Eurovisión 2019: Malta revoluciona con un temazo que puede ser la gran sorpresa

Eurovisión 2019: Malta revoluciona con un temazo que puede ser la gran sorpresa

Michela Pace venció el talent en Malta, y representará a su país con la canción 'Chameleon'.

Hay ocasiones donde las televisiones públicas luego de un mal resultado en Eurovisión piensan que la mejor solución es cambiar el proceso de selección. Algo así habrá pensado la TVM maltesa de cara a Eurovisión 2019. 

Quedándose fuera de la final el año pasado pese a llevar un gran concepto con Christabelle y su 'Taboo', y hacer lo propio también en Kiev 2017 con la sobria balada de Claudia Fanniello 'Breathlessly', el giro de timón maltés ha sido cambiar su clásica preselección, el 'MESC', por un formato más internacional y mundialmente conocido como es 'Factor X'

Adaptando el concepto hasta el punto de resultar tremendamente largo, de mil y una cribas salió vencedora la joven Michela Pace, la que a base de baladas y de un vozarrón se ganaba el billete a Israel. Con apenas 18 años, y siendo natural de la propia Malta, una vez vencía el talent quedaba algo menos de mes y medio para encontrarle una canción a medida.

Con un método similar al israelita, en el que primero libran un talent show para elegir candidato, y luego eligen la canción con tiempo y de manera interna, la canción elegida ha resultado la urbana 'Chameleon', un tema actual, bailable, pegadizo, y que tiene todas las papeletas para convertirse en una de las guilty pleassures de Tel Aviv. Aún con dudas de ver cómo una voz privilegiada pero muy joven como es la de Pace pueda desenvolverse en Eurovisión, la opción maltesa huele a final (como olía el año pasado), e incluso a poder pugnar por un buen resultado el sábado. 

Un concepto muy juvenil

Michela fue la vencedora de 'Factor X' en Malta "Michela fue la vencedora de 'Factor X' en Malta"

Eurovisión 2019 no va a ser el gran año del pachangueo, el baile y la fiesta en el escenario. A pesar del grandísimo éxito de Eleni Foureira y su 'Fuego' en Lisboa, lo cierto es que las delegaciones este año no han caído en contagiarse demasiado de esa línea, encontrando canciones bailables apenas en España, Suiza, San Marino, Bielorrusia, Chipre, República Checa y la propia Malta. 

Bajo esta línea, los malteses no tendrán mucha competencia directa, presentando un producto externalizado al microestado pero de calidad. Compuesto por Joacim Perrson, Paula Winger, Borislav Milanov y Johan Alkanas, la mayoría rostros conocidos del mundo eurovisivo, 'Chameleon' bebe mucho de lo radiable actual, siendo una canción potente, que puede sonar en cualquier fiesta, y que sin duda engancha a una sola escucha, algo esencial en Eurovisión. 

Habiendo visto apenas su videoclip de imagen, donde el colorido es el protagonista, las dudas estarían en el directo y sobre todo en la puesta en escena, ya que una canción así precisa de una explosión importante en el escenario y de buena cantidad de baile. Si estos elementos caben en la coctelera maltesa, hay pocas dudas de que puedan volver a la final, algo que no hacen desde 2016 con la segunda participación de Ira Losco

A contracorriente

Luego de mucha balada, Michela tendrá delante un dancehall "Luego de mucha balada, Michela tendrá delante un dancehall"

Otra de las grandes dudas de la participación de Michela Pace en Eurovisión es conocer hasta qué punto la canción es afín a su registro. Al igual que pueda pasar con España, Israel o Georgia, Malta es otro país que busca su representante en un talent show, de manera que de inicio se parte con pocas tablas en el escenario y sin conocer mucho los derroteros del artista. 

En el caso de Michela Pace, apenas viendo la final del 'Factor X' maltés, todos hubiéramos dicho que la isla defendería una balada en Tel Aviv. Sin embargo, vienen con un dancehall muy atractivo, que suena bien y que parece bien pensado, pero que quizá puede no ser la canción predilecta para la intérprete. 

Mil y una veces hemos visto conceptos en Eurovisión que no casaban con el cantante, y rara vez salen bien. Las dudas durarán poco, hasta que la veamos en escenario, pero lo cierto es que si funciona, puede ser una de las opciones más exitosas de Malta, rondando un top-10 que ya han visitado en trece veces desde su llegada a Eurovisión en 1971. 

VALORACIÓN: Un guilty pleasure de manual (18/25)

En conjunto, Malta ha hecho un trabajo digno de su bagaje en Eurovisión. Pese a dos ausencias en la final en los dos últimos años, la TVM es un buen ejemplo de saber hacer desde un estado pequeño. 

Para Tel Aviv, ofrece una canción atractiva, pegadiza, en una imagen rompedora y que suena a 2019. Mil y un factores pueden salir en el camino al festival, pero lo cierto es que basándonos en la versión estudio y su irrupción en las casas de apuestas de pago, Malta podría comenzar a verse en la final, y ahí incluso soñar con volver a la primera parte de la tabla.

Todo esto, a expensas de ver a una Michela Pace entera que pase de ser una joven de voz de infarto para convertirse en una diva eurovisiva de manual, de las explosivas. Esto y un cuerpo de baile pueden terminar de cocinar una fórmula de éxito para los malteses. La pinta es espectacular. 

Comentarios