La evolución del ideal de hombre a través de los príncipes Disney

La evolución del ideal de hombre a través de los príncipes Disney

Pasamos de analizar las princesas Disney a los hombres, los príncipes que las han acompañado a lo largo de décadas de películas de animación, ¿ha cambiado el ideal de hombre, o ya no buscamos al hombre perfecto?

Cine Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina 29 Junio 2017 10:10

Las princesas Disney son un icono de la historia de la factoría porque se supone que todas las niñas queremos ser princesas, o algo así, en alguna etapa de nuestra vida. También han protagonizado las películas y cuentos más emblemáticos de Disney, y hoy en día son, más que en su propia época, un icono de la cultura popular. Pero los príncipes Disney también merecen atención, porque también han sido reflejo de diferentes ideales masculino, y además han sido amores platónicos de más de uno y de una en la infancia. Bueno, y en la juventud también, porque desde que hemos visto cómo los han convertido en personas reales, nos hemos enamorado de ellos. Quizá no todos sean príncipes, o nos dejemos en el tintero personajes interesantes como Quasimodo, pero creemos que los más emblemáticos tienen bastante para comentar,

Las masculinidades de los príncipes Disney son diversas. Como siempre, responden a ideales propios de la época, por ejemplo en la primera etapa de películas, eran los príncipes típicos de cuento. La segunda etapa sería a partir de los noventa, cuando vemos una variedad de personalidades y masculinidades, donde el fin es, como siempre, transmitir valores positivos. Es decir, aunque fueran típicos valientes, fuertes y guapos (bueno Aladdin vivía en la calle y era más normalito), eran buenos, se enfrentaban a las normas por defender lo que consideraban justo, eran comprensivos y ponían el amor por encima de todo.

En la última década, ya muestran más inseguridades, sentimientos, un aspecto físico más cercano a la realidad y son grandes compañeros de aventuras. Parece que los príncipes Disney, como las princesas, van adaptándose a lo que piden los tiempos.

1 Príncipe Florian, de 'Blancanieves' (1937)

Florian, ñoño como él solo "Florian, ñoño como él solo"

El príncipe Florian es un personaje al uso de la época. Se enamora de Blancanieves tras oírla cantar dulcemente, aunque ella se esconda de él. Poco más sabemos de él, excepto que cuando ésta muere se acerca a darle un beso de amor, o más bien de despedida, que la revive.

2 Príncipe Henry, de 'La Cenicienta' (1950)

Príncipe azul de La Cenicienta

El príncipe Henry es el paradigma de príncipe, los que vemos en la portada del Hola. Amable, decidido, encantador, educado... Un hombre de la realeza de los pies a la cabeza. Como ocurre en las películas Disney, en 'La Cenicienta' el amor tiene un punto de ser marcado por el destino, así que este personaje no duda en emprender una exhaustiva búsqueda de pies para encontrar a su amada. Y eso que no tenía falta de salir de casa para buscar pareja, porque todas las chicas del reino se acercaron a su casa para que él eligiera la que más le gustaba.

3 Príncipe Felipe, de 'La Bella Durmiente' (1959)

El príncipe salvador de damiselas de toda la vida "El príncipe salvador de damiselas de toda la vida"

Con 'La Bella Durmiente' este tipo de príncipes tan icónicos empiezan a ser de esos valerosos caballeros que salvan a las damiselas, al menos dentro de la factoría Disney. Tiene la disyuntiva de que lleva desde niño comprometido con la princesa Aurora, pero en un paseo por el bosque conoce y se enamora de una campesina. ¡Ay, el destino! Resulta que esa campesina es la misma Aurora, pero él no lo sabe. Este valeroso príncipe, ¡Felipe! es encerrado por Maléfica, y cuando logra escapar gracias a las hadas, se enfrenta a los hechizos de la bruja, y a ella misma convertida en Dragón, para salvar a su prometida.

4 Eric, de 'La Sirenita' (1989)

Igualito a Jake Gyllenhaal "Igualito a Jake Gyllenhaal"

Eric comenzó una nueva hornada de príncipes que ya no tenían el aspecto clásico. Sí, tiene su uniforme y sus convencionalismos de palacio, pero ya va más desarrapado, con su melenita... Es un bohemio y un tanto bobalicón, se enamoró perdidamente de la voz de una mujer, aunque durante un tiempo fue un pelele de Úrsula, que lo embrujó y dejó a la pobre Ariel despechada.

4 Bestia o Adam, de 'La Bella y la Bestia' (1991)

Ummm, ¿y si te digo que tras la transformación me esperaba otra cosa? "Ummm, ¿y si te digo que tras la transformación me esperaba otra cosa?"

La Bestia es un personaje peculiar, porque nos lo ponen como alguien feote y peludo, pero que además es un poco "bestia" en sus modales. Ha sido con esta transición, y gracias a aprender de Bella, que se convierte en una persona buena, que primero aprisiona a una chica y luego pretende conquistarla, pero al final descubre que, como la ama, no la puede retener a su lado. Sin embargo, este príncipe es culto, algo que se da a valorar frente al ignorante de Gastón. Tampoco tiene nada que envidiar a la mandíbula y cara esculpida de este otro, aunque al final, cuando se convierte en persona, muestra una hermosa melena rubia y unas facciones de guapo de cine, aunque quizá sí más afeminados que los de Gastón. Nos gusta de él que no se siente amenazado por tener al lado a una mujer de carácter, porque Bella no le calla una.

5 Aladdin, de 'Aladdin' (1992)

Aladdin

Al igual que ocurrió con Jasmine o Pocahontas, el personaje de Aladdin supuso un soplo de aire fresco para el tema racial en las películas Disney. Se nos presenta aquí a un joven sin recursos que recurre al robo para subsistir. Cuando conoce a Jasmine, se enamora de ella y recurre a la magia para convertirse en príncipe y poder casarse con ella, o al menos que se fije en él. El ascenso social es parte de esta trama, menos mal que al final no necesita ser otra persona para conseguir el final feliz.

6 John Smith, de 'Pocahontas' (1995)

John Smith, un colonialista arrepentido "John Smith, un colonialista arrepentido"

Las melenas rubias nos hacían estremecernos allá por los 90, y John Smith no iba a ser menos. Basado en un personaje real y una amistad real con la verdadera Pocahontas, John Smith fue el primer príncipe Disney cuya vida fue salvada por una mujer. Así fue, su amiga nativa americana, valiente como ella misma, se enfrentó a su propia tribu para salvarle la vida a él y alcanzar la paz con los ingleses. Un hombre que acepta que Pocahontas permanezca con su tribu en vez de irse con él y que en la siguiente película le ayuda cuando está presa.

7 Li Shang, de 'Mulán' (1998)

Li Shang representa unos valores que no asumen la valentía y fuerza de la mujer "Li Shang representa unos valores que no asumen la valentía y fuerza de la mujer"

Li Shang es un hombre de su siglo y estirpe: general del ejército, siguiendo los pasos de su padre. Serio, dedicado a su causa, pero noble. Cuando descubre que su soldado favorito es una mujer, se decepciona, y Mulán tiene que hacerse valer para ganarse su confianza. En fin, en esa época no había otra cosa.

8 Naveen, de 'Tiana y el Sapo' (2009)

Tiana y el Sapo

Rompiendo de nuevo la hegemonía blanca de las películas Disney, Naveen y Tiana vienen a traer un nuevo modelo de príncipe y princesa, aunque sea con un cuento clásico. Naveen tiene una masculinidad muy de cine: es despreocupado, sociable, le gusta la fiesta y la música, además de las mujeres. Pero al menos es un príncipe de los que trabajan, abriendo con Tiana un restaurante al final de la cinta.

9 Flynn, de 'Enredados' (2010)

El típico ratero de perilla que al final es bueno "El típico ratero de perilla que al final es bueno"

Flynn es un personaje que recuerda mucho a otros contemporáneos a él en el cine de humor de acción real. Es, en inicio, el antihéroe: es un ladrón que busca sólo salvarse el pellejo a sí mismo, además con cierto aire arrogante. Pero se topa con alguien que no le dejará ir tan fácilmente, pues necesita su ayuda y la acaba consiguiendo: Rapunzel. A medida que avanza la película saca a cara más vulnerable, y se muestra incluso como un poco patán al lado de su nueva amiga.

10 Kristoff, de 'Frozen' (2013)

Pon un Kristoff en tu vida y vendrá de regalo con un reno "Pon un Kristoff en tu vida y vendrá de regalo con un reno"

Kristoff es, como todo en 'Frozen', nuestro favorito de todos. ¿Aspecto físico? Nos unimos a la descripción que hicieron de él en un artículo de El País y lo llamaremos fofisano. Aún no tiene edad de serlo, pero su cuerpo avisa de que se convertirá en ello. Es un chico corpulento que vive en las montañas, sin mucho contacto humano, pero sí mucho trabajo físico. No es el hombretón esculpido de otras película, pero es totalmente un chico real. Le encanta la naturaleza, y trata a su reno como a cualquier otra persona, incluso mejor. Anna le tiene siempre a su lado ayudándole, él está enamorado de ella pero no se siente seguro de decírselo, porque no es el típico galán que porque le guste una chica dé por hecho que es o será mutuo. Ella, en cambio descubre que esos embaucadores de medio pelo, como Hans, son una estafa.

Comentarios