La 'dura' vida de Urdangarín en prisión: tiene que limpiar su celda y no cuenta con wifi

La 'dura' vida de Urdangarín en prisión: tiene que limpiar su celda y no cuenta con wifi

El exduque de Palma ya se encuentra en la cárcel de mujeres de Brieva, en Ávila.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 23 Junio 2018 10:07

El exduque de Palma, Iñaki Urdangarín, ya se encuentra instalado en la prisión de Brieva. Allí permanecerá, al menos, 17 meses, los fijados por la ley antes de que pueda recibir algún permiso penitenciario.

Hasta entonces, la vida de Urdangarín será muy solitaria. Tanto, que se encuentra dentro del módulo completamente solo; en la misma celda en la que vivió el exdirector de la Guardia Civil, Luis Roldán. De hecho, la estancia del cuñado del Rey no se ha modificado desde entonces.

El módulo también ha acogido a varios narcos arrepentidos, y la estructura de la prisión garantiza su completa soledad y aislamiento: de ello se encarga un funcionario, cuya cabina separa el pasillo que conduce al resto de las celdas destinadas a hombres.

La zona en la que Urdangarín se encuentra en silencio. Al entrar, nos encontramos a la izquierda con un salón-comedor, el único refugio del exduque porque cuenta con una televisión. El mejor instrumento para poder pasar unas horas que se prevén largas. Él podrá utilizarlo en exclusividad.

Iñaki Urdangarín ya se encuentra en prisión "Iñaki Urdangarín ya se encuentra en prisión"

La higiene también es otro de los puntos importantes. Al fondo del pasillo aparece un baño con cinco platos de ducha, retretes y lavabos. No habrá problema para elegir dónde se dará remojo, ya que se encuentra completamente solo.

En unas instalaciones en las que su condición le permite vivir en exclusividad, no tener que pelearse por el mando ni compartir retrete con ningún desconocido, también nos encontramos con serias 'desventajas' para su vida diaria. Entre ellas que, evidentemente, deberá garantizar el orden y la higiene de la celda, condición básica que los funcionarios obligarán a cumplir. Lejos queda ya el servicio que disfrutó en su anterior vida. A pesar de que su última etapa en Ginebra empezó a ocuparse de ello en su vivienda y, al parecer, lo llevaba con excelente ánimo.

También queda atrás la posibilidad de disfrutar internet. La celda no cuenta con conexión wifi. Si quiere informarse, deberá encender el televisor y esperar que alguna cadena emita programas informativos. Por otro lado, si quiere ponerse en contacto con su familia, deberá aprovechar una de las limitadas llamadas a su familia que se ofrecen dentro de la cárcel.

Vida cultivada al deporte y adiestramiento para la vida en soledad

La cárcel de Brieva se encuentra en un entorno aislado "La cárcel de Brieva se encuentra en un entorno aislado"

El exduque de Palma sabe que enfrentará unas condiciones duras. En la actualidad, goza de una buena temperatura y jornadas soleadas de larga duración. Todo esto tiene los días contados: el frío y las nevadas son una constante en Ávila, por lo que la celda deberá estar bien acondicionada a las inclemencias metereológicas.

Tampoco contará con compañías. Su llegada a la prisión supone el final de las vacaciones para ocho funcionarios, que ya contaban con un cuadrante planificado con sus 86 compañeros. Todos ellos veían sus funciones limitadas al gran módulo de mujeres, pero ahora deberán contar con mayor presencia para que Urdangarín cuente con compañía y asistencia.

Ellos serán la única compañía del marido de la infanta Cristina, que también pasa unas duras jornadas en su residencia de Ginebra (Suiza). El exduque de Palma ya fue consciente de lo que se venía encima y se preparó con un psicólogo amigo para entrenarse en aquello de la vida en soledad.

Sin misa y con el escape de los vis a vis

Urdangarín se encuentra en una celda como la de la fotografía que acompaña estas imágenes "Urdangarín se encuentra en una celda como la de la fotografía que acompaña estas imágenes"

Urdangarín también se ha acogido a la fe católica, aunque no podrá dedicarse a la misa diaria. Su asistencia no se contempla en su régimen de prisiones, pero podrá contar con la asistencia de un sacerdote 'a domicilio' que se dedique a cumplir con sus necesidades católicas.

Su escape también incluye los vis a vis, los encuentros que le alejarán momentáneamente de la prisión mientras no cuente con la posibilidad de disfrutar de un permiso. Gracias a ellos, tendrá visitas semanales de 40 minutos, un encuentro familiar al mes y otro íntimo con la infanta.

Su vida a partir de ahora va a cambiar mucho. Entre otras cosas, su dieta: deberá despertarse a diario a las 7:30 de la mañana. El funcionario, tras registrar que todo está en orden, le trasladará al comedor para desayunar: café o colacao, barra de pan con mantequilla y mermelada y galletas. En ocasiones, entre semana, también recibirá un bollo o croissant a modo de premio.

También tendrá derecho a disfrutar de café, cerveza sin alcohol o echar la primitiva. Todo se realizará en la cantina, que abre cuatro veces diarias y donde podrá gastar los 100 euros semanales que recibe como aportación.

Comentarios