Buscar
Usuario

Política

Emmanuel Macron, el político que consiguió desbancar a los grandes partidos tradicionales

Macron llega al Elíseo tras imponerse a la ultraderechista Marine Le Pen con una diferencia de más de 30 puntos

Emmanuel Macron ha conseguido, a sus 39 años, erigirse como el presidente más joven de la V República francesa tras desbancar a la ultraderechista Marine Le Pen con una distancia de más de 30 puntos de diferencia en la segunda vuelta.

Su hazaña tiene un mérito indudable: ha alcanzado el Elíseo con tan solo dos años de experiencia y con una plataforma, 'En Marche!', creada un año antes de las elecciones. 

Macron llega al poder, además, de la mano de su primera dama, Brigitte Trogneux, 24 años mayor que él. Ambos se conocieron en el instituto, cuando Macron llegó como un alumno más a su clase de literatura en un colegio privado de Amiens. Rápidamente Emmanuel se enamoró perdidamente de ella y se apuntó al taller de teatro que impartía. Los viernes por la tarde acudía a su casa, pero el entonces marido de Brigitte no sospechaba nada.

Emmanuel Macron junto a su esposa, Brigitte Trogneux "Emmanuel Macron junto a su esposa, Brigitte Trogneux"

Hasta que rápidamente la noticia era la comidilla de toda la ciudad: ambos habían mantenido un affair. Los padres de Macron, que era menor de edad, desaprobaron la relación y le mandaron a París. Él, sin embargo, le dejó una carta en la que le aseguró que algún día se casaría con ella.

Años después, se encontraron por casualidad en un evento. El amor volvió a surgir entre ambos, y Brigitte se separó de su marido para casarse con Macron. Ahora sus tres hijos (que tuvo durante su anterior relación) le han apoyado en toda la campaña, algunos de ellos con más edad que el propio presidente.

Un presidente con tan solo dos años de experiencia

Emmanuel Macron goza de un perfil prácticamente tecnocrático. Procedente del mundo de la banca (permaneció cuatro años en la Banca Rothschild antes de su llegada a la política), Macron había estado afiliado al Partido Socialista francés, donde pagaba su cuota de afiliado de manera periódica.

Sus vínculos con los grandes centros de poder económico le habían llevado, poco a poco, a acceder al círculo de confianza de François Hollande. Con el tiempo fue adquiriendo relevancia, y en las elecciones de 2012 se implicó a fondo con la campaña del que sería el futuro presidente del país galo.

Macron mantiene muy buenas relaciones con el expresidente François Hollande "Macron mantiene muy buenas relaciones con el expresidente François Hollande"

Las relaciones entre ambos serían excelentes cuando Hollande accede a la presidencia. Fue entonces cuando cambia la banca por el Palacio del Elíseo y se convierte en el hombre fuerte del Ejecutivo en torno a su relación con las grandes empresas.

Sin embargo, su postura y sus ideales provocaron rápidamente recelos en el sector más izquierdista del Partido Socialista francés. Emmanuel Macron es partidario de la denominada como "tercera vía" de Tony Blair, es decir un socioliberalismo que implica mayor desregulación a favor de las empresas, recortes sociales y una menor presencia del Estado en la economía. Esta idea se une a su visión progresista en materia social.

Su gran influencia y contactos terminaron porque, en 2014, François Hollande le terminase designando como ministro de Economía, una elección que despertó nuevamente muchas quejas dentro de su partido.

"Queremos preservar el modelo social francés. No haremos una política en detrimento de los asalariados, pero hay que reconocer la necesidad de tener un motor en la economía, y ese motor es la empresa" afirmó Macron en una entrevista. 

Sin embargo, los ciudadanos aún le recuerdan cómo recurrió al artículo 49.3 de la Constitución francesa para saltarse el Parlamento y aprobar una reforma laboral que retiró múltiples derechos laborales para los trabajadores. Los sindicatos, la izquierda y las organizaciones juveniles no perdonaron este gesto y anunciaron múltiples movilizaciones en contra del presidente.

Un nuevo partido con el que conquistar el Elíseo

Macron, durante un acto de su nueva formación, En Marche! "Macron, durante un acto de su nueva formación, En Marche!"

A pesar de contar con el apoyo del presidente Hollande y de prácticamente todo su gabinete, Macron no despertaba especiales simpatías entre gran parte del aparato del Partido Socialista.

Por todo ello, en 2016 decide abandonar su puesto como ministro de Economía y fundar su propio partido: 'En Marche!', una plataforma que, curiosamente, mantiene las mismas iniciales de su nombre.

Su gesto volvió a despertar las críticas desu antigua formación, a excepción de Hollande, que comenzó a mostrar mayor sintonía con el movimiento de Macron que con el propio partido que le aupó como presidente. Precisamente en estas últimas elecciones, el presidente pidió explícitamente el voto para él, y no para su propio partido.

Abandonó el Ejecutivo con una popularidad especialmente alta en un gobierno que ha sido duramente criticado por los recortes sociales y por la mala gestión de la amenaza terrorista en los últimos años.

Tras su marcha, Macron aclaró lo siguiente ante los medios: "La honestidad me obliga a deciros que ya no soy socialista". El político dejaba patente su apuesta por la economía de mercado y abandonaba su carné en el partido en el que se había mantenido afiliado durante tantos años.

Poco después, anunció su candidatura para las elecciones del año siguiente, con un partido que no contaba prácticamente con trayectoria detrás. Se trataba de una decisión que, realmente, produce vértigo.

Macron, durante la celebración de su victoria frente al museo del Louvre "Macron, durante la celebración de su victoria frente al museo del Louvre"

Sin embargo, Macron se benefició de los escándalos de corrupción que salpicaron a su rival, François Fillon (y su mujer Penelope) y la debilidad con que contaba el candidato de su antiguo partido, Benoit Hamon, situado en el ala más izquierdista del PS.

En un principio se preveía que accederían a segunda vuelta Fillon y Le Pen. Las circunstancias permitieron que él ocupase el puesto de Fillon. Rápidamente prácticamente todos los partidos se unieron para pedir el voto por Macron.

Emmanuel Macron se ha coronado como presidente francés, pero su rival ultraderechista ha sacado más de 8 millones de votos. Mientras tanto, Macron se prepara para unas legislativas que le permitan asentar su poder e imponer su programa político. No olvida que mucho de los votos que ha recibido han sido con el fin de frenar a le Pen y no por convicción. Por ello, ahora debe encargarse de seducir a sus posibles futuros votantes.

A pesar de todo, él ha sido el exponente del fin de los partidos tradicionales. Por primera vez en décadas, ni socialistas ni los republicanos han estado presentes en la segunda vuelta. Con Macron, comienza una nueva etapa en la política francesa.

Artículos recomendados

Comentarios