Buscar
Usuario

Vida

"Emoji", la palabra del año 2019 según la Fundéu

Tras "escrache", "selfi", "refugiado", "populismo", "aporofobia" y "microplástico", la Fundación apuesta por "emoij".

"Emoji", la palabra del año 2019 según la Fundéu

La Fundación del Español Urgente (Fundéu), dirigida por la Agencia EFE y BBVA, ya ha elegido la palabra del año de este 2019. Lo sorprendente de la noticia es que el término elegido no es únicamente una palabra como tal, sino de algo tan simbólico que todos usamos a diario: emoji

Este es el concepto que se ha llevado la reputada distinción, otorgada desde hace siete años por la organización de esta fundación sin ánimo de lucro con el objetivo de promover el buen uso de castellano a través de la actualidad informativa y los medios de comunicación. Según argumentan en su página web, la elección de la palabra de este año ha sido "el fruto de los debates de filólogos y periodistas tras un año de trabajo". 

Según la comisión que ha tomado está decisión, la elección está más que justificada, pues se trata de un símbolo con un gran poder comunicativo que la sociedad actual utiliza cada día para expresar una palabra, una acción, un sentimiento o un estado, entre otras cosas. Por lo tanto, de una manera u otra, su potestad linguïstica es innegable.

Juegan un papel muy importante a lo largo de nuestro día a día y es que cada vez son más los que se suben al barco y hacen uso de ellos. Los emojis van más allá de simples y pequeños iconos que usamos en nuestras conversaciones de WhatsApp u otros servicios de mensajería instantánea. Se han creado aplicaciones móviles para crearlos a nuestra imagen y semejanza, aunque también infinitos artículos de merchandising y en definitiva, toda una cultura en torno a ellos. 

Un impacto imparable que revolucionó el mundo de las comunicaciones en los años noventa, época en la que hicieron su aparición. Tienen algo que llama la atención y que realmente supuso un cambio en la mentalidad humana cuando pasaron a compartir espacio con otros elementos de la comunicación como palabras, frases o signos de puntuación. Sus posibilidades y perspectivas futuras son lo que han hecho a la Fundéu elegirlos como palabra del año. "¿Dónde nos llevarán?". Esa es la pregunta que los miembros del jurado se han formulado incontables veces en su valoración.

De esta manera, emojo se ha impuesto a las otras finalistas a ser la palabra del 2019: electromovilidad, desglobalización, neonegacionismo, exhumación, DANA, huachicolero, seriéfilo, influente, albañila, cúbit y superdesempate.

"Un elemento que contribuye a la comunicación entre las personas"

El lenguaje de los emojis es universal y desde los años 90, según Fundéu, deducen un gran avanze en la comunicación humana "El lenguaje de los emojis es universal y desde los años 90, según Fundéu, deducen un gran avanze en la comunicación humana"

Cuando fueron creados como dibujos formados a partir de signos ortográficos, nadie se imaginaría que irían cobrando tanto sentido, hasta llegar a esas pequeñas imágenes que hoy todos conocemos. Antes se leían inclinando la cabeza, pero esa práctica pasó a mejor vida hace ya años. Ahora, han evolucionado hasta niveles insospechados y hay quien incluso se ha encargado en ciertas ocasiones de darles vida. Esto también hace que nos demos cuenta de que lo mucho que hemos cambiado la forma en la que nos comunicamos entre nosotros. 

Eso sí, la Fundéu tiene muy claro que su objetivo no era crear polémica. No quieren que nadie piense que los emojis van a comerle terreno al lenguaje como tal. "No se trata, por supuesto, de que los emoticonos y los emojis vengan a robarnos palabras o a pervertir nuestra lengua, que ha mostrado durante siglos su capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos y a las tecnologías de cada época. Ni de que acabemos expresándonos solo con este tipo de elementos", se defienden. 

"Creemos más bien que constituyen un elemento más que contribuye a lograr el fin último de las lenguas: la comunicación entre las personas", explica Javier Lascuráin, coordinador general de la fundación. "En un mundo marcado por la velocidad, los emoticonos aportan agilidad y concisión. Y en un entorno en el que buena parte de lo que escribimos, sobre todo en chats y sistemas de mensajería instantánea, es comunicación oral puesta por escrito, estos elementos nos permiten añadir matices gestuales y de intención que de otro modo se perderían", subraya.

En el comunicado que han lanzado, también destacan su carácter universal. Es cierto, pues a través de estos dibujos o símbolos, todo el mundo se puede entender, pues las asociaciones mentales que les atribuímos son iguales en todo el mundo y por tanto, no hace falta lengua alguna para expresarnos con ellos. Son entendidos por personas de diferentes culturas y lenguas, y de hecho su presidente, Mario Tascón, reflexionó durante el Congreso de las Academias de la Lengua en Sevilla sobre la posibilidad de que "los emojis sean lo más cercano a un lenguaje universal que ha creado nunca la humanidad".

"Escrache" (2013), "selfi" (2014), "refugiado" (2015), "populismo" (2016), "aporofobia" (2017) y "microplástico" (2018) fueron las palabras elegidas por el equipo de la Fundación en los últimos años.

Artículos recomendados

Comentarios