10 grandes movidas tecnológicas que iban a ser la leche pero se quedaron en nada

10 grandes movidas tecnológicas que iban a ser la leche pero se quedaron en nada

Tidal es ya uno de los grandes fracasos tecnológicos del año, pero no es el único. ¿Qué grandes soluciones tecnológicas iban a cambiarnos la vida y acabaron estrellándose?

Tecnología El Lunny El Lunny 12 Mayo 2015 11:52

Sin que sirva de precedente, voy a ponerme nietzscheano y decir que la vida de un geek, early adopter o friki de las nuevas tecnologías en general es el eterno retorno de lo mismo: vamos, que es un ciclo. Primero llega el anuncio de una solución tecnológica que promete petarlo y revolucionar la manera en que hacemos algo. A continuación, una vez alimentado el hype, llegan las listas de espera y las ganas locas de usarlo y/o probarlo. Al cabo de un tiempo se ve que ni es tan revolucionario, ni mola tanto y ni siquiera nos es útil para nada, con lo que acaba siendo condenado al fracaso y a engrosar las listas de los mayores flops de la historia de Internet como si de un nuevo álbum en la discografía de Christina Aguilera se tratase.

Fracasos calamitosos ha habido muchos, pero yo me quedo con estos diez:

1 Google Wave

Desc

Cuando algo os salga rematadamente mal, no os hundáis. Pensad en que hasta al todopoderoso Google le salen mal las cosas. Corría el año 2009 cuando el gigante de Mountain View presentó Google Wave, una innovadora mezcla de servicios de correo, mensajería instantánea, wiki y red social, todo asociado a un corrector ortográfico y a un traductor instantáneo, para trabajar colaborativamente. Esto que suena tan bien sobre el papel y que generó que muchos nos diésemos de hostias (virtuales) por conseguir una invitación acabó siendo suspendido tan sólo 11 meses después de su lanzamiento. Y aunque aquí Google demostró valentía al cerrar el chiringuito al ver que la cosa estaba condenada al fracaso, en otros servicios parecen resistirse a la evidencia de que no tienen el éxito esperado...

2 Telegram

Usuaria esperando que sus amigos le hablen por Telegram

Las constantes caídas de Whatsapp y sus tan comentados agujeros de seguridad provocaron la aparición de alternativas, siendo Telegram la que tuvo más repercusión. Esta app, creada por los responsables de la red social rusa VK, viene a ser lo mismo que Whatsapp pero gratis, hecha con software libre y una mayor seguridad. Indignados por aquella época en la que Whatsapp se caía día sí y día también, muchos acudimos en masa a las stores de nuestros dispositivos para bajarnos Telegram. Y aunque hoy Telegram es la tercera app de mensajería instantánea en número de usuarios registrados, la realidad es que muchos la tenemos como 'red de seguridad' para cuando se cae Whatsapp.

3 Quitter

Desc

Teóricamente, esta alternativa a Twitter es (copio y pego de su web): "una federación de microblogueros que, como tú, estan motivados por ética y solidaridad y quieren abandonar los servicios capitalistas centralizados". Hasta aquí todo muy bien, muy bonito, suena a plataforma de activismo online. Pero cuando rascas un poco y buscas a qué se refieren cuando hablan de 'federación', descubres que "'Federación' significa que no debes tener una cuenta de Quitter para seguir su usuarios, estar seguido por o communicar con ellos. ¡Puedes registrar con cualquier servidor StatusNet o GNU social, o cualquier servicio utilizando el protocolo OStatus! También no debes registrarse en cualquier servicio para participar - simplemente instala el software GNU social en tu propio servidor". ¿A alguien le han entrado ganas de dejar Twitter y meterse en este galimatías de servidores descentralizados? Pues hala, ahí tenéis uno de los motivos de que no haya conseguido los resultados esperados.

4 Secret

Desc

Volvemos al smartphone con Secret, esta app de confesiones anónimas que también pretendía revolucionarlo todo. Planteada como un espacio en el que podías decir tu secreto más oscuro y compartirlo con el mundo de manera absolutamente anónima, tuvo un éxito considerable en sus comienzos. Pero una vez visto que la app cumplía la misma función que la puerta de un retrete público y que lo único que uno veía era confesiones de amor secreto y de variopintas parafilias sexuales, la gente empezó a abandonarla en masa. Precisamente la semana pasada anunció su cierre, con lo que Secret pasa a engrosar la lista de soluciones tecnológicas fallidas.

5 Ello

Actividad diaria de un usuario en Ello

Crear alternativas a las redes sociales del momento y vestirlas de un aura de modernez, sencillez y hipsterismo es tan goloso que me sorprende que no salgan nuevas redes sociales cada día. Un poco al estilo Quitter, Ello apareció en nuestras vidas erigiéndose como una alternativa para los que no quieren que nuestros datos sean vendidos por las grandes compañías. La traducción práctica de esto es una red social (a medio camino entre Tumblr y Twitter) sin publicidad, hecha con Courier New y con menos actividad las neuronas de un tronista. Preparando el cierre en 3, 2, 1...

6 Google Glass

Espe con Google Glass

Tengo que reconoceros que yo no quiero que las Google Glass acaben metidas en un cajón de la sede de Google. La idea de ir por la vida como Vegeta en Bola de Dragón me parece fabulosa y no me preocupan en absoluto las implicaciones que pueda tener en materia de privacidad, estrés, etc. Sin embargo, la sociedad no tiene una moral tan despreocupada y disoluta como la mía, y Google no para de replantearse una y otra vez su gadget estrella. Corren rumores de que en el próximo I/O presentarán una nueva versión de las Google Glass, pero de momento todo son conjeturas. ¿Sabrá Google crear una necesidad hasta ahora inexistente para así vender un producto como hizo Apple con el iPad? Habrá que verlo, pero de ello dependerá que el proyecto arrase o fracase estrepitosamente.

7 MySpace

MySpace

Años ha, MySpace era lo más. Gente como Arctic Monkeys o Lily Allen surgieron de esta red social, y su papel en la sociedad de mediados de los dosmiles era primordial (hasta TVE, antigua como ella sola, utilizó MySpace para seleccionar representantes de España para Eurovisión). Sin embargo, la llegada de nuevas redes sociales como Facebook hizo que esta evolución de Geocities (que en el fondo eso es lo que era MySpace, no nos vamos a engañar a estas alturas de la película) acabase siendo condenada al ostracismo más absoluto. Sonados fueron la pérdida de dinero de Rupert Murdoch al comprar MySpace en 2005 por 580 millones de dólares y venderla a Specific Media y Justin Timberlake por tan sólo 35 millones. Hoy, MySpace es un erial que sigue agonizando.

8 Zune

Brad Pitt, flipándolo muy fuerte en 2007 con su Zune

Microsoft, que desde hace varios años no da pie con bola y se emperra en seguir manteniendo el estatus que perdió hace varios lustros, lanzó en 2007 Zune, su alternativa al iPod. Este cacharro, cuyo contenido también debía ser gestionado mediante un software específico (desaprovechando así la oportunidad de posicionarse como alternativa clara y sencilla al horroroso iTunes y los iPod), dejó de recibir actualizaciones relevantes en su hardware tan sólo un año después de su lanzamiento. En 2011, Microsoft anunció que cesaba la producción de Zune a favor de sus teléfonos Windows Phone 7.

9 Second Life

Usuario de Second Life, esperando que pasen cosas

Este mundo paralelo en el que Gaspar Llamazares daba mítines virtuales nació en 2003 y, cuatro años después, ya era un páramo desierto. Todo el mundo hablaba de Second Life, había que estar ahí sí o sí (aunque nadie sabía bien con qué fin). Hasta las empresas se volvieron locas del coño y empezaron a abrir establecimientos virtuales como si les fuera la vida en ello invirtiendo cantidades ingentes de pasta en montar su garito en ese mundo virtual. Aunque todavía sigue abierto (!), en 2007 Wired ya alertaba del abandono de este universo paralelo, que se había convertido en un espacio en el que conseguir dinero gratis o practicar perversiones sexuales. Una maravilla, vamos.

10 Tidal

Madonna, poniéndose cómoda para firmar el manifiesto de Tidal

Hace sólo un mes que un grupo de artistas y discográficas capitaneados por Jay Z presentaron Tidal, el ambicioso proyecto de streaming musical con el que pretendían plantarle cara a Spotify, Deezer y demás. Indignados porque con estos servicios ganan muy poco dinero (sólo hay que ver la ascética vida que lleva Beyoncé, por ejemplo), decidieron montar su propio chiringuito y cobrar el doble por los mismos contenidos. Y en sólo un mes, muchos de los artistas que apostaban por Tidal han empezado a mirar hacia otro lado: Kanye West borró todos los tuits que mencionaban el servicio, Madonna y Rihanna te invitan a ir a iTunes para consumir online su música... La última noticia es que Beyoncé y Jay Z podrían lanzar un disco conjunto en exclusiva para esta plataforma, pero la experiencia de Rihanna y sus últimos dos singles (lanzados en exclusiva en Tidal y convertidos en flops casi al momento), no augura nada bueno.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados