Evolución de la mujer a través de las princesas Disney: de Blancanieves a Elsa

Evolución de la mujer a través de las princesas Disney: de Blancanieves a Elsa

Las princesas Disney han ido evolucionando a lo largo de los años, para pasar de mujeres sumisas y salvadas por un príncipe a princesas solteras y, quién sabe, ¿lesbianas?

Cine Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina 11 Octubre 2016 13:59

Ya no hay vuelta atrás, está claro que las princesas Disney han evolucionado, y ahora que somos conscientes del papel sumiso y ligado a un príncipe azul que enseñaban décadas atrás, si nos vuelven a poner una historia similar, las críticas caerán como flechas. Pero, ¿qué importancia tiene el comportamiento de las Princesas Disney? ¿Y tanto han cambiado?

Hay quien dice que las películas más clásicas solo reflejan a la mujer de la época, pero ¿no es el cine un lugar de fantasía y ficción? ¿Por qué perpetuar roles, pudiendo dar nuevos ejemplos sobre los que reflexionar? La cuestión es que las películas eran escritas por hombres, y reprochamos ese "reflejo" en que la mujer no tenía la oportunidad de escribir las historias ni dirigir qué viéramos en el cine. Jane Austen vivió siglos atrás en una época muy costumbrista y rompió numerosas reglas dentro y fuero de su literatura. Pero no siempre se puede tener a una Jane Austen.

1 Blancanieves (1937), Cenicienta (1950) y Aurora (1959)

Blancanieves, me comes el coño

Estas son las clásicas mujeres de cuento, las damas en apuros salvadas por sus príncipes. Si bien este patrón básico se iría repitiendo en futuras producciones Disney, esta primera ola de princesas son los ejemplos más sumisos y pasivos. Bellas, risueñas, cantan con los pájaros, no tienen una mala palabra para nadie, escapan de malvadas mujeres que las persiguen o maltratan, y sólo sus príncipes las pueden salvar. En el caso de Blancanieves y Aurora (aka 'La Bella Durmiente'), es un beso de amor el que las despierta de su letargo (o muerte). Coincide que ninguna de las tres vive con un padre dominante en su hogar, más bien no tienen padre, ni madre, incluso Aurora vive en un hogar de mujeres que se dedican a cuidar, coser, cantar, cocinar... Pero en Cenicienta, ocurre que, si bien esas mujeres con las que vive son todas feas y malas, sólo consigue escapar de esa vida con el matrimonio.

No podemos criticar a las princesas per se, aunque no sean reales, me hacen sentir pena, porque felices o no, están creadas para ser subyugadas y no tomar decisiones por sí mismas. Menos mal que con los memes, Blancanieves se ha convertido en una imagen de mujer basta y graciosa.

2 Ariel (1989)

Mi amigo es un cangrejo cubano "Mi amigo es un cangrejo cubano"

Justo 30 años han tenido que pasar para tener una nueva princesa Disney. El cambio es brutal, claramente, aunque seguimos perpetuando estereotipos de mujer. Pero Ariel ya nos enseña algo nuevo: no es sumisa, toma sus decisiones aunque se equivoque, es aventurera, y rechaza las normas de su padre (algo que a partir de ahora será recurrente en las películas Disney). El estereotipo, uno que ha costado mucho quitarse de encima y aún hoy existe, es que todo lo hace por amor romántico. Así es que para impresionar a su amado, recurre a la magia negra (su mala decisión, pero suya), para cambiar su aspecto. La bruja mala, una mujer gorda y fea, le quita su voz y le dice que a los hombres cuanto menos les hables, mejor. Las malas, como siempre, son viejas o feas o gordas.

3 Bella (1991)

Igualita que Victoria Abril en 'Átame' "Igualita que Victoria Abril en 'Átame'"

Bella, por su parte, también rompe con los moldes más de lo que esperamos. Es la "rara" del pueblo. Sólo se dedica a leer, sin hacer caso de los demás, y además rechaza constantemente al guaperas del pueblo, un ser dominante que la persigue día y noche. La pobre no es capaz de mandarle "al carajo", así que tiene que responder con amables sonrisas e intentar escapar de él. ¿Por qué, por qué nos paralizamos en esos momentos y solo intentamos escapar sin hacerles enfadar? En la película nos dicen mucho eso de "la belleza está en el interior", pero parece que sólo se aplica a los hombres, pues es aquí el guapo malo, el feo bueno (a medias), pero al final el premio por quedarte con el feo es que se convierte en guapo. ¿Entonces dónde está la belleza?

Lo de su encierro con la Bestia y posterior enamoramiento no es la manera más libre de llegar a iniciar una relación con alguien. Mal ejemplo. Pero, por otro lado, Bella es valiente porque no se asusta de él y accede a quedarse por salvar a un ser querido, muy propio de las mujeres también, pero otro de sus puntos fuertes es que no le importa gritarle al gruñón de su captor. 'La bella y la bestia' fue la primera película de princesas Disney con una mujer al guión.

4 Jasmín (1992)

Jasmín tenía bastante mala leche "Jasmín tenía bastante mala leche"

Una princesa árabe, ¡empezamos a tener diversidad! Además, este personaje empieza a tener su carácter. Jasmín se enamora de un hombre por debajo de su estatus social, por lo que no es la desvalida damisela. Además, rechaza el matrimonio por conveniencia que le manda su bonachón padre, y es bastante terca, eso nos encanta. Sí, la mueve el amor, eso no es malo, lo que estábamos esperando era una mujer que no necesitara un amor romántico eterno, pero los cambios no llegan de un día para otro. 

6 Pocahontas (1995)

Pocahontas es una de las princesas más inteligentes y valientes "Pocahontas es una de las princesas más inteligentes y valientes"

Pocahontas fue la primera mujer que acabó su película diciendo: "ahí te quedas". Aunque estaba enamorada de John Smith, él se volvió a Inglaterra y ella se quedó en su pueblo porque le parecía lo más importante. Además, tuvo la valentía de ponerse en medio del conflicto entre su tribu y los colonizadores e intentar alcanzar la paz. Sus motivaciones no son el amor, éste llega, pero no es suficiente para hacerla desviarse de su camino. Fue la primera princesa en tener una amiga, la anteriores sólo mantenían relaciones similares con animales parlantes.

5 Esmeralda (1996)

¿Realeza? Para notrosotros Esmeralda es tan princesa como las demás "¿Realeza? Para notrosotros Esmeralda es tan princesa como las demás "

Esmeralda no es una "princesa", pero sí un personaje clave que no podemos obviar. Es una mujer que sobrevive sola, valiente, sin miedo a enfrentarse a los más poderosos, totalmente ajena a las reglas sociales de la época y pertenece a una minoría étnica (es gitana). Sin embargo,  es una de las olvidadas de Disney porque no es princesa. Pero, pese a que es guapa y también acaba con su amor, no debemos perderla de vista.

7 Mulán (1998)

Mulán se alistó en el ejército a escondidas "Mulán se alistó en el ejército a escondidas"

Mulán también dio un giro impresionante al mundo de las princesas Disney. Rechazando los mandatos de su cultura, matrimonio, casa, etc., se hace pasar por hombre para alistarse en el ejército y luchar en el lugar de su padre. Por un lado, es valiente, rebelde, y tiene capacidad para estar un lugar de hombres. Por otro, le es indiferente el tema de la belleza. Aunque nuevamente hay historias de amor por el medio, que recordamos no son malas pero sí dan a las niñas el ejemplo de que el fin en la vida es encontrar esa construcción de amor romántico y eterno sin el cual no somos nada, Mulán da ya un ejemplo de mujer que rompe totalmente con la tradición Disney.

8 Tiana (2009)

Tiana, working class black woman "Tiana, working class black woman"

En el feminismo, o lo que es lo mismo, la búsqueda de la igualdad de derechos y oportunidades para todos los sexos o el género con el que se sientan identificado cada uno, no sólo hay que buscar una mujer independientemente de los roles sexistas. Es crucial dar visibilidad a las mujeres que históricamente han sido reprimidas por otras razones además del sexo, como la raza. Por eso, el hecho de que la protagonista sea mujer y negra ya tiene toda su legitimidad feminista. Máxime cuando nuestra princesa es como Tiana. Su sueño es abrir un restaurante, y aunque se case con un príncipe, continúa trabajando. Esta película ha tenido sus controversias por mostrar a la mujer negra como pobre y sirvienta, y no es perfecta, pero sí que dio un golpe en la mesa y puso a la mujer trabajadora y a la mujer afroamericana en el centro de las miradas.

9 Rapunzel (2010)

Rapunzel con la sartén

Rapunzel es una de las princesas Disney más recientes, pero el cuento en que se basa es bien conocido: la princesa atrapada en una torre que saca por la ventana su larga melena para que el príncipe trepe y la rescate. Pero aquí no ocurre eso, ella encuentra la manera de negociar con un chico, que no es príncipe, para que la ayude a salir, y al verdad que la primera vez que le ve le deja inconsciente, así que no es tan indefensa como ella misma creía. Aunque tenga la base de cuento típico, con su amor y su mujer malvada (siempre son las malas otras mujeres) y demás, esta película parece intentar mantenerlos por el hecho de que lo clásico gusta, pero a la vez romperlos y adaptarlos a los nuevos tiempos.

10 Mérida (2012)

Mérida, soltera y orgullosa "Mérida, soltera y orgullosa"

Con el la tecnología de la animación, llegamos por fin a las películas donde no se acaba con un matrimonio, ¡viva las solteras! Mérida es, además de todo, una película sobre la relación entre madre e hija, o cómo los adolescentes y los padres y madres no siempre se entienden, pero que al final se pueden hablar las cosas y llegar a un acuerdo. Los conflictos llegan por la propia rebeldía de Mérida, una vez más, ante el papel que tienen guardado para ella, pero que rechaza: el matrimonio. Además, ella es una chica que no cumple con los estereotipos de una "dama", pese a que su madre quiere educarla como tal. Sería una Arya Stark a la escocesa. Así está representado con su enmarañado pelo. Enamorada de las aventuras, hábil con el arco y la flecha y valiente, Mérida acaba consiguiente su propósito: no se casará a menos que sea con alguien que ella desee cuando ella desee. Y sus padres están de acuerdo.

11 Anna y Elsa (2013)

Si alguien cree que a los niños y las niñas les gustan las princesas clásicas, ¡se equivoca! Las hermanas protagonistas de 'Frozen: El reino de hielo' han sido un boom en taquilla y ventas de merchandising. A niños y mayores les encantan, han llegado hasta el mundo de cosplay y en más de una ocasión hemos visto a hijos de famosas vestidos de Elsa.

'Frozen' no va sobre una princesa que tiene problemas de matrimonio y amores, sino que su lucha es interna, contra sí misma, el camino que sigue es para aprender a aceptarse a sí misma. Tenemos, también, un encantamiento que Anna debe arreglar, pero no se arregla con un beso de un príncipe, sino que al final de la película descubrimos que es un acto de amor realizado por ella misma. Además, descubre que el amor del príncipe no es como ella esperaba, y acaba enamorándose de su compañero de aventuras. Pero su hermana, Elsa, no piensa en ningún momento en hombres, y no hay ningún problema con ello.

Anna y Elsa son nuestras nuevas heroínas "Anna y Elsa son nuestras nuevas heroínas"

Para la secuela, 'Frozen 2', se habla de que Elsa podría ser lesbiana. Sea o no sea así, está bien porque, si no fuera finalmente lesbiana, esta película nos enseñó que el amor romántico no es el objetivo de la mujer, que puede aparecer o no, pero no hay un camino en la vida más correcto que otro. Pero ser una mujer que no busca pareja masculina no implica que sea lesbiana. Por otro lado, si fuera homosexual sería genial, porque esto normalizaría algo tan natural como tener una orientación sexual hacia personas del mismo sexo. Por todo, ¡gracias, 'Frozen'!

En definitiva, las princesas Disney han formado parte de nuestras vidas, sobre todo para las que fuimos niños y niñas en los noventa y dos mil, y sería muy difícil deshacernos de esos recuerdos de la infancia que nos parecen tan idílicos. Pero sí confiamos en que estas princesas se vayan reinventado de cara a futuras generaciones. Para los contemporáneos a ellas, en la serie 'Érase una vez' ya está pasando, y también con las miles de ilustraciones de "así serían las princesas Disney si...". Quién sabe si habrá nuevas películas de Disney, de calidad, pero con nuevos modelos a seguir por niños y niñas.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados