Las personas que suben 'selfies' en el gimnasio tienen problemas mentales, según un estudio

Las personas que suben 'selfies' en el gimnasio tienen problemas mentales, según un estudio

Un estudio analiza la mente de las personas que suben este tipo de contenidos a las redes sociales.

Las personas que suben 'selfies' en el gimnasio acostumbran a acumular miles de 'likes' y seguidores en redes sociales como Instagram. Sin duda, la capacidad de mostrar el resultado de un intenso esfuerzo y la belleza de cuerpos esbeltos son los mejores alicientes para lograr convertirse en todo un influencer.

Sin embargo, detrás de este mundo tan perfecto, puede haber... algo menos apetecible. O así, al menos, lo asegura un estudio de la Brunel University de Londres, que señala que las personas que publican este tipo de contenidos son individuos más proclives a sufrir un trastorno narcisista, caracterizado por un sentido desmesurado de su relevancia y poca empatía por los demás.

En el escrito de conclusiones, los investigadores señalan que la ansiedad por subir los selfies en el gimnasio es una simple muestra más de la obsesión por obtener la atención de los demás, crecer el propio ego y elevar lo considerado como 'estatus social'.

En declaraciones a Business Insider, la doctora Tara Marshall asegura que este tipo de actitudes siempre se basan en la necesidad de atención y aprobación por parte del entorno. En el caso de no conseguirlo de manera explícita, pueden vivir arrebatos de agresividad y mostrar un comportamiento especialmente intolerante.

También puede ser la causa

El hecho de subir este tipo de contenidos también puede ser causante y no solo un síntoma de un problema previo "El hecho de subir este tipo de contenidos también puede ser causante y no solo un síntoma de un problema previo"

Si bien se recoge que este problema puede presentarse como un síntoma de ese trastorno narcisita, los investigadores también han llegado a la conclusión de que una creciente obsesión por este tipo de autorretratos también puede actuar como desencadenante.

En concreto, la activación de los sistemas de recompensa a la hora de recibir 'likes' y seguidores no dejan representar el mismo camino por el que el cuerpo obtiene satisfacción al consumir algunos tipos de sustancias estupefacientes. Es decir, el mecanismo de la adicción se activa y puede derivar en fuertes inestabilidades emocionales.

Tara Marshal, sin embargo, asegura que la virtud, como siempre, está en el término medio: "No está mal presumir de tus cambios físicos, lo que sí puede llamar la atención es la frecuencia en la que se ven este tipo de publicaciones, pues algunas personas dependen de la aceptación de los demás para estar motivadas".

Es decir, llevar a cabo este tipo de conductas no significa que vivamos con un trastorno, evidentemente. Pero sí es recomendable intentar llevar un control para poder manejar con mayor éxito una cuestión fundamental en la vida: nuestra salud mental.

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados