El futuro de El Corte Inglés en el aire: la Justicia podría expulsar a las hermanas Álvarez

El futuro de El Corte Inglés en el aire: la Justicia podría expulsar a las hermanas Álvarez

La jueza tiene una semana para anular la adopción de las hermanas Álvarez, que podría devolver a Dimas Gimeno a la presidencia.

El futuro de El Corte Inglés podría dar un giro de 180 grados en los próximos días. Todo depende de la decisión que adopte la jueza, que podría anular la adopción de las hermanas Álvarez y cambiar por completo el liderazgo de los grandes almacenes.

El proceso de adopción de Marta y Cristina Álvarez Guil por parte del ya fallecido presidente de la compañía, Isidoro Álvarez, siempre ha acumulado polémicas. Su aprobación se produjo cuando ambas tenían 40 y 42 años de edad, así como hijos y marido.

Las hermanas Álvarez, junto a Dimas Gimeno (izq) y Florencio Lasaga (dcha) "Las hermanas Álvarez, junto a Dimas Gimeno (izq) y Florencio Lasaga (dcha)"

Tampoco hay constancia de que ambas convivieran con su padre legal antes de que cumplieran los 18 años, ya que Isidoro Álvarez no llegó a vivir con su esposa. También se señalan algunas presuntas irregularidades en los certificados y los críticos en el Consejo acusan, sin que haya sentencias firmes, al expolicía y actual director de seguridad de la empresa, Juan Carlos Fernández-Cernuda, como relata el periodista Carlos Díaz Güell en el libro 'La Historia oculta de El Corte Inglés'.

La demanda parte de la hermana de Isidoro Álvarez, María Antonia Álvarez y se trata de un asunto de calado: el motín que ambas hermanas propiciaron en 2018, en compañía de algunos antiguos aliados del expresidente como Florencio Lasaga, descabalgó al elegido por el expresidente como sucesor, Dimas Gimeno.

Aquel relevo forzado se produjo gracias al gran poder que las hermanas Álvarez controlan en el accionariado de los grandes almacenes después de haber sido nombradas como herederas universales: un 15% del capital, un 22% de voto de la sociedad patrimonial IASA y el 38% de la Fundación Areces. Mucho más poder del que tuvo Gimeno, a quien su tío colocó en todos los escalafones de la empresa de cara a sucederle en el trono.

El control de las hermanas Álvarez ha apartado a la familia que fundó la empresa

Isidoro Álvarez adoptó a Marta y Cristina cuando ambas habían pasado los 40 años "Isidoro Álvarez adoptó a Marta y Cristina cuando ambas habían pasado los 40 años"

Los relevos familiares en El Corte Inglés siempre se han producido de tío a sobrino, dentro de la familia heredera del fundador, César Rodríguez. Bajo el control de las hijas adoptadas con 40 años, la empresa ha perdido todo el contacto con sus fundadores, lo que ha generado una rivalidad sin precedentes.

Si finalmente se declara como nulo el proceso de adopción, las hermanas Álvarez sufrirían un fuerte revés: perderían cualquier tipo de representación en la empresa, toda la herencia y, además, deberían pagar las costas del proceso judicial.

Todo ello podría trasladar el asunto a un tribunal familiar y, finalmente, devolver el control de la empresa a la familia que fundó los grandes almacenes. Si ello se produjese, Dimas Gimeno tendría todas las papeletas para volver a ejercer como presidente y emprender el plan de reformas que elaboró durante los años que estuvo controlando los mandos de la compañía.

El plan de las hermanas Álvarez

Sin embargo, las hermanas Álvarez tienen gran confianza en que la Justicia no anulará la adopción y ya preparan el plan con el que buscarán consolidar su liderazgo al frente de la empresa, lejos de disputas en los tribunales.

El primer paso se poducirá el próximo 25 de agosto, durante la Junta de Accionistas, cuando Marta Álvarez Guil sustituya a Jesús Nuño de la Rosa como presidente de los grandes almacenes. Las hermanas le situaron en aras de la profesionalización por su gran experiencia de gestión y ahora hay temores entre los inversores porque Marta no ha ejercido nunca un cargo de estas características.

Junto con la presidencia, Marta quiere asegurarse un liderazgo tranquilo. Según Hispanidad, su plan pasa por colocar a su hermana Cristina al frente de Fundación Ramón Areces, garantía de control en el Consejo de Administración. Con ello sustituiría a Florencio Lasaga, histórico dirigente de 84 años. Gracias a ello se aseguran el control de un 60% de la empresa.

La empresa necesita estabilidad

El Corte Inglés necesita estabilidad en su Consejo para emprender una larga serie de reformas "El Corte Inglés necesita estabilidad en su Consejo para emprender una larga serie de reformas"

Los grandes conflictos familiares que vive la cúpula de El Corte Inglés suponen un problema para su futuro. La enseña de grandes almacenes necesita emprender una larga serie de reformas para adaptar su modelo al siglo XXI.

La situación está lejos de ser idónea. La gran deuda acumulada durante el boom del ladrillo ha dejado centros con pérdidas y una deuda de 3.600 millones de euros que necesitan atajar rápidamente: ahí está la sombra de Galerías Preciados.

Estos pasos, junto a un cambio de formato para atraer a los más jóvenes, son fundamentales para elaborar una estrategia de cara al futuro. Y que ya se está probando en el centro de Arroyosur, que cerrará el próximo 31 de julio para reconvertirse en un formato totalmente distinto y que, posiblemente, se extenderá a otros centros de la compañía.

Comentarios