"Hola, soy Linda O'Keefe y fui asesinada hace 45 años": el suceso que trae nuevas pistas

"Hola, soy Linda O'Keefe y fui asesinada hace 45 años": el suceso que trae nuevas pistas

"Mi asesino nunca fue encontrado. Hoy voy a contarte mi historia", así comienza la historia de 1973 que ha conmocionado a las redes sociales.

Muchas son las historias que se están contando por redes desde que Twitter aumentó las palabras por tweet y también la concatenación de estos formando los famosos hilos. Esta vez, la protagonista de la historia es Linda O'Keefe, una niña de 11 años que fue secuestrada y asesinada el 6 de julio de 1973 mientras iba de camino a casa, como cada día, desde la escuela. El cuerpo de la pequeña fue encontrado sin vida a la mañana siguiente en una reserva natural de la zona.

Este año se cumplen 45 años de su secuestro y asesinato y la historia se ha dado a conocer debido a un hilo de tweets que ha realizado el departamento de Policía de Newport Beach, al sur de Los Ángeles. Sin embargo, el detalle que ha suscitado más interés es que fueron escritos como si la propia Linda estuviese contando su historia

Su asesino nunca fue atrapado, pero el viernes 6 de julio de este año, coincidiendo exactamente con el aniversario de su asesinato, el departamento de Policía dio a conocer una nueva pequeña pista. A través de los avances tecnológicos de ADN se ha podido revivir este caso y otros por todo el país. 

El duro relato

Los tweets comenzaron, aproximadamente, a las 7 de la mañana del viernes, coincidiendo más o menos cuando la pequeña se despertaba para ir al colegio. Y terminaron justo antes de la medianoche, la última vez que alguien la vio.

"Hola. Soy Linda O'Keefe. Hoy hace 45 años desaparecí de Newport Beach. Fui asesinada y mi cuerpo fue encontrado en Back Bay. Nunca encontraron a mi asesino. Hoy voy a contarte mi historia", decía el primer tweet. Continuaba con un segundo "Tenía 11 años el día que desaparecí. Es un poco extraño... ese año (1973), el 6 de julio también cayó un viernes. Fue un día genial. Más frío que de costumbre".

"Avenida orquídea. Esa es la calle en la que crecí. Es una casa pequeña, y hemos vivido aquí la mayor parte de mi vida. A las 8:00 de la mañana, salgo de casa por la puerta principal... y no tengo ni idea de que será la última vez".

"Llevo un vestido hoy... Es blanco, con flores de color azul claro, y ribete azul oscuro. Lo hizo mi madre. Ella me hace un montón de ropa, y a mis hermanas. Es muy buena costurera, aunque de todas formas no tenemos mucho dinero para comprar elegantes trajes de marca". 

"La tarde en que desaparecí, después de que sonara la campana final de la cuarta hora", O'Keefe usó el teléfono de la oficina de la escuela para llamar a su madre, que estaba en casa. "Me dice que está ocupada con un proyecto de costura y me pide que venga caminando a casa. Eso me entristece y me pongo a llorar", recuerda.

"Por lo general, voy en bici a la escuela. El viaje a casa es fácil, porque es casi todo cuesta abajo. Pero hoy, me dieron una vuelta a la escuela, así que no hay bicicleta. Voy a llamar a mi mamá para ver si me viene a buscar, así no tengo que volver a casa andando". O'Keefe estuvo caminando vagamente por Marguerite Drive, camino a su casa. Y fue entonces cuando vio una furgoneta de color turquesa, la misma que se detuvo junto a ella afuera de Richard's Market ese mismo día. Su amiga Brenda vio que esa camioneta se detenía junto a Linda varias veces, y más tarde fue ella quién se lo comunicó a la policía. 

"La furgoneta está estacionada a lo largo de la acera, justo antes de la intersección de Marguerite y la unidad de entrada. La puerta del pasajero delantero está abierta, y yo estoy de pie justo al lado. Janine recordará que ella ve al conductor: un hombre, blanco, de unos 20 o 30 años". Fue la última vez que alguien vio a O'Keefe con vida.

"Cuando mi padre llega a casa del trabajo, la preocupación se convierte en acción. Tenemos dos coches familiares. Mi padre se mete en uno, mi hermana mayor en el otro, y empiezan a buscarme. Hay una sensación de que estoy siendo desobediente, no que de que algo vaya mal".

"A las 6:42 de la tarde, el Departamento de Policía recibe una llamada de una casa en la Avenida Orquídea. Linda AnnO'Keefe ha desaparecido. 1,20 metros de alto, 38 kilos, cabello castaño largo y ojos azules".

Por la zona de la casa de Linda un hombre sale a montar en bici con su hijo de cuatro años. Va camino de Back Bay, van buscando un lugar donde observar las ranas. "El hombre está mirando en la zanja en el lado este de Back Bay Drive, buscando ranas. En vez de eso, ve algo pequeño y pálido. Mi mano. Él ve mi mano. Grita, tratando de despertarme". 

Finalmente, la búsqueda de la niña de 11 años se convirtió en la búsqueda y captura de su asesino. 

"Pero ahora, 45 años después, tengo voz de nuevo. Y tengo algo importante que decir. Hay una nueva pista en mi caso: una cara. Una cara que viene del ADN que el asesino dejó atrás. Es tecnología que no existía en 1973, pero podría cambiar todo hoy".

El departamento de Policía de Newport Beach a parte de este hilo de Twitter realizó también un vídeo sobre la historia de Linda O'Keefe, un fuerte relato que puede que después de tantos años y con los avances tecnológicos, tenga un final cerrado y se aclaren todas las dudas que han habido hasta el momento. 

Comentarios