Un estudio revela los principales temores a la hora de tener sexo con alguien

Un estudio revela los principales temores a la hora de tener sexo con alguien

Hombres y mujeres siguen preocupándose por los clásicos a la hora de mantener relaciones sexuales con alguien, pero en los principales temores se cuelan algunos anecdóticos como el vello corporal o las flatulencias.

Vida David Carro David Carro 22 Junio 2016 16:53

¿Tendrá alguna enfermedad? ¿Conseguiré que llegue al orgasmo? ¿Tendré demasiado pelo? ¿Seré demasiado plana? ¿La tendré suficientemente grande? A cualquier se le han pasado por la cabeza esta serie de preguntas antes de acostarse con alguien, especialmente si es la primera vez que estamos con ese alguien. Un estudio ha revelado ahora los principales temores de hombres y mujeres a la hora de enfrentarse al sexo y dice mucho de la psicología masculina y femenina que aún perdura en nuestra sociedad.

El estudio ha sido elaborado por el e-commerce Superdrug Online Doctor a partir de una encuesta entre 2.000 europeos y estadounidenses. Entre las diez preocupaciones principales se encuentran algunas más o menos anecdócticas, como el hecho de que tener demasiado vello corporal provoque un bajón en la otra persona, que esta persona piense que no tienes la suficiente experiencia, que te pida hacer algo con lo que no te sientes a gusto o que tu cuerpo sorprenda con alguna función vergonzosa, como una flatulencia.

El TOP 10 de miedos a la hora de tener sexo "El TOP 10 de miedos a la hora de tener sexo"

Los temores aumentan cuando se piensa que quizás no se es lo suficientemente bueno en la cama o que la otra persona no va a encontrar atractivo tu cuerpo, que se lleva el bronce de las preocupaciones sexuales. Son dos los clásicos que coronan el TOP 10 de miedos: una rotura del preservativo que provoque un embarazo no deseado y que la otra persona tenga una enfermedad de transmisión sexual.

Más que una ETS, las mujeres temen que su pareja no quiera ponerse un preservativo

Las ETS preocupan más en los hombres que en las mujeres, cuyo máximo miedo es que su pareja no quiera ponerse un preservativo, al menos en el caso de las europeas. En el TOP 10 dividido por géneros, ellos temen en segundo lugar que su pareja no quede lo suficientemente satisfecha, algo que desciende al octavo puesto en el caso de ellas pero todavía queda por encima del temor a no quedar satisfechas ellas mismas. La eyaculación precoz es la cuarta preocupación de los hombres.

Los temores sexuales de ellos vs. ellas "Los temores sexuales de ellos vs. ellas"

Las preocupaciones de estadounidenses y europeos son prácticamente las mismas, aunque el orden de prioridades sea diferente. Solo aparece una diferencia en las mujeres, ya que en Europa preocupa que su pareja no acepte un 'no' por respuesta mientras que las americanas temen más que ellos se den cuenta de que tienen celulitis o estrías.

El tamaño del pene y otros aspectos físicos

Según este estudio el tamaño del pene va importando menos, al menos a ellos. A los encuestados les pidieron que calificasen del 1 al 10 sus temores en cuanto a su físico, y el hecho de tener un pene pequeño recibió un 4,1 de media, mientras que tenerlo demasiado grande tuvo un 2,9 de media. En cuanto a ellas, tener los pechos demasiado pequeños obtuvo un 3,7 de media y, demasiado grandes, un 3 sobre 10. Parece que vamos superando poco a poco pequeños estigmas sobre el físico ideal.

Lo que más avergüenza a hombres y mujeres en el sexo "Lo que más avergüenza a hombres y mujeres en el sexo"

En general, ellas se muestran más preocupadas por los imprevistos corporales que ellos, quizás por aquello de recibir una 'educación de señoritas'. Mientras que ellas a la escapada de una flatulencia le otorgan un 5,1 de media, en ellos se queda en un 3,8. También las mujeres temen hacer ruidos extraños durante el sexo con un 3,75 de media,  mientras que en ellos es de un 3,15.

Finalmente, en otros aspectos sí que ambos géneros se ponen de acuerdo. En el caso de tener unos deseos sexuales demasiado pervertidos, los hombres y mujeres europeos se preocupan por igual y más que los estadounidenses. Algo similar ocurre con el miedo a decir el nombre equivocado de la persona con la que están practicando sexo.

Comentarios