Buscar
Usuario

Noticias

Estas son las cuatro versiones de la caída de Julen al pozo

La Guardia Civil recoge las declaraciones de la madre, el padre de Julen, el dueño de la fina y el pocero.

La caída de Julen al pozo de Totalán ha dejado un sinfín de cabos sueltos en una investigación que está siendo mucho más complicada de lo que se esperaba. De hecho, la Guardia Civil ha recogido varias declaraciones que ya ha entregado al juez pertinente del caso y en donde se muestran hasta cuatro versiones y declaraciones de unos hechos que seguirán tiempo trayendo cola.

Estos testimonios serán fundamentales a la hora de juzgar qué es lo que sucedió exactamente antes de que el pequeño de dos años cayese dentro del pozo. Enumeramos todo lo dicho hasta ahora:

1 El padre

El padre ha asegurado que no consiguió llegar a tiempo para salvar a su hijo "El padre ha asegurado que no consiguió llegar a tiempo para salvar a su hijo"

El padre del pequeño Julen afirmó que estaba ayudando al dueño de la finca mientras su mujer se hacía cargo del niño. Sin embargo, al estar hablando por teléfono, no se dio cuenta de que el pequeño corría hacia el lugar en el que se encontraba el pozo: "Salí corriendo para cogerlo, no conseguí llegar a tiempo y vi cómo se cayó por el pozo". José asegura que escuchó llorar al niño durante 30 segundos, y retiró la broza y piedras que había en torno a que no le cayeran encima.

El padre deja entrever que bajó la alarma porque el dueño de la finca había ocultado un detalle determinante: "Sabía que el pozo estaba allí, David -el dueño de la finca- me lo había dicho, pero siempre aseguró que estaba tapado", concluyó.

2 La madre

La madre se encontraba llamando a su trabajo para comunicar los motivos de su ausencia aquella jornada "La madre se encontraba llamando a su trabajo para comunicar los motivos de su ausencia aquella jornada"

La madre de Julen tiene otra versión de los hechos que coincide en esencia con la de José. En ella afirma que no fue a trabajar porque se encontraba mal y que su llamada telefónica tenía la intención de avisar a la empresa sobre los motivos de su ausencia: "Me fui de la mesa a un sitio donde había unos sacos de arena para hacer una llamada a mi encargado del McDonald's del centro comercial de Rincón de la Victoria y decirle que no iba a trabajar", dice.

Una vez con Julen en el pozo, la madre prosigue con su declaración: "Al asomarme a la boca del pozo escuché a mi hijo llorar y vi cómo mi pareja quitaba de los bordes piedras y arena para que no cayeran dentro", dice. "Dejé de escucharle llorar y empecé a gritar desesperada".

3 El dueño de la finca

El dueño de la finca ha asegurado que no fue consciente de lo que sucedía porque se encontraba preparando el almuerzo "El dueño de la finca ha asegurado que no fue consciente de lo que sucedía porque se encontraba preparando el almuerzo"

Las declaraciones de David, novio de la prima de José Roselló, también coinciden en la esencia con las anteriormente publicadas: Él se estaba encargando de la paella mientras que sus padres hacían lo propio con el pequeño Julen. A los "35 o 40 minutos", ya preparando la comida, escuchó al padre gritar "¡Julen!". Y es entonces cuando se desata todo. "El padre de Julen estaba cerca y también vio cómo caía", afirmó.

4 El pocero

El pocero se encuentra en el punto de mira de los investigadores "El pocero se encuentra en el punto de mira de los investigadores"

Por último, la Guardia Civil recabó las declaraciones del pocero. A pesar de que no se encontraba en la zona aquel 13 de enero, sus palabras han generado la mayor de las concentraciones y le han situado en el punto de mira de los investigadores. Antonio Sánchez declaró que el dueño de la finca le dijo que tenía todos los permisos en regla: "No me los enseñó, pero me confié porque en la parcela ya había otro pozo hecho", dice.

Se realizaron dos catas, sin encontrar nada de agua. Según afirmó, dejó toda la tierra que extrajo alrededor del pozo y tapó el agujero con una piedra de 15 kilos. El propietario del terreno, sin embargo, insiste a la Benemérita en que "el pocero se llevó la maquinaria y dejó el pozo sin tapar". El autor del sondeo hace ver también que en ese momento no estaba la zanja que lleva hasta la oquedad. "La tierra que rodeaba el pozo la habían quitado y amontonado a unos cinco o seis metros", concluye.

Artículos recomendados

Comentarios