Un periodista inglés llama "follaburros" a los españoles pidiendo la expulsión de los que trabajan en Reino Unido

Un periodista inglés llama "follaburros" a los españoles pidiendo la expulsión de los que trabajan en Reino Unido

El polémico periodista Kelvin MacKenzie dice que se nos "ha subido el Rioja" con Gibraltar y llama al boicot a los ingleses que quieran veranear en la costa española.

Noticias Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina 05 Abril 2017 09:47

Amarillismo patrióticamente rancio de tendencia fascista es una de los apelativos cariñosos con los que podríamos describir a Kelvin MacKenzie y sus columnas en el tabloide inglés The Sun. El que fuera director de la publicación entre los ochenta y los noventa es famoso, además de por su puesto en uno de los periódicos más famosos de su país, por las numerosas polémicas de tipo racista, homófobas y sexistas que ha protagonizado. La última es del tipo xenófoba, y se ha desquitado en una columna de opinión en el diario The Sun, donde sigue escribiendo, para atacar a los españoles con algo más que simple mofa: con una falta de respeto bastante poco diplomática.

Kelvin MacKenzie es uno de los periodistas ingleses más controvertidos "Kelvin MacKenzie es uno de los periodistas ingleses más controvertidos"

En su artículo "A los españoles se les está subiendo el Rioja con Gibraltar... así que vamos a empezar una buena pelea a la británica" nos ha llamado "follaburros", además de insinuar en la cabecera que estamos borrachos por el vino de Rioja: "Les recuerdo que los gibraltareños han dejado claro voto tras voto que no quieren a los 'follaburros' al mando de su pequeño y eficiente territorio".

Citando a la histórica derecha para declarar la guerra a España

Dentro de su artículo volvía sobre el tema de que Reino Unido debería acudir a las armas en caso de que España intentara hacerse con Gibraltar, diciendo que "Se sugirió que habría que reducir nuestro cuerpo de Marina. Pero deberíamos aumentarlo y que se alistaran soldados valientes como el sargento Alexander Blackman", un soldado condenado por matar a un talibán herido en Afganistán, de manera ilegal y consciente. Estas palabras arrojan leña a las consecuencias de las recientes declaraciones del exlíder del Partido Conservador, Lord Michael Howard, que insinuó que seguro que la Primera Ministra repetiría los hechos de la guerra de las Malvinas, impulsada por Margaret Tatcher, si España quisiera hacerse con Gibraltar a raíz del Brexit. También ha bromeado sobre la II Guerra Mundial y su "alianza" con Alemania e Italia, y también ha citado a Ronald Reagan: "Si los tienes por las pelotas, sus corazones y almas vendrán detrás".

La derecha inglesa fantasea con una guerra contra España "La derecha inglesa fantasea con una guerra contra España"

MacKenzie continuaba llamando al boicot al turismo español, dando una serie de medidas que debería adoptar Theresa May, desde decirles "a los 12 millones de británicos que viajan a España cada año que no se molesten en hacerlo" y "negar el espacio aéreo a los vuelos españoles", también el "poner un impuesto especial al Rioja", o "arruinar la visita de la realeza española este verano". Estos puntos se antojan como simples chistes, pero el que no hace nada de gracia es decir que "Hay 125.000 españoles trabajando en Reino Unido. Di adiós, Manuel", una clara propaganda xenófoba que es bastante grave viendo los casos de agresiones e insultos que españoles y españolas residentes en Inglaterra han tenido que sufrir y de las que se han hecho eco los medios.

Hoy es España, antes fue Escocia

Años atrás el exdirector del tabloide ya había insultado también a los escoceses, provocando una serie de protestas en su contra. Incluso a colación del referéndum de independencia, salió en televisión diciendo que Reino Unido quería que Escocia se independizara para mostrar si eran tan listos como se creían.

¿Creerá que van a renunciar los ingleses a nuestro sol y nuestros precios? "¿Creerá que van a renunciar los ingleses a nuestro sol y nuestros precios?"

Pero en España, aunque somos muy críticos con nosotros mismos, también tenemos muchas disputas sobre el tipo de estado que queremos, y también tenemos periodistas a los que criticamos hasta el hastío (creo que prefiero quedarme con Eduardo Inda que tener a MacKenzie), no nos gustan los insultos baratos por parte de países vecinos. Por eso mismo, las redes sociales han comenzado a reaccionar contra el insulto de "follaburros" o "borrachos", recordando uno de los fenómenos que menos nos gustan, el hecho de que los jóvenes ingleses vienen a España a correrse unas juergas que resultan bastante molestas para los lugareños.

Comentarios