Buscar
Usuario

Política

Eurodiputado ultra culpa a las mujeres de la baja natalidad por trabajar "fuera de casa"

La europarlamentaria del PSOE Iratxe García ha solicitado a la Cámara que investigue estas declaraciones misóginas.

La libertad de expresión es uno de los derechos fundamentales que todos los seres humanos deben de tener por el simple hecho de serlos. Sin embargo, en ocasiones aquellos que son contrarios a la igualdad y el progreso utilizan este principio para atacar duramente a otras personas por diversos motivos políticos basándose en una ideología ultra.

Es lo que ha ocurrido en el Parlamento Europeo: el eurodiputado de ultraderecha simpatizante con la ideología neonazi culpó a las mujeres de la baja natalidad existente en las zonas rurales por su "empeño" en trabajar fuera de casa. "La culpa del problema demográfico es de que las mujeres trabajen fuera de casa y no tengan más hijos. Hay que decirlo porque todas se empeñan en trabajar fuera de casa", fueron las palabras del polaco Janusz Korwin-Mikke.

La europarlamentaria socialista Iratxe García ha pedido al Parlamento que se abra una investigación contra el eurodiputado de extrema derecha debido a que, según ella este tipo de argumentos misóginos no deben ser tolerados jamás. Y menos en una cámara democrática y representativa de las libertades y la igualdad.

"Señor Korwin-Mikke, las mujeres somos libres para decir si queremos o no trabajar fuera de casa y si queremos o no tener hijos. Si alguien debería quedarse en casa son los misóginos que quieren coartar a las mujeres", le respondió de manera contundente Iratxe García.

Otra posible sanción

El eurodiputado Janusz Korwin-Mikke realizando el saludo nazi "El eurodiputado Janusz Korwin-Mikke realizando el saludo nazi"

El parlamentario europeo de ultraderecha podrá ser amonestado por estas declaraciones intolerables. Sin embargo, ya está acostumbrado a ser sancionado por decir grandes sandeces. El pasado mes de marzo, fue multado tras asegurar que las mujeres eran menos capaces y menos inteligentes.

"¿Sabe usted cuántas mujeres hay entre los primeros cien jugadores de ajedrez? Se lo diré: ninguna. Por supuesto, las mujeres deben ganar menos que los hombres porque son más débiles, más pequeñas, menos inteligentes", exclamó entonces. Estas palabras le costaron una sanción por parte del Parlamento Europeo. En dicha ocasión, se le retiraron las dietas durante 30 días (unos 9.000 euros); se le impidió participar en actividades parlamentarias 10 días y se le prohibió representar a la Eurocámara en foros internacionales durante un año.

El presidente del Parlamento, Antonio Tajani, calificó el argumentario de este eurodiputado neonazi de "gravísimo" y pidió perdón en nombre de la Eurocámara a todas las diputadas y trabajadoras de la misma instancia. El pleno aplaudió sus palabras cuando afirmó que no tenía intención de "tolerar este tipo de comportamientos".

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, rechazó contundentemente las declaraciones del eurodiputado neonazi "El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, rechazó contundentemente las declaraciones del eurodiputado neonazi"

Iratxe García, la misma eurodiputada del PSOE que defendió las libertades y los derechos de las mujeres frente a la misoginia y la radicalidad de Korwin-Mikke, ya le respondió el pasado mes de marzo al europarlamentario: "Sé que le duele y le preocupa que hoy las mujeres podamos estar representando a los ciudadanos en igualdad de condiciones que usted. Yo aquí vengo a defender a las mujeres europeas de hombres (misóginos) como usted", sentenció.

Korwin-Mikke genera polémica siempre que tiene la oportunidad. Hace un par de años, sorprendió a la Eurocámara tras realizar el saludo nazi durante su intervención. El motivo: protestar contra una iniciativa alemana que pretendía armonizar los billetes de viajes dentro de las fronteras de la Unión Europea. Mientras hacía el detestable saludo fascista y nazi, exclamaba el lema establecido en la época más oscura de la Humanidad: "Un solo pueblo, un imperio, un líder", cambiando la palabra "líder" por "billete de transporte". 

La brecha salarial y el acoso laboral

La lucha por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres se está expandiendo a todos los ámbitos "La lucha por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres se está expandiendo a todos los ámbitos"

La brecha salarial es uno de los problemas que azota la Unión Europea desde hace décadas. Todavía en pleno siglo XXI las mujeres del club comunitario siguen cobrando un 16% menos que el hombre dentro de sus fronteras, según un estudio llevado a cabo por especialistas de Eurostat en colaboración con Instituciones Nacionales de Estadística. Asimismo, todavía existe un "techo de cristal" para acceder a los puestos laborales, ya que los cargos de altos directivos están reservados solo para los hombres y muy pocas mujeres los alcanzan. Concretamente, tan solo el 33% durante el año 2016 fue ocupado por ellas. 

Por otro lado, los casos de abusos sexuales y de violencia de género también se dan en el Parlamento Europeo. El caso Weinstein y la posterior campaña impulsada en redes sociales por diferentes mujeres en la que animaban a denunciar todos los casos de abusos bajo la etiqueta #MeToo (Yo También), hizo que muchas trabajadoras de la Eurocámara denunciaran el abuso de poder por parte de muchos hombres de la instancia europea.

Sin embargo, pese a la brecha salarial discriminatoria existente entre hombres y mujeres; los abusos sexuales cometidos por parte del género masculino hacia el femenino y las declaraciones misóginas y lamentables de Korwin-Mikke, la sociedad avanza poco a poco hacia un futuro esperanzador donde la igualdad efectiva entre todos los ciudadanos y las ciudadanas será una realidad en la inmensa mayoría de los países. 

La apuesta de la población es clara: la violencia de género no puede ser tolerada; la misoginia tampoco. Teléfono contra la violencia de género (no deja rastro en las facturas telefónicas): 016. Si sufres maltrato o conoces algún caso, no lo dudes: denuncia.

Artículos recomendados

Comentarios