saqueó y expolió numerosos bienes culturales, inmuebles y obras de arte" que tenían una titularidad pública. El grupo pide la devolución inmediata de todo aquello que fue robado por parte del dictador ahora que nos encontramos en un periodo democrático y que no tiene sentido que sigan perteneciendo a su familia a día de hoy.

Por otro lado, Podemos y sus confluencias han apoyado una iniciativa del Ayuntamiento de Sada que reclamaba a la Xunta de Galicia hacerse cargo de la gestión de las visitas del Pazo de Meirás, la residencia estival de la familia del dictador. La familia Franco encargó su gestión a la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) de extrema derecha. Desde que la FNFF se encarga de gestionar las visitas a este palacete, se han suspendido las visitas "por motivos de seguridad" tras la ocupación simbólica de los jardines por parte de un grupo de activistas para denunciar la intención de la fundación de hacer apología del fraquismo durante su apertura al público.

La residencia estival aún sigue siendo ocupada por los Franco durante las vacaciones. En 2008 fue declarado Bien de Interés Cultural y en 2011 fue abierto al público en general. Las visitas se redujeron a cuatro días al mes, con cita previa y un horario restringido. Sin embargo, desde entonces los ciudadanos denuncian el incumplimiento reiterado del régimen de visitas que están obligados a seguir.

Artículos recomendados

Comentarios