Buscar
Usuario

Televisión

Eurovisión 2019: Irlanda no renuncia a su pop para Tel Aviv

Sarah McTernan representará a la RTÉ en Israel con la canción '22'.

Eurovisión 2019: Irlanda no renuncia a su pop para Tel Aviv

Hablar de Irlanda es hablar del país más granado en la historia del Festival de Eurovisión. Y es que los irlandeses pueden presumir de haber ganado el festival en siete ocasiones (es el país que más veces lo ha conseguido), aparecer por el top-10 en treinta ocasiones, e incluso ser el único país capaz de ganar el festival tres años seguidos a mediados de los noventa.

Números así hacen que sin duda algún haya que tener en cuenta siempre a la RTÉ, aunque en los últimos años no estén pasando por su mejor momento. Siempre fieles a su música, su producción y un modelo clásico de gestión del festival que recuerda al pasado, lo cierto es que desde 2011 los irlandeses no visitan el top-10, llegando incluso a quedarse fuera de la final en cuatro de los últimos seis años

Todo esto demuestra a las claras lo que ha cambiado el festival y como los años noventa quedaban bastante lejos. De cara a 2019, la RTÉ apuesta por la joven Sarah McTernan y su canción '22', un pop clásico que podría funcionar en cualquier radiofórmula y que gana con las escuchas, pero que algo nos dice que es poco competitiva para el festival. ¿Un año más sin pisar la final para los del trébol? Tendrán que luchar y mucho. 

Abonados a la juventud

Sarah McTernan, representante de Irlanda en Eurovisión 2019 "Sarah McTernan, representante de Irlanda en Eurovisión 2019"

Si algo ha tenido Irlanda como seña de identidad en los últimos años ha sido el confiar en su escena emergente. Sacando todo partido a los 'egresados' de los talent show en las islas, Sarah McTernan sigue la línea del año pasado con Ryan O'Shaughnessy o la de Brendan Murray hace dos.

Sarah, de 25 años, saltaría a la fama en Irlanda allá por 2015 cuando acabara tercera en 'The Voice Of Ireland'. Desde entonces, la joven se convirtió en una figura rutilante del pop irlandés, siempre con el Festival de Eurovisión entre ceja y ceja. 

Y es que curiosamente, este '22' no es el primer intento eurovisivo de la intérprete, ya que el año pasado se presentaría al '1 to 360', la desastrosa preselección de San Marino para Lisboa que acabaría en escándalo por su dudosa final. En este evento, Sarah McTernan no conseguiría llegar a la fase presencial del evento, dejando ya claro que eso de aparecer por el festival era un objetivo para la de Scariff.

Calidad poco competitiva

'22', canción de Irlanda en Eurovisión 2019, es una canción pop muy propia de la radiofórmula "'22', canción de Irlanda en Eurovisión 2019, es una canción pop muy propia de la radiofórmula"

En Eurovisión, a veces el envoltorio es casi más importante que el regalo de dentro. Sin ir más lejos, el año pasado Irlanda apostaba por una deliciosa balada en voz de Ryan O'Shaughnessy. Ese 'Together', recuperaría sitio para Eire en la final, destacando casi más por la gran puesta en escena que vimos en Lisboa que por la propia canción. 

El problema es que los últimos años, Irlanda no se preocupa en exceso por el envoltorio. En esta ocasión, la candidatura de Sarah McTernan ha vuelto a aparecer por el universo eurovisivo con lo mínimo. Apenas con un videoclip de imagen se presentaba la canción, de nuevo procedente de una selección interna en manos de un panel de expertos que la eligieron entre más de 450 temas. 

Ante esto, siendo una buena canción, pegadiza, y que puede presumir de una buena producción, hay que buscar en exceso algo para oírla, y eso penaliza y mucho en Eurovisión. Si bien es una de las canciones que más podría funcionar en radios a nivel internacional, de cara al festival bien debería buscar la RTÉ un elemento diferencial para ganarse un hueco en la más que dura segunda semifinal. 

VALORACIÓN: Una buena canción que pasa desapercibida (14/25)

Por suerte o por desgracia, en la actualidad tener una buena canción no te garantiza nada en el Festival de Eurovisión. En tiempos de performances, puestas en escenas cuidadas y realizaciones de infarto, hace falta algo más, y algo así le puede pasar a Irlanda en Tel Aviv. 

Al igual que en 2017, Irlanda parte con un tema más que decente, con buena interpretación y bien trabajado, pero que probablemente pueda pasar desapercibido. En la batalla que va a suponer la segunda semifinal, quizá los de las islas no cuenten con mucha competencia, salvando la de Dinamarca por semejanza de estilos. 

Que pueda meterse entre los diez que lleguen al sábado dependerá en gran manera de que los jurados valores la canción y de una puesta en escena que haga dar un salto a la candidatura. De lo contrario, Irlanda nos dejará la misma idea de los últimos años: la de traer una canción magnífica pero no lo suficiente competitiva para ganarse un puesto para la final. 

Artículos recomendados

Comentarios