12 errores que no deberías cometer en la primera cita

12 errores que no deberías cometer en la primera cita

Todos hemos cometido equivocaciones en una primera cita, algunas más garrafales que otras.

Vida Iván Martínez de Miguel Iván Martínez de Miguel 02 Diciembre 2015 13:02

Alguien que te gusta por fin te ha dicho "sí" y vais a quedar para veros en una primera cita, los nervios pueden apoderarse de ti si realmente esa persona te importa. Te preocupas por esas pequeñas cosas que pueden salir mal o las que causan una mala impresión a aquel/la que no te conoce. Por eso te repasamos algunos errores, descuidos o equivocaciones que casi todos hemos cometido en una primera cita y no deberíamos volver a hacer.

1 No des exceso de información

El egocentrismo está muy mal visto

Yo, yo, yo, yo y yo. Una primera cita es para que ambos os conozcáis, para que habléis de vuestros gustos y vuestras aficiones intercambiando información. No sirve de nada alguien que no pare de hablar sobre sí mismo y no deje espacio para que la otra persona intervenga, eso demuestra el nulo interés que tiene. El egocentrismo está muy mal visto y es motivo para no tener una segunda cita, además que el exceso de información sobre uno mismo tampoco es positivo en un primer contacto.

2 No hagas interrogatorios

No hay que rellenar un cuestionario para conocer los gustos

Lo contrario a ese chico o chica que no parar de conferenciar sobre sí mismo, es ese otro que se cree Gil Grissom y pregunta sin descanso como si estuviera en medio de un interrogatorio real de la serie 'CSI'. No hay que rellenar un cuestionario para conocer los gustos de la otra persona, deja que la conversación fluya sola porque puede asustarse fácilmente con temas excesivamente personales.

3 No llegues tardes

Es una falta de educación y de respeto

Estás nervioso, quieres estar perfecto/a para causar una buena impresión pero no te das cuenta de que se te ha pasado la hora y ya llegas tarde. 10-15 minutos de cortesía es lo normal que todo el mundo espera (el metro se retrasa, los autobuses que no pasan o no encuentras sitio para aparcar) pero a partir de esa cifra es una falta de educación y de respeto. Si te interesa esa cita, planéalo con antelación, elige la ropa y déjala lista antes de arreglarte.

4 No hables de relaciones pasadas

Dará una mala impresión, sobre todo si le criticas

Según vaya avanzando la relación ya comentaréis con más detalles qué ocurrió en tu vida amorosa antes estar juntos, hacerlo en la primera cita es un error de los grandes. A esa persona que está en frente de ti no le interesan los gustos de tu ex, ni lo que habéis hecho juntos; eso dará una mala impresión, sobre todo si empiezas a criticarle de forma despiadada.

5 No cuidar tu imagen

Detenerse 10 minutos a decidir qué ropa ponerse no hace daño a nadie

No es necesario ponerse un esmoquin para ir a la primera cita, es suficiente con que la otra persona vea que te has molestado en cuidar tu imagen para ir a verla. Si apareces con la ropa del gimnasio interpretará que te importa poco o que no te has tomado la molestia de vestirte en condiciones... Detenerse 10 minutos a decidir qué ropa ponerse no hace daño a nadie, ¿no?

6 No te arregles en exceso

Debes ir cómodo, sentirte bien con lo que llevas puesto

Ni acudir con el pijama ni estar todo el tiempo pendiente de tu aspecto, siempre hay un término medio. No estás en una pasarela, no tienes que marcar musculitos todo el tiempo ni conservar el pelo intacto como si hubieras salido de la peluquería, eso es demasiado superficial. Debes ir cómodo, sentirte bien con lo que llevas puesto y que no sea excesivo, algo con lo que salir a cualquier parte como si fueras a tomar algo con tus amigos.

7 No uses el móvil

Salvo que estés esperando una llamada súper importante

Uno de los errores de las primeras citas es estar pendiente del móvil. Por mucho que te gusten las redes sociales, ahora no es momento para estar atento a las notificaciones; tienes a alguien especial delante, mejor hacerle caso. Salvo que estés esperando una llamada súper importante, el resto de mensajes tendrán que esperar unas horas ya que si respondes eso demuestra cierto grado de inmadurez y poco interés.

8 No seas un/a impostor/a

Se trata de gustarle tal y como eres

Es posible que quieras impresionar a la otra persona, has soñado con tenerle delante de ti y ahora que ha llegado el momento quieres impactarle. La premisa es buena, siempre y cuando no intentes ser alguien que no eres; no es bueno inventarse una personalidad, una vida o unos gustos cuando realmente no eres así. Se trata de gustarle como eres, no cómo quieres ser en tu imaginación.

9 No te escabullas de la cuenta

Estamos en el siglo XXI, no hace falta que los chicos paguemos siempre

¿Pagas tú? ¿Para él? ¿Paga ella? Escabullirse al baño o hacerse el tonto no es una buena reacción cuando te traen la cuenta. Estamos en el siglo XXI, no hace falta que los chicos paguemos siempre, al menos que siempre haya intención por ambas partes para hacerse cargo de la factura. Si no os decidís una opción es pagar a medias, pero dejar que el otro pague directamente es tener mucha cara.

10 No evites dar tu opinión

Eso demuestra mucho de tu personalidad

Al conocer a esa persona es posible que tengas miedo de entrar en conflictos y tiendas a darle la razón a todo lo que diga. ¿Realmente todo te parece bien? ¿No estás en desacuerdo con nada? Hay que ser valiente, tener ideas propias y saber mantenerlas, eso demuestra mucho de tu personalidad y un debate sobre un tema puede ser muy enriquecedor para conoceros mejor. Lo importante es ser tú mismo.

11 No habléis de sexo

Cada cosa a su debido tiempo, ya tendréis instantes para conoceros mejor en la cama

Si es un rollete pasajero no te importará compartir tus deseos carnales más ocultos, pero si es alguien especial es mejor dejar la conversación sexual para más adelante. Enumerar tus posturas favoritas no es una manera de conocerse mejor, es una manera de querer llevarle a la cama directamente. Cada cosa a su debido tiempo, ya tendréis instantes para conoceros mejor en la cama.

12 No hagas planes de futuro

¿Dónde iremos de vacaciones? ¿Qué ciudad quieres visitar?

Aunque todo haya ido sobre ruedas en las primeras horas juntos, es mejor no empezar a comentar planes de futuro juntos: ¿dónde iremos de vacaciones? ¿Qué ciudad quieres visitar? ¿Cuándo me vas a presentar a tu madre? ¿Cómo se llamarán nuestros hijos? Esas preguntas tendrán su respuesta pero la primera cita no es momento para ello, la otra persona puede salir huyendo. Paso a paso se hace el camino.

Comentarios